Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Viajar a la psique del teatro

Juan Vinuesa

El montaje se adapta a los diferentes espacios.

Al inconsciente no se puede acceder con facilidad. Allí se encuentran pensamientos, percepciones y sentimientos que, por uno u otro motivo, no suelen manifestarse con claridad. No gritan, murmuran. Se difuminan y brotan bajo formas extrañas. Éste es uno de los asuntos en los que se adentra Impromptus Op. 90, la nueva producción de la compañía Impromptus Investigación Teatral.

La primera producción de Impromptus Investigación Teatral fue la pieza breve El sodomita destruido, texto escrito por José Juan Rodríguez y dirigido por él mismo junto a Ana Bettschen. El montaje, protagonizado por Iván Artiles y Joaquín Navamuel, se estrenó en el Centro Cultural Antonio Machado en 2008 y se fraguó en el taller de dramaturgia impartido por José Ramón Fernández, en el Laboratorio William Layton. El sodomita destruido se interna en la soledad y la extrañeza del amor, a través de dos personajes que conversan en un club de streptease.

Rodríguez y Bettschen compartieron un importante proceso de aprendizaje y entrenamiento con el desaparecido Antonio Llopis, proceso que continuaron con la formación de la compañía. Las clases de “Transformación” de Llopis sentaron las bases para lo que en un futuro cercano provocaría el salto de la formación al oficio.

La familia como eje

Tras El sodomita destruido llegó la hora de dar el salto a un montaje de mayor envergadura: Impromptus Op. 90. Con una metodología de trabajo centrada en la investigación actoral, la obra nace de la necesidad de utilizar “lo que nuestra imaginación almacena sin darnos cuenta”, cuenta José Juan Rodríguez, autor del texto y director, esta vez en solitario, de la pieza. El reparto lo conforman Iván Artiles, Ana Bettschen, Rodolfo Sacristán y Andrea de San Juan, junto al técnico de la compañía, el creador Javier Cala, quien también cumple las funciones de ayudante de dirección.

La obra posee un importante cóctel de géneros.

Impromptus Op. 90 se estrenó en el Laboratorio William Layton el pasado mes de noviembre. El término “impromptu” describe una pieza, tradicionalmente pianística, que se caracteriza por la continua improvisación, “algo que define nuestro sistema de trabajo: partir de la imaginación intuitiva del actor”, confiesa Rodríguez. La obra, centrada en las relaciones familiares, intenta dar explicación a los asuntos que emanan del inconsciente a través de cuatro personajes y sus respectivas soledades. Tres hermanos de una familia aparentemente normal reciben la visita de un cuarto personaje. Éste último perturbará la realidad aparente de la familia y dejará entrever que la apariencia no es sincera. Según explica Rodríguez, el conflicto de la pieza lo componen: “agentes secretos, ordenadores, el supermercado, la hora de comer, el amor, el desayuno, peleas de hermanos, tortillas francesas, Schubert y Bach”.

Tras esta primera puesta en escena, la compañía ha comenzado un proceso de adaptación de la pieza a diferentes formatos: por un lado, el teatral, es decir, la representación de la historia en un escenario; por otro, en espacios no convencionales como galerías de arte o pisos, donde los actores transitan por un espacio real y el público respira la acción dramática a escasos centímetros del reparto. Este camino de indagación sobre nuevas propuestas, tanto en su lenguaje creativo, como en su forma de exhibición, ha llevado a la compañía a un nuevo reto: la realización de la pieza en cine. Gracias al talento del cineasta David Testal, Impromptus Op. 90 ha dado el salto al mundo audiovisual, pero no como la adaptación de un texto teatral a un guión cinematográfico, sino con la cámara como testigo de lo que sucede en el escenario.

La compañía actualmente hace temporada en “Elcuartodeinvitados”, de la Galería Rina Bowen, una sala de exposición de arte situada en el centro de Madrid donde permanecerán hasta el próximo 6 de mayo. Asimismo, el pasado 4 de abril participaron en Scena Simulacro, una cita destinada a jóvenes creadores y compañías de artes escénicas con primer o segundo espectáculo y de pequeño o mediano formato adaptable a espacios no convencionales. El certamen tiene lugar en la Sala Triángulo.

Un profesional elenco

La familia y los secretos, temas de Impromptus.

Impromptus Op. 90 diserta “principalmente sobre la familia”, cuenta José Juan Rodríguez, quien no duda en subrayar que “posee un cóctel de géneros” en un texto que se completó en los ensayos a través de un trabajo grupal. El equipo artístico y técnico del montaje cuenta con actores y actrices que poseen en común su formación en uno de los centros más prestigiosos de formación de actores: el Laboratorio William Layton, que actualmente dirige Carmen Losa.

El director y autor, José Juan Rodríguez, formó parte del elenco joven de La Compañía Nacional de Teatro Clásico en Las Bizarrías de Belisa y La Noche de San Juan y actualmente trabaja en la Compañía Nacional de Teatro Clásico. Iván Artiles ha trabajado con la compañía La Pajarita de Papel en Hiroshima, Mon Amour y Diálogos y formó parte de la compañía del Laboratorio William Layton en Romeo y Julieta. Ana Bettschen también escribió su nombre en el elenco de Romeo y Julieta, dirigido por Paco Vidal, o Noche de Juerga, de Pinter, bajo la dirección de Paca Ojea. Además, desde el Laboratorio William Layton y en colaboración con José Ramón Fernández, ha dirigido los montajes Ojos de sal y Los otros niños. Andrea de San Juan entrenó con el Odin Teatret de Dinamarca y trabajó en dos producciones: El Matrimonio de Medea y Ur Hamlet, y colabora en el Instituto Grotowski de Polonia en varios proyectos. Por su parte, Rodolfo Sacristán fue integrante de la granadina compañía García Lorca Teatro, de Nadaquever o de Tacto Teatro, donde figuró como actor y productor en el montaje Seguratta, mientras que Javier Cala ha trabajado como técnico en La caída de los dioses de Tomaz Pandur y como actor en compañías como Bla, bla, bla o Hydra Teatro.

Impromptus Op. 90 penetra así en un mundo de secretos y soledades encubiertas. La compañía acaba de irrumpir en la escena madrileña y ya prepara nuevos proyectos que llegarán fieles a su filosofía: plantear cuestiones sin empeñarse en que las respuestas afloren a la superficie. Quizás sea esta búsqueda la que da sentido a la creación.

Más información: http://impromptusopus90.wordpress.com/ 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn