Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Antonio Castro

“Estuvo actuando hasta sólo cinco años antes

de su muerte, que tuvo lugar hace casi 25 años”

Guillermo Marín, (La torre de los 7 jorobados, 1944).

Han pasado casi veinticinco años desde que desapareció el actor Guillermo Marín. Nació en Madrid en 1905 y falleció en su ciudad natal el año 1988. Había estado en el teatro hasta cinco años antes, actuando en Casandra (1983).

Hijo de la actriz Gloria Cairé, su carrera se desarrolló al lado del gran Ricardo Calvo. No sólo en lo profesional, sino también en lo personal porque se casó con su hija, Pepita Calvo Velázquez.

A los seis años lo sacaban a escena y con 15 se enroló en la compañía de Pablo Rossi y Casimiro Hurtado. En cincuenta años de actividad teatral estrenó algunos de los grandes textos del siglo XX, desde La noche del sábado (1921) o El Divino Impaciente (1933) hasta Historia de una escalera (1949). Además, fundó una compañía propia con su esposa, que consiguió ser cabeza de cartel del Teatro Español y el María Guerrero. Gracias a su extensa carrera en los escenarios recibió la Cruz de Santiago de la Espalda, la Encomienda de Alfonso X el Sabio, la placa de Comendattore, la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes, los premios nacionales de Teatro de 1970 y 1982, y la Medalla de Oro del Trabajo de 1975.

La fotografía corresponde al material publicitario de la película La torre de los siete jorobados, que dirigió Edgar Neville en 1944. No era protagonista, como casi nunca en la gran pantalla. Los astros eran Antonio Casal e Isabel de Pomés.

Asimismo, participó en más de 125 títulos cinematográficos, entre los que cabe destacar: El escándalo, La vida en un hilo, Domingo de Carnaval, Eugenia de Montijo, Lola Montes Mare Nostrum, Los últimos de Filipinas, El juego de la verdad, Tómbola y La nueva Cenicienta…

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn