Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Acción Sindical en el Foro Teatral Ibérico

Eva Parra

Del 6 al 8 de noviembre se celebraron en Badajoz los II Encuentros Teatrales en La Raya. El programa de actividades estuvo compuesto por varias mesas de trabajo en las que se debatieron los siguientes temas:

  • Proyectos conjuntos España/Portugal.
  • Circuitos de cooperación: festivales y ferias.
  • Posibilidades para un circuito teatral ibérico.
  • Problemática actual de las empresas de artes escénicas.
  • Espacios escritos.
  • Proyectos transfronterizos.
  • Convenios de actores/actrices.

Para la mesa de trabajo sobre convenios colectivos fue invitada la secretaria de Acción Sindical de la Federación de Artistas del Estado Español, Eva Parra. Destacamos, a continuación, una parte de su intervención: “Un convenio colectivo en nuestro sector, como en cualquier otro, regula tanto las condiciones laborales como económicas de los trabajadores contemplados en su ámbito funcional, personal y territorial. Los convenios colectivos marcan los mínimos en cuanto a condiciones laborales y salariales. Así, cualquier contrato laboral que se ajuste o supere las condiciones del convenio será correcto.

En nuestro caso podríamos estar hablando de un convenio colectivo regulador de las condiciones laborales entre las empresas/compañías y actores y actrices contratados por ellas, que desarrollen su actividad profesional en representaciones en vivo en la comunidad de Extremadura. ¿Cómo os hace sentir esto? ¿Más seguros?

Una vez que un convenio colectivo es firmado tanto por la parte social (los sindicatos) como por la patronal (las empresas) su cumplimiento es obligado para ambas partes, de manera que si una empresa o compañía incumple los mínimos acordados, puede ser reclamada por los trabajadores o el sindicato para su cumplimiento e incluso denunciada a los tribunales y el trabajador/a se verá protegido por un texto legal. Del mismo modo un actor o actriz que no cumpla con sus obligaciones como trabajador/a puede ser sancionado por la empresa o compañía en su debida forma.

Utilidad de los convenios colectivos

Los convenios colectivos favorecen tanto a los trabajadores como a las empresas, porque marcan las normas a seguir para evitar la conflictividad de un sector. Dan estabilidad y profesionalidad al sector que regulan y tienen la capacidad de ir renovándose cada cierto tiempo para adecuarse a las nuevas realidades profesionales y económicas. De ahí que uno de los artículos que siempre han de estar presentes en un convenio colectivo sea la limitación de la vigencia con vistas a su renovación en las mismas condiciones o a su revisión, si alguna de las partes considera que hay que realizar cambios.

Estos cambios pueden ser de las condiciones laborales en general y/o salariales. Otro de los artículos fijos de un convenio es la actualización anual de los salarios al menos con el “incremento” del IPC (que no con su “variación”, porque ya vemos que en estos días que corren el IPC es negativo, cosa que no conviene aplicar a los salarios). Esta actualización salarial anual ha de hacerse siempre aunque se esté negociando un nuevo convenio.

La preparación de un convenio colectivo hace que la profesión analice en detalle su medio laboral y dé valor a su trabajo.

La negociación de un convenio colectivo deja ver los intereses de las dos partes negociadoras y reafirma, en el caso de los trabajadores, qué cosas son negociables y qué otras deben figurar como imprescindibles; un salario desde el primer día de trabajo (esto es, desde el primer ensayo) acompañado del alta en la seguridad social, una jornada máxima diaria, un espacio digno donde trabajar, etc.

Cuando hay un convenio colectivo vigente también se favorece la competitividad sana, la calidad y el mercado se hace más justo. Si todas las compañías y empresas y sus contratantes saben que han de contar con un presupuesto mínimo para recursos humanos al contratar a profesionales, el mercado crece en calidad y compite por ella. Si los precios y las condiciones laborales se tiran o desprecian, comienza una espiral de descrédito del sector que en muchos casos acaba convirtiendo en explotados incluso a los propios explotadores y no digamos ya a los trabajadores. La existencia de un convenio colectivo da confianza a las relaciones entre trabajadores y empresas, ¡sobre todo si se cumple!

La cadena de implicación a partir de la existencia de un convenio colectivo es que los trabajadores y trabajadoras reclamen su aplicación a las empresas y compañías y éstas lo defiendan ante entidades públicas y privadas a la hora de pedir un caché determinado”.

Las conclusiones generales del encuentro en La Raya, que se presentarán a la Junta de Extremadura son las siguientes:

1) Reconocimiento del espacio de trabajo por parte de la administración.

2) Integración de mayor número de personas y movimientos por proyectos.

3) Página web bilingüe español-portugués para la comunicación entre las organizaciones.

4) Preparación de próximas reuniones de actividades.

5) Publicación de textos en español y en portugués.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn