El tío Jess, maestro de su propio género

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

jesus-francoJesús Franco iba para músico y acabó de director de cine, actor, guionista, compositor, productor y montador, todo ello repartido en varios nombres y una sola anatomía: la de un señor menudo que fumaba rodeado de señoritas salpicadas de sangre de pega. A sus espaldas, más de 200 títulos. El último, estrenado al margen de los circuitos comerciales, es Al Pereira vs Alligator Ladies. Por su extensa trayectoria cinematográfica fue premiado con un Goya de Honor en la ceremonia de 2009. Su papel en el cine español es fundamental y está considerado el padre de la serie B española. En aquella ocasión, le acompañó su musa y esposa, Lina Romay, otra rompedora de tabúes con quien colaboró en un sinfín de películas y que, por desgracia, falleció el año pasado de un cáncer repentino. Entre las cintas más destacadas de Franco, autor también de muchas de las bandas sonoras de sus películas, se encuentran Gritos en la noche o Venus in furs. Fue colaborador, además, de Orson Welles en Campanadas a medianoche. Necromicon, de 1968, es, sin duda, la más importante de las muchísimas películas que firmó. Tras presentarla en el Festival de Berlín, Franco recibió el tarjetón de un espectador que se decía impactado por la película y que quería conocerlo. Al dar la vuelta a la nota, Franco descubrió la firma de Fritz Lang, que después citó su película como una de sus favoritas de todos los tiempos.

Autor: R. A.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn