El crèdit, El crédito y ¡el padre que los parió!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

credit_080_800x538Llega un nuevo Galcerán a la cartelera por partida doble. Se estrena en Barcelona en catalán en la Villarroel y, siguiendo la tradición de estrenar y rodar el espectáculo en provincias antes de llegar a la capital, en el Teatro Arriaga de Bilbao en español, de donde ha pasado al Teatro Maravillas de Madrid. Imposible elegir una versión u otra basándose en sus cualidades técnicas. Es como tener que elegir entre papá y mamá. Disfrutar más de una que de otra dependerá del gusto de cada cual o de sus circunstancias. El caso es que tanto en una sala como en la otra no solo tienen todo el papel vendido en fin de semana, sino que también lo tienen entre semana. El caso es que los cómicos dan un recital de cómo hacer comedia y de cómo hacérselo pasar bien a los espectadores y en recital hay que destacar a Jordi Boixaderas. El caso es que dan motivos para que la profesión también haga cola para verlos y disfrutarlos. El caso es que “tanto monta, monta tanto (Sergi) Bebel como Gerardo (Vera)” y sus diferentes versiones de hacer este Galcerán, hechas de la única manera que hay de hacer teatro, que es hacerlo bien. El caso es que Galcerán hace un teatro mundial, es decir, para el mundo. Que se enteren en Londres, que se enteren Broadway, donde no es muy frecuente que los productores den crédito a la palabra en español o en catalán, porque de eso va esta obra de no dar crédito a la palabra, a las palabras de los seres humanos, y las risibles consecuencias de no dárselo.

Cena con amigos, luces y sombras de amor en la urba

Producir o producir. No hay dilema. El mundo está como está y los actores salen al paso sacando adelante sus propios proyectos. Este es el proyecto de dos actrices que les ha permitido tener una trayectoria de éxitos y les ha ampliado el campo de batalla: Gloria López y May Pascual. De tal manera que para su cuarta producción consiguen un Pulitzer de éxito para representar, Cena con amigos de Donald Margulies, y un director de premio Max, Daniel Veronese, para dirigirlo. Que estas dos actrices y los dos actores que las acompañan, José Olmo y Orencio Ortega, lo convierten en un éxito de público. Primero en el Lara, luego en la gira que han tenido, y ahora en el reestreno en el Sol de York, sala recién llegada a Madrid. Y también lo convierten en un nuevo éxito para Daniel Veronese y su peculiar estilo de dirección, pobre en tramoya y escenografía, pero rico en dar cuerpo a los textos sobre los escenarios, corporeizarlos. De tal manera que los actores con palabras y acciones son capaces de llevarnos de un espacio a otro, de un tiempo a otro, de una vida a otra. De lo que fuimos a lo que posiblemente somos. O de lo que somos a lo que posiblemente seremos. Como estas dos parejas amigas que han compartido tanto sin conocerse, sin comprenderse. Historia en la que una de dichas parejas necesita a la otra como confirmación de su propia felicidad, de su clase, de su grupo. Y la otra, simplemente, fracasa en la imitación, en la copia, de la historia de éxito de sus amigos, en su esforzado benchmark. Risas en acomodadas urbanizaciones cortadas por el viento de los tiempos que corren o al menos corrían.

Diario de un loco o el humor melancólico

Más teatro producido por actores. En este caso por José Luis García Pérez para el Fringe de Madrid que se celebró en el Matadero en verano de este año, y en el que triunfó representado en la terraza, lo que ha dado como resultado su reestreno en otoño en una de las Naves del Teatro Español. Teatro que se ha volcado con su promoción llenando las marquesinas de la capital con la cara del actor. Imagen poderosa, la de su mirada, la de su actitud, la de ese Aksenti Ivanovich que encarna haciendo olvidar los personajes por los que es reconocido por la calle. Ese ser alienado en un mundo burocrático y fuertemente jerárquizado de la Rusia zarista del XIX al que la única salida razonable y decente que le queda, para diversión y, también, tristeza del público, es la locura. Relato que trae a Gogol a los escenarios españoles de nuevo, para disfrute de espectadores y del equipo artístico. Autor con escasa producción para la escena pero que se adapta con cierta frecuencia a las tablas y al cine al ser un autor de calidad que no evita la risa a su público lector. Humor que debería estar aún más presente en este montaje. Tal vez coartado por la composición musical que separa las jornadas del diario de este loco. O por algunas soluciones de dirección. O por esa poética y sugerente escenografía de Mónica Boromello, pajaritas de papel en hueveras metálicas, que referencian más la ensoñación del relato que su risa. Y que hacen pensar que otro acercamiento también hubiera sido posible. Y, a la vez, que cualquier programador que la pille en gira no se arrepentirá de programarla y ofrecérsela a su público, pues será un éxito en su currículo.

Festival de Otoño a Primavera 13-14: primer round, 2 de 3

Se tiene que cerrar este número antes de ver la última obra programada para el primer trimestre del Festival de Otoño a Primavera 2013-14 (FdOaP13-14) de la Comunidad de Madrid. Obra con un título tan largo y evocador como “La chica de la agencia de viajes nos dijo que había piscina en el apartamento” de la compañía española El Conde de Torrefiel. Igual de evocador que el título Todo el cielo sobre la tierra (el síndrome de Wendy) de la magnífica obra de Angélica Liddell que ha inaugurado el festival y que, de nuevo, demuestra su dominio de lo escénico para afilar un concepto que hace un corte al espectador, un fino y suave corte en su piel dura, produciéndole un sangrado lento, en sábana, que moja la ropa más que mancha, algo que se nota por casualidad cuando uno se lleva la mano al pecho o la mete en el bolsillo para buscar la llave de casa. Algo que no se dio cuenta cuando salió del teatro de ver la historia de una mujer escondida en Shangái desde donde mira a una Europa que le resulta tan lejos y tan cerca.

Si la grandeza de un festival está en los riesgos que corre y los fracasos que está dispuesto a permitirse, en este trimestre, el FdOaP muestra y demuestra lo grande que es permitiendo al arriesgado Pablo Messiez, arriesgarse y fracasar con Las palabras (una historia de amor). Historia en la que trata de luchar contra el lenguaje irresponsable que nos infecta hasta hacernos morir, haciendo que sus personajes, que son de este mundo aunque no lo parezcan, hablen en un verso rimado que lo mismo viene de Lope que del cancionero folclórico español o del alguacil de pueblo. Permitiéndole esa mezcla de humor, música y poesía que poco a poco se va convirtiendo en marca de la casa.

Y para aquellos madrileños que se quedaron fuera de juego, de los Juegos Olímpicos, quiero decir, el festival trae las olimpiadas del humor y del juego limpio de Patrice Thibau de su Fair Play. Obra que cuando aparece acabada, porque uno ya no podría ni reír ni soñar más, es capaz de mostrar un último número, un as sacado de la manga sin malicia, una gimnasta que hace gritar a público y profesionales ¡yo de mayor quiero ser un payaso como Patrice Thibaud! (y si no puede ser, me pido Philippe Leygnac, el músico que con tanta gracia y sensibilidad le acompaña en esta obra allá donde Patrice le quiera llevar.)

Fichas artísticas de los espectáculos comentados

El crèdit
Autor: Jordi Galcerán
Dirección: Sergi Belbel
Producción: Bitò Produccions i La Villarroel
Escenografía: Max Glaenzel
Iluminación: Kiko Planas (AAI)
Sonido: Jordi Bonet
Vestuario: Berta Riera
Con (por orden alfabético): Jordi Boixaderas (Antonio) y Jordi Bosch (Director)
Página Web: http://www.lavillarroel.cat/es/ex/874

El crédito
Autor: Jordi Galcerán
Dirección: Gerardo Vera
Producción: Nicolás Belmonte, Carlos J. Larrañaga y Marisa Pino
Escenografía: Alejandro Andújar
Iluminación: Juan Gómez Cornejo
Con (por orden alfabético): Carlos Hipólito (Director) y Luis Merlo (Antonio)
Página Web: http://www.teatromaravillas.com/proximamente.html

Cena con amigos

Autor: Donald Margulies (traducción de Susana Groisman)
Versión y dirección: Daniel Veronese
Producción: GL Producciones
Escenografía: Ana Garay
Iluminación: José Manuel Guerra
Vestuario: Carmen de Giles
Con (por orden alfabético): Gloria López (Bea), José Olmo (Tomás), Orencio Ortega (Gaby) y May Pascual (Karen).
Página Web: http://www.glproducciones.es

Diario de un loco

Autor: Nikolài V. Gógol (versión de Luis Luque y José Luis García-Pérez)
Dirección: Luis Luque
Producción: José Luis García-Pérez producciones
Escenografía: Monica Boromello
Vestuario: Paco Delgado
Iluminación: David Hortelano
Composición musical: Luis Miguel Cobo
Con (por orden alfabético): José Luis García-Pérez (Aksenti Ivanovich)
Página Web: http://www.alvarezproducciones.com/espectaculos_en_cartel/ficha.php?id_espectaculo=26

Todo el cielo sobre la tierra (el síndrome de Wendy)

Dirección, texto, escenografía y vestuario: Angélica Liddell
Producción: Iaquinandi, S.L.
Iluminación: Carlos Marquerie
Sonido: Antonio Navarro
Música: Cho Young Wuk
Orquesta: PHACE Ensemble
Con (por orden alfabético): Fabián Augusto Gómez Bohórquez, Xie Guinü, Lola Jiménez, Jenny Kaatz, Angélica Liddell, Sindo Puche, Zhang Qiwen, Maxime Trousset y Saite Ye
Página Web: www.angelicaliddell.com

Las palabras (Una historia de amor)

Dramaturgia, Dirección, escenografía y vestuario: Pablo Messiez
Producción: LAZONA
Iluminación: Paloma Parra
Con (por orden alfabético): Alicia Câlot, Javivi Gil Valle, Fernanda Orazi, Marianela Pensado y Estefanía de los Santos

Fair Play

Creación y puesta en escena: Jean-Marc Bihour, Jean-Michel Guerin y Patrice Thibaud
Dramaturgia y asistente de puesta en escena: Marie Duret-Pujol
Producción: Productions Illimitees
Iluminación : Charlotte Dubail
Vestuario: Isabelle Baudouin
Músico: Philippe Leygnac
Con (por orden alfabético): Philippe Leygnac y Patrice Thibaud
Página Web: www.productionsillimitees.com

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn