Elvira Quintillá: Esa pareja feliz

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

QUINTILLA WEBEsa pareja feliz es una magnífica película de Berlanga que la actriz Elvira Quintillá protagonizó en 1951. Después haría otros dos filmes históricos de nuestro cine: Bienvenido Mr. Marshall (1952) y Plácido (1961). Pero también podríamos denominar “pareja feliz” al matrimonio que formó durante 45 años con el también actor José María Rodero. Se habían conocido en la compañía de Rafael López Somoza. Se casaron el 2 de julio de 1947 y el actor falleció en año 1991, poco antes de estrenar Hazme de la noche un cuento.
Hubo unos años, los primeros del matrimonio, en los que Elvira fue mucho más popular que su marido, aunque el prestigio que logró Rodero acabaría por colocar en un segundo –e inmerecido- segundo plano a su esposa.
La primera reseña escrita que tengo de Elvira corresponde a 1940, cuando apareció en un montaje de La Malquerida protagonizado por María Guerrero (sobrina) y Díaz de Mendoza en el teatro Barcelona. Estaban en aquella compañía Lola Lemos, Hortensia Gelabert, Juan Beringola… Un año más tarde aparece –también en la Ciudad Condal- en Los chicos crecen, con Alfayate y Laura Alcoriza. En 1942 ya estaba integrada –y de gira por España- con Tina Gascó y Fernando Granada. Hizo con ellos Salón de té, Una luz en el mar, Filigrana, Cristina Guzmán, La Papirusa… Ya en Madrid se presenta con ellos en el teatro Reina Victoria, que la pareja ocupó durante casi dos décadas. Como pasa muchas veces, el inicio profesional de esta actriz debió ser muy precoz –con doce años- o el año de nacimiento no era el real.
Volvió a su Barcelona natal esporádicamente. En 1953 actuó con su teatro de Cámara en el estreno de Tres ventanas, en el que también intervino Rodero.
Sus últimas apariciones teatrales se produjeron en el teatro Español a las órdenes de Pérez Puig: Los intereses creados (1992) y Don Juan Tenorio (1993). Después desapareció de la escena.
Un dato prácticamente olvidado de su biografía artística es que en 1960 logró el premio a la mejor interpretación como cantante en el Festival de Benidorm, siendo considerada también artista revelación del mismo. Y ganó la nada desdeñable cantidad de 50.000 pesetas. Pero, posteriormente, no se le conocieron más veleidades musicales.

Antonio Castro

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn