Festivales : El FOP 2012: una entretenida y repetida Torre de Babel

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Antonio Hernández Nieto

The Master and Margarita.

Le Mariage.

Inglés. Ése es el calificativo que se merecería el Festival de Otoño en Primavera de Madrid 2012 (FOP12) que comenzó con The suit, el montaje del director de escena inglés Peter Brook y acabó con el escándalo forzado de Can we talk about this? espectáculo de DV8 Physical Theatre. Pasando por el éxito de crítica y público del festival: The master and Margarita de Bulgákov, montado por Complicité. El espectáculo que nadie se quiso perder y al que se aplaudió como un solo hombre. Todos ellos programados en los Teatros del Canal, que han convertido la calle Bravo Murillo en pivote sobre el que basculaba el festival. Y entre tanta celebridad una pequeña compañía de UK, Quarantine, que llegó con las mejores críticas, y que se programó en ese espacio alternativo-chic que es La Casa Encendida de Madrid.

Para los que no son tan aficionados a lo inglés tuvieron sus alternativas. En francés, por ejemplo, llegaron otros dos clásicos del festival. La Comedié con Le Mariage y esa forma suya (y tan francesa) de hacer teatro. Y Patrice Chéreau, que presentó el monólogo Coma en el Teatro de la Abadía. Apuestas por caballos ganadores que ya han mostrado su rentabilidad en otras ocasiones y que podrían haber sido programados en cualquier otro momento del año igual que el Brook. No fue el único francés que se oyó. Los belgas Tsang también usaron esta lengua en su Le chemin de Schnitzler, oculto entre los blockbusters festivaleros programados.

El español salió a escena, junto con el inglés y el francés, en Playing cards 1: Spades de Lepage (que también suele volver con el festival). Estreno absoluto del FOP12, del que habrá que esperar las otras tres partes que faltan por montar y verlas antes de pronunciarse. También se dejó oír en La vida crónica del multicultural Odin Teatret (otro que repite). Y se cantó con el francés y el catalán en el concierto de Jur, esa Pippi Calzaslargas de la Cridacompany. Y, por supuesto, se habló en los montajes españoles de Tala, Alemania y Las criadas. Donde se mezclaron diferentes acentos de aquí y del otro lado del charco.

La pujanza cultural en España de esos tres idiomas no impidió que otras lenguas se hablaran o cantaran. El italiano llegó con Vinicio Capossela en el interior de una ballena. El portugués con Mundo Perfeito, que trató de abrir una ventana al país vecino, es decir, al nuestro y hacer reír. El alemán de LOD trajo una plaga de termitas que es de esperar que se fuera, una más de las que nos llega de aquel país y nos asola.

En esta Torre de Babel hubo también quien calló, como Xavier Bovés en Insomnio, y algunos que callados se pusieron a bailar como hizo Antonio Ruz en Ojo, defraudando, o Muriel Romero en Stocos, entusiasmando. Y hubo quien, ya puestos en la Torre de Babel, se atizó, eso sí, artísticamente como el belga Pieter Ampe y el portugués Guilherme Garrido en Todavía soportándote (a lo que se podría añadir en esta Europa de nuestro descontento). En fin, un buen batiburrillo de espectáculos al que le hubiera venido de perlas un fin de fiesta como el que ofreció, a mediados del festival, Chilly Gonzales, que se define a sí mismo como un entertainer, palabra que describe muy bien el FOP12 que ya ha acabado.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn