Artistas y memoria: Red Aqua, una red ciudadana por la justicia de la memoria histórica

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Miembros de la Unión durante la ruedad de prensa
de Red Aqua.

Rocío Mostaza

La verdad es que no sé muy bien cómo comenzar este artículo, pero si sé que hacia noviembre de 2011, nace esta historia bella pero también amarga. El 14 de abril de 2010 se presenta la querella argentina contra la impunidad de los crímenes del franquismo, a cargo de la jueza María Servini de Cubría y el grupo de abogados argentinos Carlos Slepoy, Ana Mesutti, Beisnusz Szmukler, David Baigún, Ricardo Huñís y Máximo Csatex. La querella se centra desde el año 36 al 77, en el genocidio de lesa humanidad en el ejercicio del principio de jurisdicción universal, pero para julio de 2011 la justicia española dice que se está investigando algo que no se está investigando; exactamente la misma táctica que usaron los jueces argentinos y chilenos. Buena forma de dilación y de desactivar el proceso, ¿verdad?

Inicios

Hacia noviembre del 2011, la Unión de Actores y Actrices de Madrid activa una comisión para la memoria histórica, con el fin de comenzar lo primero, con un estudio de los artistas españoles represaliados, asesinados o exiliados de este país, y así ir creando poco a poco un censo de afectados por el franquismo para denunciar y revindicar la memoria de muchos trabajadores del espectáculo que sufrieron los atropellos del franquismo. Queremos sacar a la luz la injusticia que se ha cometido en el sector de la cultura, porque las represalias en este sector fueron muchas y variadas. Censura artística, de textos, de interpretación de los mismos, censura en la forma de actuación, tortura, asesinato o el exilio externo o interno de los artistas de este país. En abril de 2011 se presenta como querellante y es desde ese momento en que hemos estado colaborando con esta causa. La Red AQUA, que así es como se llama la red ciudadana de apoyo a la querella, se crea el 21 de junio de 2012. Está formada por más de 50 organizaciones para interponer una misma querella y con un mismo objetivo “sancionar a los culpables y reparar el daño causado a las víctimas y sus familias”.

Esta red se ocupa de trabajar alrededor de la querella. La juez María Servini de Cubría vino a España en septiembre de 2012 y ese fue el momento de estar todos juntos para decirle públicamente al mundo que no queremos que se repitan los patrones; que de hecho ya se están repitiendo con las mismas creencias que ya no sirven para este pueblo, porque, afortunadamente, está en otro punto mucho más avanzado. Es el momento de que se juzgue a los responsables de esta brutalidad, propia de las sociedades enfermas y atrasadas, muy atrasadas, como nos demuestran las sociedades de otros países como Argentina o Chile que ya han limpiado su fango para seguir avanzando.

La Unión de Actores colabora en ese trabajo conjunto, en el que una de sus primeras premisas es SUMAR y por fin dar un paso como país y como sociedad, que no hemos dado hasta ahora y no porque no tengamos una gran capacidad como pueblo; como bien está demostrado a lo largo de nuestra historia: siglo de oro, humanismo, generación del 98, del 27, del 50, sino porque no se nos ha permitido, quizás por miedo precisamente a que este pueblo demuestre por fin esa gran capacidad intelectual y creadora tan avanzada.

Por primera vez

Es un camino y un momento en el que hay muchas ganas y mucha esperanza porque es la primera vez que sucede un acontecimiento de esta magnitud en España, aunque no olvidemos que esto ya ha sucedido y satisfactoriamente –dentro de lo que la historia tiene de satisfactoria– en Argentina o Chile. Sinceramente vivimos una actualidad cuajada de ataques directos y agresivos hacia la sociedad desde, manifestaciones en la calle en las que ya también los bomberos, los funcionarios y, por supuesto, los artistas y el resto de la sociedad son agredidos, calificados y tratados como delincuentes y detenidos solamente por salir a la calle a decir en voz alta que nos están violentando en nuestro día a día, que nos están agrediendo y que no estamos de acuerdo. Los continuos momentos de meter miedo a la población, a la sociedad que somos todos, se adivinan sin ser una Aramís Fuster. Las artimañas que utilizan son las mismas, sí. La persecución que se hace a ciertos colectivos por ser de otro color o hablar otro idioma, atiborrándoles a multas por expresar lo que ya todos sabemos y ellos mismos también son racistas, clasistas, de otra estirpe. Esas multas que la administración espera que no abonen nunca, para así poderse cebar más y mejor, tienen cierta similitud a los años 30 y posteriores en los que se le ponían multas inalcanzables al “perdedor” para llevarlo a la auténtica miseria económica y moral del individuo.

En esos tiempos, también el “vecino” era maltratado por el alcalde o aledaños, que se cebaban con el HOMBRE hasta que le conseguían poner la soga al cuello y le hacían sentirse, por fin, un ciudadano de segunda. Tanta similitud entre ese pasado y este presente, me resulta más dramática y grave de lo que aparentemente parece. Es un calco de unas formas de actuación que se han utilizado y lo más importante, se siguen utilizando en la actualidad y siempre con un mismo patrón y con un mismo objetivo: abusar del más desfavorecido que lo es, porque, previamente ya se han ocupado de que lo sea.

Otro momento de la rueda de prensa de apoyo a Red Aqua.

Ese ente abstracto al que acusamos es el poder… pero ¿quién es el poder sino todos aquellos que lo ejercen o lo sustentan? A pesar de todo, existe en este país un “intra-algo” que perdura, a pesar de que hayan intentado extirparlo o frenarlo para que se pasen los plazos y así librarse “los malditos” de cualquier culpa o ni siquiera responsabilidad… Este sabor, olor, sentido que no se puede explicar, pero que no puede morir porque nos pertenece a todos, también a los hijos de los hijos, es algo que va más allá de lo divino y de lo humano y por eso sigue el pueblo resistiendo en el tiempo presente, que demuestra que no es posible vivir sin limpiar previamente el fango pues, aunque lo tapemos una y otra vez, un día volvemos a estar hasta el cuello. Hay que airear, abrir las ventanas para que corra el aire y se limpien las humedades de las paredes y también las almas porque somos un pueblo que lo merece, porque somos capaces de estar aquí y ahora y de esta manera sin olvidar nunca de donde venimos, pero con la fuerza del recién parido. Porque es el momento del yo denuncio, del no permitir más impunidad a esos crímenes, de seguir resistiendo. Es el momento de juzgar a los responsables de tamaña atrocidad y que paguen por sus actos. Es el momento de ver que, al final, el tiempo pone las cosas en el sitio que les corresponde y que, si conseguimos dar este paso, conseguiremos tener un presente mucho más justo y más limpio de lo que es ahora.

Es el momento del tiempo presente y desde el tiempo presente empezamos, porque ahora es el principio del fin.

*Si estás interesado en obtener más información relacionada puedes entrar en:
www.redaqua.wordpress.com
www.comisionmemoriadelaunion.blogspot.com
www.uniondeactores.com/comisionmemoriadelaunion

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn