Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

R.A.

El Festival de El Ejido celebró su XXXII certamen del pasado 22 de mayo al 13 junio, fechas en las que cada año el pueblo se llena de apasionados por el teatro y el arte.

Enrique 5º, de Achiperre teatro, fue uno de los
espectáculos del festival.

“750 cajas de plástico resistentes de las que utilizan los agricultores, unidas con la mejor técnica de punteo con alambre, como se ajusta el plástico al tejido del invernadero y sobre ellas las planchas de tres escenarios municipales” son declaraciones de cómo se las ingeniaban poniendo toda su pasión y originalidad para hacer posible este encuentro en sus comienzos sin recursos pero con muchas ganas.

Orígenes

El Festival de El Ejido se remonta a los años 70 y ha funcionado y funciona hasta hoy en día sin pausa, gracias al esfuerzo constante promovido por el asociacionismo a favor de la cultura y educación. El Ejido ha considerado las actividades culturales como instrumentos para promover la toma de conciencia, el desarrollo personal y la participación activa en la vida de la comunidad. Este festival aprovecha para organizar encuentros, charlas, lecciones entre grupos profesionales y aficionados.

Cuenta con gente tan comprometida como el responsable técnico del teatro Juan Rafael Cabrera, Miguel Ramírez y José Antonio Torregrosa y un gran equipo del área de Cultura.

Tenemos toda la información de la constate evolución del compromiso con el teatro de esta población almeriense, gracias al libro de Elías Palmero Villegas titulado El Ejido se escribe con T de Teatro:
“Se celebra en el año 74 el Primer Concurso de Representaciones de Teatro Infantil y Juvenil, en la que participan compañías de Ganada, Almería y El Ejido. Este primer encuentro se celebra al aire libre y cuenta con limitados medios humanos y materiales.

Destacan “Los Juglares” con una obra de Buero Vallejo Hoy es fiesta, obras como La casa de Bernarda Alba dirigido por Juan Antonio Barceló y Axioma hace su estreno con Las ratas roen las cuerdas.

Como punto de inflexión se funda la asociación Círculo Cultural y Recreativo de El Ejido y más tarde El Polideportivo, que tiene como fin la promoción cultural y social. Aportaron un gran esfuerzo a esta iniciativa con sus ansias de participación, el deseo de tomar calles y plazas, de expresar lo colectivo, mueve las políticas de concejalías de cultura y ciertas empresas que lo patrocinan, de este municipio.
Esta asociación se encarga del segundo certamen que tiene como sede la Terraza Valencia y se amplía el número de comunidades participantes por lo que pasa a ser llamado Certamen Andaluz de Teatro Infantil y Juvenil que cuenta la participación del pueblo regional, con el propósito de estimular las inquietudes de los jóvenes.

Durante esta época se lucha contra la censura impuesta por el Ministerio de Información y Turismo que actúan sobre algunas de las obras como La excepción y la regla y Antífona catalogada para mayores de 18 años. Representada por el grupo teatral La Garrocha de Huelva, que se salen de los cánones habituales y se convierte en un espectáculo teatral puro.

El tercer certamen de teatro independiente triunfa en las universidades, en un momento de tensiones políticas de España en transición. Destaca llevándose el premio el Grupo Tepsis de Málaga con la versión del Retablo del Flautista.

En el año 77 las estrellas del evento son Esperpento y Dagol-Dagom, que son unos de los primeros referentes de la cultura teatral española.

En los años 80 este movimiento vive una situación de gran transcendencia por su evolución, gracias a una gran fuerza asociativa e institucional para cubrir las carencias existentes, ya que no cuenta con infraestructuras culturales.

En el 82 el quinto certamen corre a costa de la comisión de cultura de la asociación de vecinos. En este se ofrece una gran diversidad de actividades y juegos y las tardes se hacen temáticas: el mar, libros, mercadillos de intercambio, colaboran animadores que provocan un clima lúdico donde caben todo tipo de excentricidades y provocaciones estéticas.

Después su gestión financiera pasará a manos del ayuntamiento y contará con la colaboración económica de la Junta de Andalucía y la Diputación de Almeria. En cuanto a la organización como empresa se hará cargo un organismo autónomo: la coordinadora de teatro, donde colaboran los vecinos y colectivos sociales.

Crecimiento y consolidación

En los 90 el festival se hace como un signo de identificación de la población, gracias a su organización, recursos materiales e infraestructuras. El formato del festival se consolida y se amplia, pudiendo visitar representaciones de grandes compañías como Els Joglars, Els Comediants, la Fura dels Baus, La Cubana; este formato medio al que pertenecen la mayoría de las compañías mientras que el pequeño formato, conformado por los aficionados que han sido formados por los talleres municipales de teatro, dirigidos por el grupo Botavara y coordinados por Mónica López Bernal; así tienen lugar representaciones callejeras, los teatro-circo, teatro-danza con la participación de Joaquín Cortés, Antonio Canales, Sara Baras, Ballet Nacional de España, la Compañía Andaluza de Danza o el Ballet Bolshoi; y también teatro bolsillo, espectáculos golfos o las estatuas humanas. Es decir, todos los ejemplares de la rica fauna farandulera.

Su filosofía sobre el trabajo colectivo, que genera nuevas ideas, contactos y mucho arte, les invita a visitar anualmente el Mercado de Teatro de Tarrega, pueblo de Lérida, dónde se organiza una feria a la que acuden productores, compañías, representantes y sus compradores (son las instituciones teatros, programadores, etc. de España y Europa)

Actividades para los visitantes, espectáculos, debates, se conocen nuevas tendencias, se negocian bolos…

Por fin, en el 2008 se inaugura el nuevo Teatro Auditorio, con capacidad para más de 900 espectadores. Esta 32 edición del festival ha contado con 44 compañías de artes escénicas, que realizaron mas de 80 funciones durante los 20 días de espectáculos en más de 12 espacios diferentes. De las cuales 10 son internacionales y 34 nacionales, de las que 15 son de Andalucía.

Y, algo muy importante, justo antes del festival, se celebró la 20 Muestra de Teatro Aficionado, con la participación de 30 grupos, todos ellos de El Ejido y donde más de 425 actores y actrices locales fueron los protagonistas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn