Adiós a una dama de la escena, Amparo Soler Leal

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Amparo-Soler-Leal-300x300-La actriz Amparo Soler Leal ha fallecido en Barcelona, según informa la Academia del Cine.

Musa de Berlanga y Buñuel, era hija de los actores Salvador Soler Marí y Milagros Leal y comenzó a trabajar con ellos en el teatro cuando aún no había terminado el bachillerato, en la obra de Antonio y Alfonso Paso No me mientas tanto (1954). Después intervino en obras clásicas y modernas bajo la dirección de Luis Escobar. Obtuvo su primer gran éxito en el Teatro Nacional María Guerrero con Historias de una casa, de Joaquín Calvo Sotelo. También formó parte de notables elencos como los de Catalina Bárceno y Ernesto Vilches; realizó mucho teatro de cámara en Madrid y pasó grandes temporadas en el Windsor de Barcelona. Creó su propia compañía con la que interpretó a Chejov y después formó el grupo de Teatro Realista, montando obras de Pirandello, Muñiz y Sartre.

Debutó en el cine en 1960 de la mano de José María Forqué y recibió el Premio Nacional de Interpretación y la Medalla de Oro de la Fundación María Rolland. En 1984 obtuvo el reconocimiento unánime de la crítica por su trabajo en Las bicicletas son para el verano, película basada en la obra del mismo título de Fernando Fernán Gómez y también recibió el premio a la mejor actriz de la Asociación de Cronistas y Espectáculos de Nueva York por El crimen de Cuenca. Además fue galardonada con el premio del Círculo de Escritores por su interpretación en Bearn, de Jaime Chávarri y trabajó a las órdenes de Almodóvar en¿Qué he hecho yo para merecer esto? A finales de los 80 también intervino en la serie de TVE El olivar de Atocha y presentó el programa concurso “Juego de niños”. Después de dos décadas sin pisar los escenarios, desde que a mediados los setenta hiciera con Marsillach la obra La señorita Julia, en abril de 1993 representó en Barcelona la obra de Amanda, bajo la dirección de Bonnin. En julio de 1993 volvió a trabajar con Berlanga en la comedia “Todos a la cárcel”. A esta le siguió en 1994 la cinta de Antonio del Real “Por fin solos”, junto con Alfredo Landa. En 1995 representó la obra El zoo de cristal, dirigida por Mario Gas. Por su papel en ésta fue finalista en el Premio Mayte de Teatro. Coincidiendo con esta estancia en Madrid, rodó la película de Azucena Rodríguez Puede ser divertido. A continuación estrenó en Barcelona, como protagonista, La Celestina. Entre 1999 y 2003 intervino en las películas París Tombuctú y Janis y John; en el telefilme Mar Rojo y en algunos capítulos de las series de televisión 7 vidas o Un paso adelante. Después de muchos años de ausencia en el teatro regresó con la obra Don Juan Tenorio (2001) y la comedia romántica Las Mariposas son libres (2003).

Por su trayectoria profesional ha recibido, además de los premios mencionados: el premio Onda Madrid (1990); el premio “Pepe Isbert” (1995); una Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes (1995); el Premio Miguel Mihura (1998) y el premio homenaje de los Fotogramas de Plata (2004). Estuvo casada con Adolfo Marsillach. Luego, en 1969 contrajo matrimonio con el productor Alfredo Matas. No tiene hijos. La actriz enviudó de su segundo marido en junio de 1996. Es una lástima que la Academia de Cine que, como ella misma recordó en su última entrevista a Aisge, fundó Matas, nunca pensara en ella para un Goya de honor. Desde luego, con su carrera, se lo merecía.

La ceremonia de despedida tendrá lugar el próximo martes en la casa de Soler Leal “con una copa de champagne y música de Serrat de fondo” acompañada de sus allegados, por deseo expreso de la actriz.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn