Festivales : Cómo te cuento el mundo: Festival Madrid Sur 2008

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Laura Fernández

Un año más, siete municipios de la Comunidad de Madrid abrieron sus puertas al Festival Internacional Madrid Sur. Del 3 al 25 de octubre del 2008, esta iniciativa sociocultural y teatral iniciada en el año 1996, que fomenta el desarrollo de las personas y las colectividades, estuvo orientada hacia la creación de una cultura democrática; hacia la percepción del teatro como un medio con capacidad de expresar las realidades de los distintos colectivos.

Kraft, de Bambalina Teatro

Piel de agua, de Teatro del Aire

Alcorcón, Aranjuez, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Parla y Rivas-Vaciamadrid han sido, por decimotercer año consecutivo, el escenario de uno de los festivales internacionales más importantes de nuestro país. Con la misma ilusión y empeño de cada año, los ayuntamientos de dichas localidades madrileñas prepararon con gran entusiasmo cada detalle de la programación del certamen para no defraudar ni al público ni a la crítica.

Miguel Poveda, cantaor flamenco nacido en Badalona y ganador del Festival Nacional del Cante de las Minas de la Unión, fue el encargado de inaugurar el sábado 4 de octubre la primera actuación del festival en el Teatro José Monleón, situado en la localidad madrileña de Leganés.

El festival Madrid Sur, que este año cumple su XIII edición, se presenta bajo el título: “Cómo te cuento el mundo”, y busca hacer hincapié en la ruptura de las barreras sociales, en la incipiente conciencia política de sectores hasta ahora silenciados y en el emergente protagonismo de la pluralidad cultural. Teatro, danza y música se unen sobre un mismo escenario para dar cabida a los nuevos lenguajes escénicos surgidos a raíz de las nuevas percepciones del mundo de sus creadores.

Espectáculos de flamenco como Tórtola Valencia, bajo la dirección de Pepa Gamboa, basado en la vida de la famosa bailarina que conquistó con sus danzas orientales a medio mundo y que llegó a convertirse en un gran símbolo de exotismo a principios del siglo XX, o Sin frontera, de Miguel Poveda, invitan sabiamente al espectador a reflexionar sobre el sentido de la vida. “La frontera nos enseña la muerte que baila en cada una de sus juergas, nos enseña que ella es compañera, que no es mala del todo, que no nos engaña, y con suerte, nos deja que sigamos repitiendo de fiesta en fiesta”, dijo Miguel Poveda.

Montajes como La piel del agua, de Lidia Rodríguez Correa, dirigiendo su espectáculo a las mujeres, asumiendo la exclusividad del público femenino como un reto, una propuesta estética y conceptual; Ariadna, de Carlos Iniesta, basada en la enigmática y misteriosa personalidad del personaje mitológico del mismo nombre que se encontrará, a lo largo de la representación, en el dilema que supone la pasión por vivir y la sumisión a los dictados del poder, o Kraft, de Jaume Policarpo, cuya complejidad reside en la capacidad de transmitir sentimientos y emociones a partir de los sonidos producidos por pliegos de papel, son solo algunos ejemplos de la diversidad y riqueza de estilos que el festival ofrece al espectador.

Con canciones, tres comidas y un beso surge Una historia de amor en doce canciones, de Faouzi Bensaïdi, retrato del mundo globalizado en el que vivimos donde, cada minuto, una pareja se forma y otra se deshace sin que ello intervenga en el transcurso de la historia. “¿Cómo decir ‘te quiero’ en los SMS, los e-mails, los MMS, la cultura zapping, cuando los libros de poesía han dejado de venderse?”, se preguntó Faouzi Bensaïdi.

Itziar Pascual crea Princesas con la imaginación de los niños; que cuenta la historia de cuatro jóvenes que crecen y deben tomar su propio camino en la vida. La representación, que invita a reflexionar sobre el paso de los años, alude a la infancia, a los juegos, al patio, al barrio…; es la historia de las princesas que soñamos ser, esas princesas olvidadas y, en ocasiones, aún escondidas.

Las coreografías de Cuenta atrás, de Soraya Cejudo y Helena Berrozpe, son un espectáculo de tres piezas con seis bailarinas, que retornan al pasado, a los obstáculos, a las experiencias vividas, a los desamores y a los propios miedos que impiden, en muchas ocasiones, que el ser humano llegue a desarrollarse plenamente en un universo que le envuelve y le ahoga sin permitirle un respiro.

“¿Cuándo un pueblo tiene derecho al uso de la violencia contra el poder opresivo e injusto?”, escribe José Carlos Plaza, director de Fuenteovejuna, representación movida por la necesidad de profundizar a través de la simpleza y vulgaridad de lenguajes y medios de libre acceso.

Pero el Festival Madrid Sur no solo incluye espectáculo, no solo se conforma con las artes escénicas que intentan reflexionar sobre nuestra forma de ver el mundo, sino que van más allá.

Gracias a la colaboración de la Universidad Carlos III, se ofrecen jornadas de puertas abiertas a todos aquellos estudiantes y adultos que quieran acudir a la Residencia Fernando de los Ríos, del campus de Getafe entre los días 21 y 23 de octubre. Estas conferencias tratarán de resaltar la importancia de la Declaración de los Derechos Humanos suscrita por Naciones Unidas en 1948 y permitirán un minucioso análisis de algunos de los temas capitales para la humanidad contemporánea, partiendo de la existencia de una serie de principios éticos invocados a menudo y vulnerados por la práctica económica y la política internacional. Además, durante esos mismos días serán publicadas las actas de las tres últimas ediciones del Festival y el Premio Madrid Sur para textos teatrales, abierto este año a todos los autores y autoras en lengua castellana.

“Como en ediciones anteriores, la preocupación por la realidad sociopolítica que nos rodea vuelve a ser la seña de identidad de este festival que, esta vez, pretende mostrar diferentes percepciones del mundo sin sumisión a ningún canon habitual, y lo hace a través de un lenguaje libre. Espero que el Madrid Sur sirva para despertar las conciencias sociales porque, al fin y al cabo, la cultura no es más que un instrumento para hacer a la sociedad más libre”, comentó José Catejón, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Leganés.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn