Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Eva Parra

La jornada fue organizada por la Asociación de Profesionales de Producción Audiovisual junto con la Federación de Asociaciones de Productores. (APPA/ FAPAE) el 6 de noviembre de 2006.

Intervinieron María Tajada, jefa de negociado de afiliación de la Dirección Provincial de la Tesorería de la Seguridad Social; Olga Cornejo, abogada experta en laboral del despacho Dikei y Álvaro Gil-Delgado, inspector de trabajo. Moderados por Salvador Augustín Bautista.

María Tajada abrió su intervención haciendo un recorrido histórico de las fases por las que ha pasado la regulación de la seguridad social de artistas. Desde el Decreto de 2133/1975, donde se habla del régimen (antiguo) de artistas, pasando por el RD 1435/1985, donde se excluye a las relaciones laborales del personal técnico y auxiliar, y el RD 2621/1986 donde se integran diferentes regímenes especiales en el régimen general, hasta el RD 2064/1995 donde se incluye a los técnicos y auxiliares en la producción audiovisual. Afirmó que la legislación de este colectivo necesita reestructuración y unidad, ya que, señala, la normativa está dispersa, como se ha visto en el párrafo anterior y apunta tres motivos fundamentales por los que justifica la necesidad de regulación adaptada a los nuevos tiempos:

1) La propia legislación que está estancada: RD 1435/1985.

2) El auge de los medios de comunicación: demanda de series de televisión, productoras, Internet, móviles… condicionan el nacimiento de nuevas categorías profesionales, por ejemplo.

3) La desinformación y confusión en el propio colectivo de los trabajadores, en las empresas que empiezan a producir e incluso en la propia administración.

A continuación expuso la urgencia de la reforma y la aclaración del encuadramiento en la Seguridad Social. Esto hace referencia a la Ley 40/2007 y a su cláusula adicional decimoquinta donde se dice que “en plazo de un año el Gobierno procederá a la actualización de las normas que regulan la relación laboral de carácter especial de los artistas en espectáculos públicos y del régimen de Seguridad Social aplicable a los mismos, a fin de facilitar la generación de carreras de cotización con la menor intermitencia posible y de adecuar dichas normas a las nuevas modalidades de prestación de servicios”. Esta reforma se espera como agua de mayo, pero estamos ya al límite que se expone en la cláusula y aún no hay noticias de que se haya iniciado.

La intervención de Álvaro Gil-Delgado comenzó con una explicación de las características del trabajador autónomo. Así, dijo del autónomo que “trabaja con medios propios y capacidad, realiza la actividad con directrices dadas, pero con independencia técnica”. Subrayó que, en gran cantidad de ocasiones, se ven simulaciones de trabajadores autónomos que no lo son. Además, incorporó a su exposición el tema de las subcontrataciones y dio referencia de los artículos 42 y 43 del Estatuto de los Trabajadores que desarrollan este asunto.

Olga Cornejo expuso a continuación la dificultad que supone la amplia gama de posibilidades de contratación en el sector y confirma el maremagno de legislación que complica las cosas. Confirmó también que la mayoría de contrataciones de autónomos conflictivas son impuestas por la empresa.

Las subcontratas

Una vez que se abrió el turno de palabra a los asistentes, se retomó el tema de las subcontratas. Destacó la ilegalidad de las subcontratas que ponen a disposición a trabajadores/as y se desentienden de ellos. Si los trabajadores/as de la empresa subcontratada son dirigidos completamente por la empresa primera estamos ante una cesión ilegal de trabajadores. Los verdaderos empleadores son la primera empresa y esta hace uso de la subcontrata solo por abaratar costes. Quedó subrayada la necesidad de contrato entre empresa primera y subcontrata conteniendo el objeto de esta última, no solo la puesta a disposición de trabajadores.

En este sentido, salió el tema de las agencias de figuración. Quedó constancia de que es imprescindible que la empresa primera se asegure de que todo el personal puesto a disposición por la subcontrata está dado de alta en la Seguridad Social.

Otros temas del debate fueron:

– Necesidad de incluir a la figuración en el convenio colectivo de actores en audiovisual.

-Forma del contrato entre productora y empresas de servicios, de forma que se especifique cómo ha de prestar el servicio la subcontrata.

-Aspectos de PRL entre empresa principal y subcontratas.

-Para todos los técnicos de las producciones la contratación a la que queda obligada la empresa es la laboral.

-Especialización de los inspectores/as de trabajo en el ámbito audiovisual.

-Más concreción en la forma de regulación de los Derechos de Propiedad Intelectual.

-Imposiciones de las cadenas de televisión en cuanto a los repartos de actores y actrices.

-Contratación de técnicos. Todos en colectivo de artistas y/o posibilidad de considerarlos como fijos discontinuos en las productoras.

-Concretar los tipos de contratos para audiovisual.

En las conclusiones se afirmó que las soluciones a la situación de técnicos y actores en audiovisual pasan por revisar la legislación específica para evitar ambigüedades, insistir en la información constante tanto a trabajadores, como a empresas y administración, y exigir a la administración que aclare la situación teniendo en cuenta la continua transformación del sector.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn