Teatros: Teatro Marquina 50 Aniversario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El origen del teatro Marquina está en el legado que el dramaturgo Eduardo Marquina hizo al Montepío de Actores. Dejó en su herencia dos fincas en la calle Prim para que, con sus rentas, se beneficiara al citado Montepío. Pero llegó un momento en el que los gastos de conservación superaban a los ingresos. Entonces, un grupo de empresarios, con Alfredo Matas y Alberto Closas a la cabeza, se ofreció a pagar una fuerte cantidad a los propietarios para poder derribar los inmuebles y levantar seguidamente un edificio con teatro. Así se gestó el Marquina, que abrió sus puertas la noche del 21 de diciembre de 1962. Este año cumple sus primeros cincuenta años de existencia.

Se levanta el telón

Para levantar el telón Alberto Closas eligió la comedia Operación embajada, del académico Joaquín Calvo Sotelo. Un extraordinario reparto, en el que estaban López Vázquez, Susana Campos, Manuel Collado y el propio Closas, alumbró el nuevo teatro, vecino del María Guerrero y del Infanta Isabel.

Inauguración

Apenas tres años se mantuvo Closas como empresario de la sala y de la compañía, vendiendo su participación en 1965. Se convirtió entonces en empresario don Andrés Kramer, un agente literario húngaro que llegó a España durante la II República. Realmente su presencia aquí fue meramente circunstancial. Su empresa le había ofrecido la posibilidad de trabajar en Polonia o en España. Como era amante del calor, se decidió por nuestro país. Aunque al comenzar la Guerra Civil se marchó a Lisboa, pocos meses después retornó a San Sebastián y, posteriormente, a Madrid. Durante los casi veinte años que tuvo arrendado el Marquina se produjeron algunos de los estrenos más sonados de la segunda mitad del siglo XX.

Pasado al furor escénico surgido al desaparecer la censura, este teatro entró en franca decadencia, hasta cerrar sus puertas al comenzar la década de los ochenta. Sin embargo, en 1984 el empresario Alejandro Colubi compró el inmueble y reabrió la sala en septiembre de ese año con la comedia El camino verde. Durante una década más siguió con la programación cotidiana pero, en 1996, el señor Colubi decidió tirar el teatro para reconstruirlo con los avances del momento. Fue obra entonces de la arquitecta Paloma Carnero. Las obras se prolongaron durante dos años. El 20 de marzo de 1998 volvió el Marquina a la vida con el estreno de Master Class, con Nuria Espert al frente del reparto. Actualmente la empresa Marquite sigue en el teatro, gestionando, además, el Príncipe y el Arenal.

El método Grönholm (2004)

Eduardo Marquina

El dramaturgo Eduardo Marquina, barcelonés de nacimiento, decidió instalarse en Madrid poco después de comenzar el siglo XX. También entonces, tras haber publicado sus primeros libros de poesía, debutó en el teatro con un gran éxito: Las hijas del Cid (1908). Se especializó en dramas de corte histórico y revalidó su triunfo con En Flandes se ha puesto el sol, La ermita, la fuente y el río, Las flores de Aragón o Fuente escondida. Hoy su teatro ha desaparecido completamente de la escena. Marquina fue presidente de Sociedad General de Autores y académico. Falleció el año 1946, con sesenta siete años, en la ciudad de Nueva York, cuando se disponía a regresar a España tras una gira de promoción por Latinoamérica.

Estrenos destacados

Son más de doscientos los títulos estrenados en este teatro en su primer medio siglo. Bastantes de ellos se recuerdan por el impacto que tuvieron en su momento o por el éxito de taquilla. Hay que citar La casa de la chivas (1969); Las mariposas son libres (1979), Godspell (1974); Cinco horas con Mario (1979), Paso a paso (1986), Arte (1999) y El método Grönholm (2004). En este teatro, por ejemplo, realizó su última aparición escénica el actor Alfredo Landa con Yo quiero a mi mujer (1977). Cuatro años antes, Marisol había hecho su debut como actriz teatral con Quédate a desayunar.

Alberto Closas. Andrés Kramer.

Teatro Marquina
Dirección: Calle Prim, 11
Inauguración: 21 de diciembre de 1962
Arquitectos: José María Bosch Aymerich (proyecto original) y Paloma Carnero (reconstrucción 1996)
Aforo: 500 espectadores

Antonio Castro Jiménez

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn