Carta a la profesión: Tendiendo puentes entre Madrid y Bogotá

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Bogotá, la ciudad del eterno otoño. Cielo semigris, trocitos de sol, 2.600 metros de altitud, cerca del trópico, las temperaturas no pasan 22 o 23 grados en todo el año. Situación estimulante después de haber dejado el aeropuerto de Barajas hirviendo a 40 grados.

Los papeles de las ponencias sobre “Actuando por un trabajo decente”, acá lo llamamos trabajo digno, se me cayeron en el taxi que me llevaba al hotel por prestar más atención a la ciudad que iba apareciendo en las ventanillas. Y durante el trayecto, Bogotá, grande, urbana, sin complejos, a esta hora de la noche, 21.00, en blanco y negro, imposible el color. Ciudad dura estéticamente, e inmensa con ocho millones de habitantes.

La noche extraña con jet lag se pasó entre sueños y despertares y con la mañana llego la dulzura de colombianos y colombianas. Esto forma parte de su ADN, hospitalidad, suavidad, educación… y así es fácil entrar y sentirse como en casa. Nos reciben actrices de ACA, la Asociación Colombiana de Actores, que apenas tiene un año de existencia.

Nos sentimos inmersos en esta situación de un país que ahora se preocupa por sus artistas, con el Ministerio de Cultura y de Trabajo facilitando un foro, unas jornadas para regular un sector que no tiene, acá en Colombia, ninguna.

Lo primero que aprendimos es que beberse un tinto a las 9.00 am es adecuado, porque es un café solo. Y es en estos descansos con tinto o agua aromática (té) se habla con más pasión que en las ponencias expuestas, ya sean por la Ministra de Cultura, por Felipe Najera (representante del sindicato ANDA, México) o por Livia Parente que pone voz a Jose Coutinho (Sindicato SATED, Brasil) o por el representante de la OIT (Organización Internacional del Trabajo): ¡Cómo vamos a ser autónomos! Somos trabajadores por cuenta ajena, la Seguridad Social debe estar a cargo de las empresas, no más de ocho horas de jornada laboral, derechos de propiedad intelectual, estatuto del actor…

Aprendemos que en Latinoamérica reciben ayudas del estado: en Brasil el impuesto sindical recaudado por el estado, un porcentaje alto de las nóminas en México, porque el sindicato es responsable de dar ayudas sociales, que ACA ya está considerado como representativo de su sector profesional, que salir del closet es salir del armario y que los ventiladores son abanicos…

La sorpresa y la belleza de estas tierras y seres humanos nos llevan a tener un imaginario de ilusión y de esperanza… Sigan, sigamos trabajando unidos, nada se opondrá a nuestros sueños.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn