Entrevista: Ernesto Caballero

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

enfoques_ernesto_2_c“El CDN se ha abierto a la profesión y a la sociedad con propuestas que favorecen el diálogo y aumentan las convocatorias públicas para proyectos”

Esta entrevista es la puerta que abre pasillo entre La Unión y el Centro Dramático Nacional. Es el nacimiento de un lazo informativo, de interés social y cultural que se desarrollará trimestralmente. Ernesto Caballero, director del CDN, es un “hombre de teatro” que, junto a su equipo, reinventa día a día el teatro público, bastante machacado por los recortes.

Actores.- ¿Qué objetivos planteados ha logrado el equipo del CDN desde que trabajas como director del centro?

EC.- Al cabo de un año de gestión hemos puesto en marcha nuevas líneas de acción y, además del incremento en la actividad que mencionas, cabe destacar el impulso a la dramaturgia española contemporánea que ha hecho que nuestra programación contara con un alto porcentaje de textos de autores vivos, un espacio de creación nuevo para los jóvenes dramaturgos y publicaciones de textos nuevos para difundir las obras. Por otro lado, estamos cooperando con las compañías y productoras del territorio nacional. En mi primera temporada hemos abierto las puertas a compañías de Andalucía, País Vasco, Zaragoza, Valencia, Cataluña, Extremadura y Madrid, fortaleciendo la idea de un teatro público. Muchas de esas compañías, a pesar de llevar años de actividad reconocida, no habían tenido la ocasión de estar en el Centro.

Hemos inaugurado el Laboratorio Rivas Cherif, un espacio de investigación e innovación generador de actividades que enriquecen y complementan nuestra función de producción y exhibición. Dentro del Laboratorio hemos creado un espacio dedicado a los actores, “La Vía del Actor”, que ha permitido que actores del Laboratorio participaran en encuentros, clases magistrales, charlas o talleres, formando grupos de investigación. Se trata de un proyecto muy ambicioso en el que además hemos comprometido a los creadores internacionales del ciclo “Otras Miradas”, cada vez que una compañía extranjera nos visita propiciamos un encuentro entre sus miembros y los profesionales de nuestro Laboratorio (Declan Doneland, Anne Bogart, Guillermo Calderón…).

En fin, hemos abierto el Centro a la profesión y a la sociedad mediante una serie de iniciativas que buscan propiciar un diálogo permanente, aumentando el número de convocatorias públicas para proyectos, audiciones, talleres, encuentros, convenios y acuerdos de colaboración. Por tanto, podemos afirmar que el CDN es más accesible cada día tanto para los profesionales como para los ciudadanos. Todo ello en un momento de gran dificultad económica que nos ha obligado a racionalizar el gasto, optimizar recursos y a asumir un sobreesfuerzo por parte de todos.

A.- ¿Qué planteamientos son más difíciles de ejecutar?

“La Vía del Actor es otra cosa, se trata de un espacio para actores interesados en la investigación y en la reflexión, hoy tan necesaria, del oficio del actor”

EC.- Sin duda, transformar las dos sedes del CDN en auténticas casas de teatro donde la vida artística con sus plazos, sus lógicas y sus necesidades prevalezca sobre una maquinaria administrativa que, a pesar de contar con muy buenos técnicos que velan por el teatro público, también necesita reinventarse y buscar fórmulas más ágiles y flexibles.

A.- Alguien se preguntará por qué está subvencionado o es público. Obviando esa razón… ¿Qué hay en el CDN para que continúe vivo desde su fundación en 1978?

EC.- Evidentemente porque siempre ha prevalecido por parte de sus directores un criterio de búsqueda, la excelencia artística, y de respuesta de las necesidades que la sociedad del momento demandaba. Todos mis antecesores han tenido el acierto de ampliar el concepto de rentabilidad a aspectos no sólo económicos, sino también a los sociales, políticos y culturales en sintonía con lo más innovador de la creación escénica internacional.

A.- Llegas y nace el Laboratorio de Rivas Cherif, los encuentros para la investigación teatral. ¿Cómo va?, ¿cuál fue la necesidad para crear este espacio?

EC.- Una de las reflexiones que llevaba haciendo desde hace tiempo consistía en la ausencia real de espacios de diálogo entre los creadores. La cooperación, consustancial al hecho teatral, brilla por su ausencia en una profesión secularmente desestructurada quizás como reflejo de una sociedad que tiene también dificultades para trabajar por el bien colectivo. Por eso, el Laboratorio es una invitación a todos los profesionales del teatro para que construyamos un espacio que nos permita reinventarnos, huir de las viejas fórmulas y pensar juntos lo que necesitamos para avanzar.
Transición, un montaje actual del CDN.

enfoques_ernesto_3_c

Transición, un montaje actual del CDN.

A.- Los Lunes con Voz funciona de maravilla, o por lo menos cara al público. He podido disfrutar de unos cuantos encuentros y son una delicia cada uno de ellos. ¿Cuáles son vuestros objetivos para llevarlos a cabo?

EC.- Se trata de vincular al teatro con la sociedad mediante encuentros de notables personalidades de distintos ámbitos que ofrecen su enfoque de las temáticas planteadas en las obras que tenemos en cartel. Efectivamente, ha despertado mucho interés en el público y en diferentes instituciones que nos solicitan realizar este tipo de eventos con más asiduidad. El objetivo es romper con el ensimismamiento que puede producir enfocarse sólo en la exhibición. En Los Lunes abrimos el teatro a la política, a la ciencia, a las demás artes… y permitimos que el público conozca otras facetas de la creación teatral y damos voz a muchos profesionales que conforman la gran familia de nuestro oficio.

A.- En una sesión de Los Lunes con voz se creó un encuentro entre dramaturgos de diferentes generaciones. ¿Cuáles son las razones por las que todavía no se han representado ninguno de los textos seleccionados en Escritos en la Escena? En la web del CDN indica que sí se han llevado a escena, pero la información de que aún no se han presentado a público proviene de fuentes tan cercanas como los propios dramaturgos.

“Hemos comprometido a los creadores internacionales en el ciclo ‘Otras Miradas’. Propiciamos encuentros entre las compañías extranjeras y los profesionales de nuestro Laboratorio”

EC.- El proyecto Escritos en la escena es un proceso de construcción de textos sobre la práctica que incluye una exhibición de diez días con el público en unas presentaciones exentas de aparato escénico. La experiencia con el público ha sido incuestionable como final del proceso de investigación propiciado desde el Centro. Ahora bien, si lo que me preguntas es por qué el CDN hasta la fecha no ha acometido la producción completa de uno de estos textos se debe a que queremos seguir adelante con la investigación y dar oportunidad a un mayor número de dramaturgos antes de decidirnos por una u otra propuesta. Consideramos que en este primer año hemos puesto las bases de un proyecto cuyo énfasis no está en el resultado, sino por el contrario en el proceso creativo. También creo que, para los jóvenes dramaturgos y para la sociedad, es importante asistir a las representaciones de textos de ilustres maestros de la escritura teatral, escritores vivos que están en plena madurez de su carrera y que también deben ser considerados por el Centro.

A.- ¿La “parte actoral” de La Vía del Actor está teniendo un desarrollo más confuso? Además de la información que se recibe a través del correo electrónico de todas las actividades del CDN, hay actividades promocionadas que no se han llevado a cabo o mantenido. ¿Cómo ves la actividad dirigida a actores con el resto de actividades que están teniendo un mayor recorrido?

EC.- Todas las actividades anunciadas en el Laboratorio se han realizado, con excepción de un Lunes con Voz que se suspendió por enfermedad de un ponente. El proyecto ha vinculado a los actores a todas las actividades del Laboratorio, como no puede ser de otra manera, ya que el actor es la pieza clave del hecho teatral y en este primer año hemos conseguido que más de 500 actores tuvieran oportunidad de participar en nuestras actividades. Además, hemos recibido muchas cartas de agradecimiento que nos estimulan a seguir ampliando las posibilidades de este proyecto.

A.- Era difícil creer que se formaría una bolsa de trabajo o un Off-CDN con sustento y buena acogida, pero es que además sólo Los Conserjes de San Felipe dirigida por Hernán Gené ha visto la luz. ¿Por qué esa recopilación de currículos y fotos de actores para un solo montaje?

enfoques_ernesto_cEC.- Algunos han confundido La Vía del Actor con una bolsa de trabajo, que también existe en el CDN, y que muchos directores consultan para los elencos o para convocar audiciones en las demás producciones, pero La Vía del Actor es otra cosa, se trata de un espacio para actores interesados en la investigación y en la reflexión, hoy tan necesaria, del oficio del actor. La información de la que dispones está incompleta y por eso me permito aclarar que La Vía del Actor nutre absolutamente todos los proyectos de investigación del Laboratorio, de ahí se han configurado los repartos de Los Conserjes de San Felipe, dirigido por Hernán Gené; Esperando a Godot, dirigido por Alfredo Sanzol; así como los cuatro Escritos en Escena de esta temporada bajo la dirección de Julián Fuentes, Tamzin Towsend, Jesús Cracio y Antonio Castro. Evidentemente cada creador ha tenido autonomía para elegir su equipo de trabajo una vez que consideramos que todos los actores de nuestro Laboratorio merecen las mismas oportunidades.

A.- Desde este proyecto (LVA) se ofrecen cursos con nacionales e internacionales profesionales de distintas disciplinas teatrales, pero no siempre es posible. Existen charlas, mesas redondas y encuentros abiertos a todo el público y gratuitos que no tienen nada que ver en la admisión para cursos intensivos de uno o dos días muy interesantes, pero a más de cien euros las dieciséis horas de encuentro. ¿Es legítimo que se cobre por actividades subvencionadas por el Ministerio de Cultura?

EC.- Las actividades de La Vía del Actor son de varios tipos y, por supuesto, las hay gratuitas y abiertas a todos los que quieran participar como son los Lunes con Voz o la Clase Magistral con Nuria Espert, algunos talleres, encuentros, lecturas, etc. En el caso de los talleres a los que te refieres, también tienen una subvención sobre el precio real de la actividad al igual que toda la oferta del Centro, los actores son tratados como lo que son, ciudadanos, y como tal les hacemos una oferta sostenible teniendo en cuenta el presupuesto que se nos destina y los márgenes legales que tenemos.

“Las actividades de La Vía del Actor son de varios tipos. Las hay gratuitas y abiertas como los Lunes con Voz o la Clase Magistral con Nuria Espert”

A.- Como profesional de las artes escénicas, dejando de lado tu faceta como director del CDN, ¿qué opinión tienes sobre los cursos de dos días con Directores de Casting? ¿Crees que actores y actrices nos convertimos en clientes cuando pagamos entre cien y doscientos euros por un encuentro de diez horas con un profesional y compartiendo aula con treinta desconocidos? ¿Has realizado alguna vez este tipo de master class?

EC.- Esto es muy relativo: depende de tu interés o situación personal, depende del director de casting, del maestro… Es verdad que a veces se producen abusos y otras es una buena manera de conocer actores y actrices en sesiones más completas que el consabido “di tu nombre y ponte de perfil…”. Eso sí que me parece bastante decepcionante… A veces, cuando te llaman para dar un taller descubres profesionales con los que te gustaría trabajar y que, de otro modo, no llegarías a conocer. De hecho, algunos de mis actores habituales los he conocido en encuentros de este tipo… Ahora bien, también hay que tener en cuenta que el actor también elige, se trata de una relación recíproca. Por lo que a mi respecta, cada vez me resulta más difícil trabajar con un actor que no me ha elegido.

Autor: Naiara Murguialday

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn