Carta a la profesión: “Defender nuestro trabajo es defender la cultura, el alma de un pueblo, su esencia y sus raíces”; por Iñaki Guevara, en los #26PremiosUA

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

¡Buenas noches a todos y todas! Gracias por estar, un año más, dando calor y cariño a todos los nominados. El premio de la Unión tiene siempre ese sabor especial del reconocimiento de los nuestros.

Muchas gracias también a todos los que han hecho posible esta Gala. Gracias al Área de Cultura del Ayuntamiento de Madrid por cedernos este magnífico teatro público. Agradecer también a La Palma Film Comisión, un proyecto que demuestra que desde las administraciones se puede pensar la Cultura, gracias por vuestro trabajo y por colaborar con nosotros para hacer posible esta Gala. Y como no, reconocer a quienes siempre la hacen posible, la Fundación AISGE, nuestros hermanos. Gracias Pilar por estar de nuevo hoy aquí, y gracias Fernando. Unión y AISGE juntos son la mejor garantía para los actores y actrices de nuestro país. Muchas gracias.

26 años de premios, 31 años de historia para la Unión de Actores y Actrices, Y con esta fuerza se impone mirar hacia el futuro, Imaginar hacia dónde va la Unión y a dónde se dirige nuestra profesión. Yo creo que ante nosotros se abre un futuro esperanzador, que haremos posible entre todos. Vuestra fuerza nos hace capaces de afrontar cualquier reto que nos propongamos y eso se convierte en nuestro motor para seguir luchando. Esa fuerza nos permite seguir creciendo y sumando.

Este año, junto con los compañeros de Sevilla podemos anunciar que tenemos una sede para toda Andalucía. Vamos creciendo, planteando nuevos proyectos y eso implica también proyectos para Andalucía, en especial un convenio del teatro andaluz. Pero lo importante es continuar y seguir garantizando que estaremos allí donde nos necesitéis. Para defender nuestra profesión es indispensable explicar a los partidos políticos, a la sociedad, al mundo, en qué consiste exactamente ser actor y actriz.

Qué significa desvivirse por un trabajo que es más que un trabajo, que es nuestra pasión. Por ello hemos comparecido en el Congreso de los Diputados y les hemos acercado nuestra realidad, para seguir defendiendo lo que es justo, porque sin nosotros no hay cultura.

Hemos de analizar el momento en el que nos encontramos, nuestra realidad actual: un IVA que el gobierno continúa sin bajar; el informe de AISGE que parece mostrar un panorama bastante desolador. Mirando nuestro presente, la verdad es que podemos decir que aún nos queda mucho camino por recorrer.
Aun así, hoy, en nuestro día a día, debemos ser optimistas. Creo en nuestra fuerza como colectivo, como profesionales que solventan los inconvenientes. Somos resistentes por naturaleza y eso tiene mucho que ver con nuestra pasión por la cultura y el arte.
Nuestra lucha es activa e incesante, en el 2015 conseguimos incluir en los programas electorales de los partidos políticos El Estatuto del Artista, incluso en el pacto de investidura.

Y, en estos momentos, está presente en el Congreso de los Diputados, estudiándose en la subcomisión de Cultura. La consecución y reconocimiento del Estatuto del Artista es un hecho de una gran trascendencia para nuestro colectivo, al mismo nivel que el logro del día libre en teatro, o el régimen especial de artista de la Seguridad Social.

El EA supone el reconocimiento de la especificidad de nuestra profesión, algo que todos conocemos por experiencia: LA INTERMITENCIA. No somos temporales por una mala coyuntura económica, o por una política económica determinada. En el mejor de los mundos seguiremos siendo intermitentes y es bueno que así sea para la propia creación artística. Por ello, tiene que haber leyes que contemplen este carácter específico de nuestro trabajo. Porque si no se reconoce la intermitencia, no tendremos los mismos derechos que el resto de trabajadores de otros colectivos. Necesitamos que la prestación por desempleo se adecúe a esta realidad intermitente y nos facilite la vida y la creación entre trabajo y trabajo, que se asegure el derecho a la maternidad, y que nuestra jubilación no siga siendo una misión imposible.

Esta misma temporalidad condiciona, por ejemplo, nuestra forma de contribución a hacienda. Todos sabemos que podemos tener un año excelente y dos deplorables, necesitamos un periodo fiscal más largo en el tiempo para poder hacer frente a nuestros compromisos fiscales de una forma más equilibrada y justa.Necesitamos protección en los centros de trabajo de la misma manera que la tienen los demás trabajadores, una ley sindical que se adapte a nuestra intermitencia y nos permita tener delegados sindicales que nos representen. La UAA necesita, no solo una representación “de facto”, sino una representación jurídica con independencia y autonomía con lo que conlleva asociado de fuerza y reconocimiento. Esto no significa que se vayan a arreglar todos nuestros problemas, pero es un gran paso adelante. Esta es nuestra contribución como sindicato que defiende los derechos de actores y actrices. Que defiende el trabajo de todos y cada uno de nosotros.

Llevar a buen puerto el EA es nuestra aportación a la sociedad como trabajadores de la Cultura. Para evitar una sociedad sin cultura, una sociedad sin ideales, un mundo sin identidad, sin tolerancia, sin magia, sin progreso ni crecimiento individual y colectivo. No conozco ningún actor o actriz que no ame su trabajo. No conozco ningún artista que no lleve en la sangre su vocación.

Defender nuestro trabajo es defender la cultura, el alma de un pueblo, su esencia y sus raíces. En este país necesitamos gente que ame lo que hace. Gente que luche por conseguir que la cultura sea uno de los pilares fundamentales de la sociedad.

Por eso es tan importante conseguir el reconocimiento de un estatuto especializado en el sector. Un Estatuto del artista que nos pondría a la cabeza de la legislación laboral de actores y actrices en toda Europa. La cultura, como el amor, no posee la capacidad de exigir. No ofrece garantías. Y, sin embargo, la única oportunidad para conquistar y proteger nuestra dignidad humana nos la ofrece la cultura.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn