Acción sindical: Bitácora del Sr. Tomás Padilla, un “productor” corrupto peligroso para tod@s

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Cada día conocemos personas corruptas que nunca se sentarán en el banquillo. Personas que se mofan de la ley, de sus trabajadores y de la competencia leal. Personas que se aprovechan de la precariedad laboral actual en España. Y lo más triste, personas (y llamarles cuatro veces “personas” es un regalo) que siguen moviéndose a sus anchas sin miedo a la represalia.

Hasta ahora.

Este artículo va dedicado al Sr. Tomás Padilla y a todos sus seguidores.

Año 2006: Se solicita la primera inspección de trabajo por parte de la Unión de Actores y Actrices de Málaga a Theatre Properties, productora dirigida por el Sr. Tomás Padilla. El inicio de un seguimiento con razones evidentes. Peter Pan, producida por Theatre Properties, sigue viajando dentro y fuera del país y por tanto, irregularidades laborales tipical Padilla.

Octubre de 2009: Tras años de gira, Peter Pan se reestrena en el Teatro La Latina.

Julio y agosto de 2010: Peter Pan viaja a Méjico durante dos meses. Sus actores y actrices realizan numerosas funciones, entrevistas y promociones, pero el pago de las nóminas nunca llegan. Las dietas (muy por debajo del convenio) tampoco son suficientes y es necesario que entre el equipo artístico se presten dinero unos a otros, y no precisamente para comprar tazas de Frida Kahlo. El Sr. Tomás Padilla alega que los teatros no le están pagando y que no hay dinero, pero en mitad de la gira se ausenta para pasar unos días de vacaciones en Cancún.

Temporada 2010-2011: El Sr. Padilla rebusca en el baúl de los recuerdos y reestrena conjuntamente Annie, el musical y Peter Pan. Una gran idea para completar el cartel de mañana y tarde, y una brillantísima idea para hacer caja con este 2×1 que ni los supermercados. Hasta ahora, el equipo artístico estaba cobrando mil doscientos euros al mes por trabajar de martes a domingos con dobletes los fines de semana, pero con esta genial idea del productor, a partir de ahora lo harán por mil quinientos euros ofreciendo dos musicales completamente distintos. Normalmente si se realizan dos funciones seguidas de la misma obra, la segunda se cobra al cincuenta por ciento. Pero en este caso, no es así, ya que hay una diferencia abismal entre la pobre huérfana de rizos locos y el simpático volador verde. El reparto es el mismo en ambos montajes y está muy “quemado”. El Sr. Padilla, muy contento, por lo bien que le van los números de su cuenta, aunque el público no haga cola para entrar. Y todo es posible claro, porque actores y actrices aceptan éstas condiciones. Porque según el productor: “Si alguien no está contento que se vaya. Eso sí, quien se quede, tendrá trabajo en todos mis musicales” Eso es crear buen ambiente y lo demás tontería.

Abril y agosto de 2011: Audiciones en Madrid y posteriormente ensayos de la nueva obra maestra del Sr. Padilla.

Septiembre de 2011: Caluroso estreno (con muchos invitados) de Shrek, el musical, en el Teatro Nuevo Apolo.

8 de enero de 2012: Con apenas cinco meses en cartel, Shrek, el musical baja el telón. La crítica alaba los arreglos musicales, las voces e interpretación de sus actores/actrices/cantantes, efectos y la monstruosidad de Dragona. Pero no es suficiente para que el público acuda en masa. Ni tampoco para evitar que en muchas funciones parte del público (aconsejados por los más pequeños), se levantara a veinte minutos de empezar la función y habiendo pagado unos veinte euros de entrada por cabeza. A euro el minuto. Y eso que Theatre Properties se había ahorrado un pastizal por los derechos, porque como era “una versión de un amigo”, pues la productora estadounidense DreamWorks no pinta nada.

A mediados de enero de 2012: No todos los trabajadores han cobrado las nóminas de diciembre y parte de enero. Los afectados intentan comunicarse con el Sr. Padilla y con su ayudante/secretaria/tesorera X, vía llamadas de teléfono móvil, fijo, correo electrónico, whatsapp, señales de humo, pero nada. Aunque no hay que esperar a enero para ver el “modus operandi” del Sr. Padilla, ya que desde el primer mes hay un retraso en el pago de las nóminas. Si está estipulado el cobro entre el uno y cinco de cada mes, el equipo cobrará siembre rondando el día quince y nunca el cien por cien de la nómina. Además, pagará por grupos. Pero, ¿esto que es? ¿Nómina o propina? Aunque es posible empeorar más la situación ya que cuando los trabajadores (y tristemente, no todos) se ponen en contacto mes a mes con la ayudante/secretaria/tesorera X y exigen información (que nunca hay) sobre los pagos, ésta jura que si no reciben puntuales sus nóminas de los próximos meses, ella misma se hará cargo del pago de su propio bolsillo. Hecho que nunca sucede.

Febrero y primera quincena de marzo de 2012: El productor da un parón al equipo. Tiene que pensar qué hacer con los incordios, el plan de ahorro en nóminas y con sus asuntos. ¿Es importante saber que el Sr. Padilla antes de dedicarse a producir musicales poseía y trabajaba en empresas constructoras? Tenía mucho que pensar y dejarse asesorar por su pareja (protagonista y mayor confidente en sus montajes) y por su ayudante/secretaria/tesorera X. Mientras tanto, en el Teatro Nuevo Apolo, la salida del musical ha sido aprovechada por su amigo y productor Eliseo Peris Forcada, creador de Elite Producciones Artísticas. Con su nuevo musical Pretty Woman, my love, Peris gana a Padilla y tiene menos público y peor crítica. Suele pasar cuando vendes una orquesta de fiestas de pueblo disfrazado como un musical de Broadway. Al público no le gusta el engaño de pagar una entrada casi al mismo precio que los musicales de Gran Vía y con una calidad teatral musical nula. Con todo mi respeto a las orquestas. Si se menciona a Eliseo Peris no es por su gusto cutre, sino porque incentiva con las mismas irregularidades laborales en sus montajes y ya está bien.

Marzo de 2012: El Sr. Padilla no produce musicales sino espectáculos de magia. Shrek, el musical viaja a Santo Domingo para actuar tres días. La empresa no puede pagar las nóminas retrasadas pero el montaje viaja a la isla; eso sí, se ven caras nuevas y más jóvenes. En vez de contactar para esta gira con los finalistas que quedaron en su audición en Madrid, el Sr. Padilla ya había viajado a Sevilla donde realizó una audición en la Escuela de Baile de su cuñado para sustituir a los que no se callan. Un equipo que estaría formado por veinteañeros que acaban de empezar sus estudios y han visto los teatros de Madrid por la tele. Con todo mi respeto, ya que por lo que dicen, todos los trabajadores en este montaje han sido y son muy válidos. El Sr. Padilla selecciona un perfil de trabajadores que no se quejarán cuando pague por debajo del convenio, cuando se retrase meses en pagar, cuando no haga contrato o cuando haga de psicólogo. Un dato curioso, la gran mayoría de sus actores/actrices sólo han trabajado con él. Esperemos que llegue el día que vean la luz.

Mayo de 2012: Parece que el Sr. Padilla se mueve con soltura burlando la ley, ya que se inicia la gira de Peter Pan por España. Otra vez. El equipo de Shrek, el musical cobra las nóminas retrasadas, salvo aquellos que han comunicado su malestar por la falta de profesionalidad. El Sr. Padilla escribe un correo electrónico a los afectados dónde informa que nunca les pagará porque “no han tenido la paciencia de esperar”.

Julio y agosto de 2012: Gira de Shrek, el musical por Argentina y Perú. En este último, el equipo entra con visado de turista, pero al realizar las funciones se les cambia por visado de artista, lo que obliga a la retención en el aeropuerto del equipo salvo tres personas: el Sr. Tomás Padilla, su pareja y su ayudante/secretaria/tesorera X que salen del país. El resto del equipo se ve en la obligación de quedarse en Perú durante tres días, sin dietas ni pagas extras. Como venimos diciendo, tipical Padilla.

Octubre de 2012: Mes en el que se escribe este artículo al cumplirse seis años de la persecución de la UA de Málaga al director-productor. Son muchos años porque es difícil la acción cuando los inspectores de trabajo están saturados de casos y el Sr. Padilla no cesa de cambiar de nombre a su empresa una y otra vez.

Noviembre de 2012: Peter Pan viajará a Barcelona, Valencia, Mallorca, Sevilla y Jerez. Pronóstico para esta gira: ¿Sueldo? Mil doscientos euros ¿Dietas? No.

Diciembre de 2012: Está previsto el juicio contra el Sr. Tomás Padilla tras las denuncias realizadas por sus trabajadores respaldadas por la Unión de Actores y Actrices. Denuncias por irregularidades de impagos, no dar de alta en la Seguridad Social, saltarse el convenio durante las giras, pagar ochenta y siete euros de dietas al MES en gira, “quemar” repartos, inventarse cláusulas absurdas en sus contratos, como el contrato de Peter Pan que recogía la norma que si el trabajador no cumplía el contrato de permanencia tendría que desembolsar seis mil euros, entre otras genialidades. Un juicio que conviene que se realice, ya que salpica a más profesionales de los que nos pensamos. O ¿es justo que productoras/distribuidoras como Drive, Stage y Smedia no tengan impagos ni irregularidades laborales y se vean obligados a competir contra semejante aficionado corrupto que dice tener la productora musical más importante de España? Pues no, no es justo. Y algo tendremos que seguir haciendo como, por ejemplo, no callarnos. En el Facebook de la Unión de Actores y Actrices hay un grupo que se llama “Actores denuncia”. Es necesario que se informe de todas las irregularidades. Toda la información es anónima para que no se haga realidad el miedo general que hay siempre: la pérdida del puesto de trabajo.

Anímate y colabora, por favor.

Carta de la plantilla actoral del musical Shrek a todos quienes tratan de vivir de esta profesión

Cuando sientas la necesidad de cumplir un sueño, lucha por conseguirlo…

Y no a cualquier precio.

Y cuando nos referimos al mundo artístico, uno siente, vive, y sueña de una forma más intensa por todo lo que quiere conseguir.

Precisamente porque soñamos, porque amamos nuestra profesión y porque muchos de nosotros hemos tenido que apostar mucho, dejando atrás cosas muy valiosas, tanto personales como profesionales y porque, al fin y al cabo, hemos hecho nuestro trabajo, no podemos quedarnos de brazos cruzados ante la forma de actuar tan mediocre e ilegal de algunas empresas.

Es muy triste tener que llegar al punto de escribir estas palabras desde la indignación, la rabia, la impotencia… Pero no podemos reprimirnos (desde nuestra libertad y derecho) de decir cosas que creemos que toda la profesión (actores, cantantes, bailarines, técnicos, músicos…), deben conocer.

Empresas como Theatre Properties (que acostumbra a cambiar de nombre cuando comienza una nueva producción), que ha producido musicales como Peter Pan, Shrek o Annie, a día de hoy sigue sin pagar a gran parte del elenco de Shrek, el musical, como ellos mismos confirman en un mail enviado a dichos trabajadores. El motivo más rápido y cómodo que transmite la empresa es: “No tenemos dinero”. Sin embargo, actualmente están de gira por España con Peter Pan y han finalizado otra por República Dominicana con Shrek, el musical, con el gasto que esto conlleva. Toda esta información se puede ver en su propia página web.

Los sueldos que ofrecen son insultantes, muy por debajo del convenio del artista y con unas dietas mensuales que apenas llegan para alimentarse una semana, apoyándose, según la empresa, en el convenio del artista de Málaga, y que a día de hoy, y después de informarnos, ese convenio no existe.

Contratos muy irregulares con cláusulas inventadas que provocan risa a la vista de cualquiera con cierto conocimiento legal y, por supuesto, siempre a beneficio de la empresa.

¿Y qué decir del trato personal? El desprecio, el poco interés hacia el trabajador y, por lo tanto, a la persona; las continuas mentiras, el poco compañerismo, etc., eran el pan de cada día, quizás provocado por el poco conocimiento sobre el trato a las personas y a lo que teatro se refiere por parte del equipo directivo.

Son varios los musicales que esta empresa ha producido, pero creemos que hay que analizar de qué manera lo ha hecho y la fama que esto le ha dado: está claro que algo falla dentro de esa empresa y creed, no suele ser el elenco precisamente que, debido al trato vejatorio en condiciones límites, suele “hacer piña” para intentar que el día a día sea más llevadero.

Es cierto que nadie es perfecto y el ser humano, por defecto, siempre suele estar en desacuerdo con algo, pero no olvidemos que lo más importante es que se dignifique nuestra profesión desde el respeto a las personas.

Es gracioso y contradictorio a la vez, pero empresas como Theatre Properties, admiran cada uno de los espectáculos que otras empresas llevan a cabo siguiendo a raja tabla el CONVENIO DEL ARTISTA. Sin embargo… ¿por qué no aplicar este convenio? ¿Por qué no seguir el ejemplo de quién admiras? Quizá porque esta empresa no está dispuesta a correr con los gastos necesarios que conlleva hacer una producción de este tipo de la manera correcta y legal.

Theatre Properties debería ponerlo en práctica si quiere llegar a hacer musicales dignos y merecedores de la admiración y el respeto de compañeros y público.

En la actualidad, y por todos estos motivos, esta empresa tiene puesta una denuncia con el objetivo de finalizar todo tipo de relación por vía legal, ya que es la única opción a la que hemos podido recurrir.

Es decisión de todos si, como artistas, debemos seguir apoyando a este tipo de empresas que no respetan lo que tanto amamos y nos da de comer:

¡¡¡Nuestra profesión!!!

R.A

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn