Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Ignacio Corcuera

Los Convenios especiales con la Seguridad Social

Desde la Unión de Actores hemos venido observando que la situación de crisis que actualmente padecemos viene afectando de una manera especial a los actores y actrices de edades cercanas a los 65 años, que ven cómo la dificultad a la hora de encontrar trabajo empobrece, si no pone en peligro, la prestación por jubilación a percibir en un futuro. Por medio de este artículo queremos informaros de la posibilidad de firmar un convenio especial con la Seguridad Social que os permita cubrir tiempo de cotización de cara a la jubilación, así como otras prestaciones comprometidas.

¿En qué consiste el convenio especial?

En primer lugar, indicar que no es del todo correcto hablar de convenio especial, sino de convenios especiales, pues hay una gran variedad de posibilidades, pero que tienen un elemento en común, que no es otro que la posibilidad, mediante la firma de un acuerdo con la Seguridad Social, de realizar aportes para generar, mantener o ampliar prestaciones mediante la aportación por el trabajador de una cuota a determinar.

¿Qué prestaciones puedo llegar a obtener mediante un convenio especial?

Son varias las prestaciones que pueden ser cubiertas mediante la firma de un convenio especial (muerte y supervivencia, incapacidad temporal…), pero yo destacaría principalmente, la de jubilación. En efecto, una de las situaciones más habituales es la de un actor/actriz que, viendo acercarse la edad de jubilación, observa que no puede acceder a una prestación por jubilación al no tener cubierto el periodo mínimo de cotización, que actualmente viene fijado en 15 años. Como comentaba al inicio de este artículo, resulta que a medida que van avanzando los años, cuesta más obtener un trabajo, con lo que los periodos trabajados se van espaciando cada vez más en el tiempo. Pues bien, acogiéndonos a uno de los variados convenios especiales que facilita la Seguridad Social, el trabajador podrá completar los periodos que le faltan hasta alcanzar la edad de jubilación, o bien el periodo mínimo exigido, mediante la aportación de cuotas mensuales, cuyo importe podrá ser fijado, a elección del trabajador, entre una base mínima y una base máxima.

¿Qué es necesario para acceder a un convenio especial?

El único requisito relevante exigido por la Seguridad Social para poder suscribir un convenio especial es el de haber cotizado un mínimo de 3 años en los últimos 12. Un aspecto relevante es el relativo a la posibilidad de suspender el convenio mientras estemos trabajando, pudiendo optar, al término del trabajo, entre reanudar el convenio o solicitar el paro o el subsidio, si hubiéramos generado derecho al mismo durante el tiempo trabajado.

¿Qué opciones ofrece la Seguridad social a la hora de cotizar?

A la hora de suscribir un convenio especial con la Seguridad Social, podréis optar por las siguientes posibilidades:

La base máxima de cotización correspondiente al grupo en que estuvierais encuadrados en vuestro último trabajo, que en el caso de los actores es de 3.200 € mensuales.

La base de cotización que sea el resultado de dividir por 12 las sumas de las bases de los últimos 12 meses anteriores a la solicitud, o periodo equivalente.

La base de mínima de cotización vigente en el momento de la solicitud, que asciende a 841 € mensuales.

Una base a elegir entre el límite mínimo y el límite máximo expuesto.

Es evidente que este mecanismo no es aprovechable por todos los afiliados, pero consideramos que puede resultar muy interesante para aquellas personas que están en una situación precaria, al ver acercarse la jubilación y que no llegan por unos pocos años o meses al mínimo exigido para poder acceder a una prestación contributiva, por lo que animamos a cuantos se encuentren en una situación parecida a la que hemos descrito a que se acerquen a la Unión a informarse sobre esta posibilidad.

Prestaciones económicas por incapacidad temporal cuando no se trabaja ni se cobran prestaciones por desempleo

A raíz de una consulta en la asesoría jurídica en la que un actor se quedó sorprendido ante la posibilidad de percibir prestaciones por incapacidad temporal sin necesidad de estar trabajando o cobrando el desempleo, creemos, desde la asesoría, que es una buena idea refrescar el artículo que publicamos hace ya algunos números.

En resumen, os informábamos de la posibilidad que tenéis los actores, en cuanto artistas, de poder acceder a prestaciones por incapacidad temporal derivadas de enfermedad o accidente no laboral, incluso aun cuando no estuvierais dados de alta en la Seguridad Social. Este derecho, consecuencia directa del conocido mecanismo de regularización, implica que, dependiendo de las cotizaciones hechas por las empresas en el último año natural, si tuvierais un accidente que dé lugar a una baja de larga duración (por ejemplo, una fractura en un brazo), podríais acceder a una prestación económica por incapacidad temporal (cotizando además a la Seguridad Social) mientras dure el proceso de curación, obteniendo unos ingresos que cubrieran esos periodos en los que no podríais trabajar. Sin necesidad de ahondar en el tema, me despido con un consejo: si tenéis un accidente, o una enfermedad de duración previsible superior a una semana, llamad a la asesoría jurídica de la Unión para que estudiemos el caso y veamos si os correspondería una prestación a cargo de la Seguridad Social mientras sigáis de baja.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn