Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comunicado: artistas por la memoria y la justicia

Se ha creado una COMISIÓN DE PROFESIONALES DE LA CULTURA en APOYO a la QUERELLA CONTRA LOS CRÍMENES DEL FRANQUISMO. Esta querella sigue su curso actualmente en los tribunales de Argentina. Hacemos un llamamiento al apoyo y solidaridad de los compañeros de profesión y a la sociedad civil en general.

QUEREMOS COLABORAR PARA LLEVAR AL BANQUILLO A LA DICTADURA FRANQUISTA POR GENOCIDIO Y CRÍMENES DE LESA HUMANIDAD Y PARA EXIGIR RESPONSABILIDADES AL ESTADO ESPAÑOL POR SU INACCIÓN CONTRA LOS CRIMINALES.

¿Conoces a víctimas de los crímenes del franquismo? ¿Tus familiares, amigos o compañeros de profesión fueron represaliados durante la Guerra Civil y la dictadura franquista? Queremos conocer tu historia, esclarecer los hechos y demostrar al mundo que nuestra sociedad democrática sienta las bases de una JUSTICIA que impida que un genocidio semejante pueda resultar impune en nuestro país.

El GREMIO DE ACTORES, artistas y profesionales del teatro y el cine sufrió en carne viva los atropellos y crímenes del franquismo durante y después de la Guerra Civil. ¿Por qué no existe aún un estudio histórico fidedigno de los hechos? ¿Por qué no se ha producido por vía judicial la reparación de los abusos, atropellos, delitos, censuras y crímenes de toda índole? Desaparecidos, fusilados, exiliados, presos, condenados, silenciados… ¿dónde está nuestra JUSTICIA?

Los redactores de la querella son Carlos Slespoy y Beisnusz Szmukler, abogados de larga trayectoria en relación a los procesos contra los genocidas de diversos países. Se trata de una querella internacional para delitos que ni prescriben ni pueden ser amnistiados.

En otros países (Argentina, Chile) ya ha sido posible el procesamiento de dictadores y genocidas. El mundo cambia y las democracias contemporáneas deben basarse en el respeto a los derechos humanos a través de la justicia internacional. Es hora de que España condene a los criminales del pasado para hacer digno nuestro presente.

Creemos que desde el hoy, desde el PRESENTE, debemos aclarar nuestro PASADO para afrontar con dignidad el FUTURO.

En un próximo ACTO PÚBLICO expondremos ante la sociedad civil el contenido y causas de la querella. PARTICIPA. Buscamos:

– La ADHESIÓN (mediante firma) de actores, compañías, directores, autores, colectivos teatrales…

– TESTIMONIOS de crímenes del franquismo (ya disponemos de 114.000 testimonios incluidos en la querella y queremos sumar todos los posibles).

– Ayuda para el GRUPO DE TRABAJO de la Comisión.

INFÓRMATE en artistasymemoria.blogspot.com y CONTACTA con nosotros en artistasymemoria@gmail.com o en el teléfono 91 523 05 47 (preguntar por Vanessa, Secretaría de Cultura de la Unión de Actores).

NO AL OLVIDO. SÍ A LA DIGNIDAD DEMOCRÁTICA.

Contamos contigo.

Madrid, septiembre de 2011
Comisión por la QUERELLA CONTRA LOS CRÍMENES DEL FRANQUISMO


Cronología del proceso judicial

– Septiembre de 2008. Garzón inicia el recabado de información del Gobierno, la Conferencia Episcopal y varios ayuntamientos con el fin de elaborar un censo de fusilados, desaparecidos y enterrados en fosas comunes a partir de la victoria franquista en la Guerra Civil Española.

– 16 de octubre del 2008. Garzón emite el primer auto declarándose competente y justificando su intención de investigar las desapariciones registradas durante la Guerra Civil y los primeros años de la dictadura de Francisco Franco, e instruye la apertura de 19 fosas comunes diseminadas en todo el país, entre ellas en la que se supone que se encuentra enterrado Federico García Lorca.

– 7 de abril de 2010. El Tribunal Supremo, mediante auto del magistrado instructor Luciano Varela, admite a trámite una querella contra Baltasar Garzón por prevaricación al declararse competente en la investigación de los crímenes de la Guerra Civil y el franquismo. Esta querella está presentada por las organizaciones de ultraderecha Manos Limpias –presidida por Miguel Bernard, exdirigente del partido de extrema derecha Fuerza Nueva– y Falange Española de las JONS, esta última implicada directamente por Garzón en los crímenes que se pretenden estudiar. Entre 1997 y 2010 Manos Limpias había planteado diecisiete querellas, denuncias y quejas contra Garzón, todas ellas desestimadas.

– 14 de abril de 2010. Se presenta la querella contra los crímenes del franquismo en los juzgados de Comodoro Py en Buenos Aires ante la jueza María Romina Servini de Cubría. Figuran como querellantes La Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), Madres de Plaza de Mayo, Abuelas de Plaza de Mayo, Fundación Servicio Paz y Justicia (SERPAJ), Movimiento Ecuménico por los derechos humanos (Medh), Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH), Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, Federación Gallega y la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (España). La querella ha sido redactada, entre otros, por los abogados Carlos Slepoy y Beisnusz Szmukler, coordinadores de las sucesivas querellas contra los crímenes de lesa humanidad en Argentina.

– 23 de abril de 2010. El magistrado instructor Varela expulsa del proceso contra Garzón a Falange Española y de las JONS, al no atender dicha formación dentro del plazo establecido al requerimiento que el mismo Varela ponía un día antes, en el cual les instaba a que corrigieran el escrito de acusación presentado, al considerar que incumplía “de manera notoria” las obligaciones procesales, al extenderse en múltiples “valoraciones” y no limitarse a la “descripción” de hechos.

– 24 de abril de 2010. Manifestaciones en 20 ciudades de todo el mundo exigen el no archivo del caso en relación a los crímenes del franquismo, dado que se trata de crímenes de genocidio y ni prescriben ni pueden ser amnistiados.

– 25 de abril de 2010. La querella ha crecido en 5.000 casos por las aportaciones de familiares de desaparecidos y represaliados españoles durante la dictadura franquista.

– Abril/mayo 2010. A instancias del fiscal argentino Federico Delgado se recurre la admisión de la querella al argumentarse que ya se estaban investigando los crímenes en España. La jueza pide que se envíe un requerimiento a la justicia española para comprobar si es así. Se realiza el envío de ese requerimiento.

– Julio 2011. La justicia española responde que efectivamente se está investigando. Desde la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica y familiares de víctimas dejan claro en todo momento que esto es absolutamente falso. Los jueces ni siquiera se personan en el levantamiento de fosas, negándose a darle a esos procesos el cariz de hecho jurídico que deberían tener. Es decir, dicen que están investigando algo que realmente no están investigando. La idea es que pase el tiempo y archivar las causas llegado el momento, evitando que otro tribunal pueda hacerlo desde cualquier otro lugar del mundo. Es exactamente la misma táctica que usaron los jueces argentinos y chilenos que, por encargo de los criminales que todavía gozaban de poder, trabajaban para minar las causas “desde dentro” contra los respectivos genocidios. Por un lado se consigue una dilación injustificable y por otro se bloquea el proceso. Cuando Garzón abrió la investigación en 2008 el Tribunal Supremo le ordenó que abandonase la causa, dado que no tenía competencia para abrir una causa unitaria por genocidio. Una de las formas de dilación y de desactivar el proceso fue obligarle a ceder la competencia sobre los crímenes del franquismo a los respectivos tribunales provinciales y locales en toda España. Desde entonces no se han producido prácticamente actuaciones, y muchos de los jueces provinciales han devuelto la causa a la Audiencia Nacional, aduciendo que se declaraban incompetentes y que tenía que ser Garzón quien instruyera todo. En resumen, la maniobra de romper la causa en muchas pequeñas causas locales es un modo de desactivarlo todo.

Ramón Paso

Paul Preston, prestigioso historiador británico, autor de libros como Idealistas bajo las balas, La Guerra Civil española o Las tres Españas del 36, publica El holocausto español: odio y exterminio en la Guerra Civil y después, que, además de ser interesante, ágil en su prosa y sobradamente documentado, es ante todo, necesario. El libro habla de las muertes de no combatientes que trajo consigo primero, la Guerra Civil y después, la Dictadura. Se trata por tanto de una obra imprescindible que nos recuerda una parte de nuestra historia que muchas veces se empeñan en que olvidemos, con la excusa de que las heridas tienen que cicatrizar, pero siempre obvian el hecho de que una herida, por olvidarse de ella, no cicatriza. Al contrario, se llena de pestilencia. Así, el libro de Paul Preston, publicado por Debate el pasado abril, a lo largo de sus seis partes y de sus 859 páginas, nos describe la violencia que se dio detrás de los frentes. La violencia contra el pueblo español. El trabajo de Preston, con ecuanimidad y rigor, trata desde las ejecuciones de Paracuellos del Jarama, hasta las atrocidades cometidas por la columna de la muerte nacional, pasando por las venganzas personales que terminaron en asesinato.

Una de las preguntas que primero asaltan al lector es, ¿qué significa ser ecuánime? La Guerra Civil española es un conflicto que comienza con un golpe de estado por parte de los nacionales de orientación fascista, que buscaban derrocar un gobierno legítimo republicano. La ecuanimidad, por tanto, no consiste en tratar a ambos bandos por igual, sino en contar las cosas como fueron. Consiste en dar nombres y contexto a las cifras. Los asesinatos perpetrados por los nacionales –en la prensa de la época se utilizaba la palabra nazionales, para no olvidar lo que eran– fueron tres veces mayores que los que se cometieron en la zona republicana.

Paul Preston hace un énfasis especial a lo largo de su libro en dos conceptos que son muy importantes. El primero de ellos tiene que ver con el tipo de violencia. En el bando republicano, a raíz del golpe de estado, se perdió control sobre la gente, las instituciones y las calles, lo cual propició una serie de actos violentos e indignos. Actos éstos contra los que el gobierno luchó en cuanto estuvo en condiciones de hacerlo. En cambio, en el bando nacional, la violencia se institucionalizó. De esta forma, eran los altos mandos, los mismos golpistas, los que azuzaban a sus tropas para que asesinasen a cuantos obreros encontrasen, para que violasen a cuantas mujeres les saliesen al paso –especialmente horrendos son los discursos radiados de Queipo de Llano, alentando a las tropas marroquíes a demostrar a las mujeres rojas “lo que es un hombre de verdad”– para que le metiesen el miedo en el cuerpo a los que luchaban por la República, ya que su arma principal era el terror. Franco trasladó las salvajes técnicas africanistas, carentes de piedad, que se utilizaban en las colonias, a su propio país. La violencia republicana fue condenada por el gobierno, la violencia nacional fue premiada por los militares. Leyendo la obra de Preston, además de sobrecogerte, de asombrarte y de sentir mucha repugnancia, te preguntas si quedó alguna mujer en el sur de España que no fuese violada por combatientes nacionales árabes conocidos como “moros”.

El otro factor importante que comenta Preston es la “demonización” del obrero. El obrero, para Franco, perdido en sus paranoias de un contubernio judeo-masón, culpable de todos los males del mundo, se convierte en judío, masón y una especie de infrahombre, que puede ser privado de su dignidad, sus propiedades y su vida. Por eso es tan acertado el término “holocausto” en el título del libro. Hubo un holocausto en España igual que en Alemania. Allí el fascismo se cebó con los judíos, incapaces de defenderse, aquí, lo hizo con los obreros, que sí se defendieron hasta donde pudieron, sobre todo, teniendo en cuenta que luchaban contra Franco, sus aliados Hitler y Mussolini, y además contra la cobardía francesa, inglesa y norteamericana, que firmando el pacto de no intervención, condenaron a la República y, muchas veces, a sus propios compatriotas que, desobedeciendo a sus gobiernos, vinieron a luchar, en las brigadas internacionales, por la libertad.

Igual que a los alemanes no se les debe permitir olvidar el Holocausto, a España no le podemos permitir olvidar que aquí también hubo un holocausto: político y social. Porque en el momento en el que se olvide, abriremos las puertas para que vuelva a ocurrir. Y la mejor forma de demostrar el amor a España es no permitir que quede en el olvido ni una sola de las muertes que hubo durante la Guerra Civil ni durante la posterior represión que llevó a cabo Francisco Franco, un señor que decía que quería tanto a España, pero que demostraba que odiaba tanto a los españoles, porque las cosas que se hicieron –y que están contadas en el libro de Preston– no se le hacen a nadie si no se le odia con todo el corazón.

“El holocausto español: odio y exterminio en la Guerra Civil y después” es un revulsivo para la memoria, porque la única forma de aprender del pasado y evitar los mismos errores en el futuro es tener muy claro lo que ocurrió en realidad. Nos sea agradable o no. Preston, con este libro, nos hace el gran favor de no permitirnos olvidar, porque hay demasiados muertos en sepulturas sin nombre que merecen Justicia. Como mínimo, la justicia de la memoria.

Bibliografía

Álvarez, Asunción; Silva Barrera, Emilio (Coord.) (2004). La memoria de los olvidados: un debate sobre el silencio de la represión franquista. Ámbito Ediciones, S.A., Valladolid.
ISBN 978-84-8183-132-0.

Belis i García, Ricard; Armengou, Montse; Martínez i Muntada, Ricard (2005). Las fosas del silencio ¿hay un holocausto español? Nuevas ediciones de bolsillo.
ISBN 978-84-9793-625-5.

Berzal de la Rosa, Enrique (Coord.), “Testimonio de voces olvidadas”. León: Fundación 27 de Marzo, 2007. 2 v. (355, 314 p.)
ISBN: 978-84-6120-680-3.

Berzal de la Rosa, Enrique; Blanco Rodríguez, Juan A.; Delgado Cruz, Severiano; Gutiérrez Flores, Jesús; Martín Barrio, Adoración; Martín González, Eduardo; Martín Jiménez, Ignacio; Pablo Lobo, Carlos de; Rodríguez González, Javier; Sánchez, Rafael; Sierra, Carlos de la; Vega Sombría, Santiago, “Muerte y represión en el magisterio de Castilla y León”. León : Fundación 27 de Marzo, 2010. p. 533.
ISBN: 978-84-614-5323-8.

Julián Casanova (Coord.) (2004). Morir, matar, sobrevivir: la violencia en la dictadura de Franco. Ediciones Crítica.
ISBN 978-84-8432-506-2.

Cobo Romero, Francisco (2005). Franquismo y posguerra en Andalucía Oriental: represión, castigo a los vencidos y apoyos sociales al régimen franquista: 1936-1950. Universidad de Granada.
ISBN 84-338-3328-6.

El genocidio franquista en Valencia: las fosas silenciadas del cementerio. Icaria. 2008.
ISBN 978-84-7426-996-3.

García Colmenares, Pablo (2008). Represión en una villa castellana de la retaguardia franquista, Dueñas (1936-1945). ARMH – Palencia.
ISBN 978-84-612-6052-2.

García Bilbao, Xulio; García Bilbao, Pedro; Paramio Roca, Carlos (2010). La represión franquista en Guadalajara. Silente, Guadalajara.
ISBN 978-84-968-6234-0.

García Colmenares, Pablo (2008). ¡Queríamos matarlos!: historia y memoria de las víctimas de la represión franquista enterradas en la ciudad de Palencia (1936-1945). Ayuntamiento de Palencia.
ISBN 978-84-612-2320-6.

Gutmaro Gómez Bravo y Jorge Marco (2011). La obra del miedo. Violencia y sociedad en la España franquista (1936-1950). Península, Barcelona.
ISBN 978-84-9942-091-2.

Santos Juliá Díaz (ed.) (2004). Víctimas de la Guerra Civil. Ediciones Temas de Hoy.
ISBN 978-84-8460-333-7.

Mateos, Abdón; Soto, Álvaro (1997). El final del franquismo, 1959-1975. Madrid, Temas de Hoy.
ISBN 84-7679-326-X.

Moreno Gómez, Francisco (2008). 1936: el genocidio franquista en Córdoba. Crítica, Barcelona.
ISBN 978-84-7423-686-6.

Sánchez Tostado, Luis Miguel (2005). Víctimas: Jaén en guerra (1935-1950) [7]. Ayuntamiento de Jaén.
ISBN 978-84-88183-92-7.

Pablo Lobo, Carlos de, La depuración del magisterio primario en la provincia de Soria. En: Revista de Soria, 47 (2004), p. 113-122.

Pablo Lobo, Carlos de. La depuración de la educación española durante el franquismo (1936-1975). Institucionalización de una represión, en Foro de Educación, 9 (2007) 203-228 [8]

Prada Rodríguez, Julio (2006). De la agitación republicana a la represión franquista : Ourense 1934-1939. Ariel, Barcelona.
ISBN 978-84-344-5208-4.

Payne, Stanley (1997). El primer franquismo, 1939-1959. Temas de Hoy, Madrid.
ISBN 84-7679-32-1.

Silva Barrera, Emilio; Macías, Santiago (2006). Las fosas de Franco. RBA Coleccionables S.A..
ISBN 978-84-473-4426-0.

Silva Barrera, Emilio (2006). Las fosas de Franco: crónicas de un desagravio. Ediciones Temas de Hoy.
ISBN 978-84-8460-479-2.

Tusell, Javier (1997). La transición española. Temas de Hoy, Madrid.
ISBN 84-7679-327-8.

Villarroya i Font, Joan [et al.] – ARMH Valladolid – ARMH Palencia (Coord.) (2006). La represión franquista: mito, olvido y memoria. Universidad de Valladolid, Centro Buendía. ISBN 84-689-9763-3.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn