Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Bernar Caldevilla

Soy un actor de los de a poco, sí, porque yo tampoco lo he tenido fácil; me dejé llevar por los tumbos que iba dando mi ‘carrera actoral’, tamizada por la necesidad de sobrevivir como persona, ya que por circunstancias, al llegar a mi casa, como les ocurre a muchos actores, si quería un plato caliente lo tenía que hacer yo, porque la casa paterna está lejos; pienso que esto también te endurece.


Bernar Caldevilla, da vida
a múltiples personajes en El
experimento secreto de Dios.

El actor, en otro momento de su
espectáculo.

Estuve seis años con la clara fijación de hacer un espectáculo unipersonal, un “one man show”, escribiendo y escribiendo, dándole vueltas y mejorando, ¡tantas versiones!

La suerte fue, lo terco que soy, unido a las 1.000 animaciones, que a veces te dejan tan vendido, pero que también te curten, probando siempre cosas, pudiendo darle forma a una pelotita, que engordó, hasta llamarse El experimento secreto de Dios; esta pelotita, que tras su estreno en Argentina en el Teatro Nacional, y en Cantabria el mismo mes, pasados los miedos y resacas post-estreno, hizo que me quedara la satisfacción de que algo tan luchado, anhelado y después de tantas horas de trabajo, ha cundido, y ya no hablo del proyecto, ya puedo hablar de hechos.

El estreno: se dejaron, les pude hacer el humor

Día 2 de enero, Teatro Nacional, 176 personas, casi media sala, para no ser famoso, ni de allí, según los productores y técnicos es mucho y más en pleno verano (enero allí es como nuestro agosto).

La palabra “cagao” es poco, me jugaba mucho, demasiados sueños sintetizados en una hora y media, y yo sólo, ¡uf!, qué gozada… y, a pesar de los 12.000 km, se dejaron, les pude hacer el humor y al día siguiente lo mismo, los mismos nervios; tenía miedo de que hubiera sido casualidad, pero no, funcionó y las funciones siguientes también, y además, críticas, mi director Daniel Cicare y Mabel Manzotti (gran actriz y amiga) me habían dicho: “Hoy en día, hasta en Argentina, es difícil que te hagan criticas”, pero llegaron de mano del diario La Capital y Rosario 12 y encima buenas… Mi cabeza estaba a punto de estallar, por tantas ideas arremolinadas e ilusiones renovadas. Propio texto y un único actor: el que había; tengo una producción más cara, sí, es el mismo texto pero, con un actor bueno, de momento, no lo han querido comprar, gracias crisis…

Y… ¡funciona!, va a ser verdad, que nadie es profeta en su tierra, ¿de dónde era Moisés?

Yo no podía esperar a que me eligieran como árbol 2 o lancero 3 en una producción lotería, con personajes, director y textos lotería. Quería, al menos una vez en la vida, contar mis cosas desde mi punto de vista. Tenéis que intentarlo, es maravilloso.

A por mi tren

Decidí cuando tenía que coger el tren y cuando ir a la estación y, como el mío no pasaba, me fui por las vías buscando y buscando, y como no lo encontré, me pinté un tren como a mí me gusta. De momento, me ha llevado a Argentina, Cantabria y Miami; está ahí, llamando a su próxima estación, dentro de un proyecto, que a la vez que empieza continua, y espero que sea el principio de una larga amistad con el teatro, que ahora miro con más confianza.

Es cierto que uno puede, pero no sin amigos y no me refiero a enchufes (que ojalá); me refiero a esos pocos que escuchan tus paranoias, que te ayudan desinteresadamente con las partes técnicas y mil cosas más; en definitiva, te arropan y te dan las alas suficientes para echar el vuelo. Gracias amigos, ésta os la dedico, es gracias a vosotros.

Estoy encantado con mi nueva peripecia, hubo mucho trabajo, pero, ¿sabéis que…? soñar es gratis y, además, funciona.

Que nunca os falten los abrazos ni las ilusiones…

Trayectoria


Bernar Caldevilla ha trabajado en teatro y televisión los últimos 15 años, destacando las obras Las criadas, Pedro y el capitán, Bolero (con los Panchos) y 5 Gays.com. El experimento secreto de Dios es el séptimo espectáculo que presenta en Argentina y el primero en solitario.

Más información en:

www.bernarcaldevilla.com

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn