Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los ganadores Luís Bonet y Antonio Lucas alaban el oficio de actor al recibir el premio

Luis Bonet, Asunción Balaguer y Antonio Lucas

Los periodistas Lluís Bonet Mojica y Antonio Lucas han recibido el II Premio Internacional Paco Rabal de Periodismo Cultural, instaurado por la Fundación AISGE para promover los trabajos periodísticos sobre el mundo de la interpretación. Bonet se hizo merecedor del primer premio con su artículo “El oficio del actor: Reflexiones inéditas de Fernando Fernán-Gómez”, publicado en el rotativo barcelonés La Vanguardia, para el que trabaja desde hace 37 años. Lucas obtuvo el accésit por una entrevista-perfil a la bailarina Tamara Rojo, dentro de la serie dominical “En primera fila” que desarrolla desde hace meses en las páginas de El Mundo.

Numerosas candidaturas

A esta primera edición se presentaron más de 80 candidaturas llegadas desde toda España y América Latina. El galardón tiene una dotación de 5.000 euros y también incluye un trofeo alegórico creado para la ocasión por el prestigioso escultor Ángel Aragonés. Al accésit le corresponden 2.500 euros de premio.

La profesión artística brindó una cálida acogida al Premio y a la memoria de Rabal con una asistencia masiva al acto. Estuvieron presentes, entre otros, Alicia Agut, Enrique Alcides, Manuel de Blas, Maite Blasco, Emilio Buale, Omar Buttler, Fernando Chinarro, Amparo Climent, Nicolás Dueñas, Elena Fernán-Gómez, Carlos Iglesias, Ramón J. Márquez “Ramoncín”, Silvia Marsó, Luis Ostalot, Lali Ramón, Jordi Rebellón, Esperanza Roy, Damián Velasco, María Luisa San José, Enrique Simón o Rubén Tobías. Como representantes del jurado también asistieron José Manuel Cervino y Agustín Cerezales, además de su presidenta vitalicia y viuda de Paco Rabal, Asunción Balaguer. Ejerció como maestro de ceremonias Xabier Elorriaga.

En su discurso de agradecimiento, Bonet confesó: “Me agrada estar aquí rodeado de ustedes, los cómicos. Era la primera vez que me presentaba a un concurso, y lo hice como homenaje a Paco, a quien entrevisté para la revista Ondas con 18 años, cuando era un aprendiz. Paco era la única persona que aún me llamaba Luisito”. Por su parte, Lucas también aplaudió “la escuela de tolerancia” que es el mundo de la interpretación, y animó “al ejercicio noble del periodismo, que también debe ser una forma de protesta”. “Los laicos y agnósticos”, concluyó, “tenemos un territorio mítico, que es donde estará ahora mismo Paco y que debe quedar muy cerca de Águilas…”.

El acto de entrega tuvo lugar en la nueva sede madrileña de AISGE y la Fundación AISGE, y sirvió como puesta de largo de este edificio. Las nuevas instalaciones, en el número 11 de la calle Ruiz de Alarcón (Retiro), disponen de tres plantas para oficinas, sala de exposiciones y sala de proyecciones, entre otros servicios para los más de 8.000 socios (actores, dobladores, bailarines y directores de escena) con que cuenta la ciudad. El edificio, de unos 2.500 metros cuadrados construidos, suple definitivamente a las oficinas de alquiler en la Gran Vía donde se había desarrollado la actividad administrativa de AISGE durante la última década.

El artículo ganador de Bonet nacía, en palabras del propio autor, de una “fechoría”: una grabadora que siguió funcionando en la sobremesa de una comida con Fernán-Gómez en 1987. El propio actor supo luego, divertido, de la existencia de la grabación y autorizó al periodista a que la utilizara. La cinta, que permaneció inédita durante dos décadas, incluía sabrosas reflexiones sobre cine, teatro, el franquismo o la censura. Por su parte, el trabajo galardonado de Lucas, una conversación muy personal y en profundidad con Tamara Rojo, se publicó el 20 de abril con el siguiente titular: “No me dan motivos para volver a España”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn