Interpretar la ópera y la zarzuela : ¡Prohibido olvidar la belleza!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Adolfo Simón

¿Qué se puede hacer en la escena en estos tiempos de desastre y oscuridad en el día a día? Sólo nos queda esperar que los artistas sigan siendo comprometidos sin olvidar la belleza. En el cierre de temporada hemos podido disfrutar de un buen ramillete de espectáculos en los que había un discurso bien aderezado de especies exóticas. Un buen balance final.

Ópera en el Real

I due Figaro, de Severio Mercadante a partir del libreto de Felice Romaní, basado en la comedia Les deux Figaro ou le sujet de comédie de Honoré-Antoine Richaud Martelly, se presentó en el Teatro Real en una nueva producción en la que también han participado el Festival de Pentecostés de Salzburgo y el Festival de Ravenna. La dirección musical estuvo a cargo de Riccardo Muti y la escénica de Emilio Sagi.

Riccardo Muti, consciente del profundo nexo histórico y cultural entre Nápoles y España, ha querido recuperar las partituras de Mercadante y otros músicos napolitanos más o menos ignorados en el marco de un proyecto titulado Napoli e Europa, que anteriormente desarrolló en los festivales de Salzburgo y Ravenna, pero que era casi natural que culminase en la capital española, donde el maestro italiano dirigió musicalmente esta obra a partir del 25 de marzo, con un reparto excepcional entre los que cabría nombrar a Antonio Poli, Asude Karayavuz, Rosa Feola, Annalisa Stroppa y Mario Cassi.

Vida y muerte de Marina Abramovic. La biografía de la llamada abuela del arte de la perfomance ha sido convertida en ópera por Bob Wilson. Para sumergirnos en el imaginario de Marina Abramovic ha contado con la presencia en escena de la propia artista, junto al actor y escritor Willem Dafoe y el cantante Antony Hegarty, compositor de la música junto a William Basinski.

Pocos artistas saben dominar la luz, el espacio y el tiempo como Bob Wilson. Arquitecto, diseñador, dramaturgo, actor, escultor… ha sido llamado “mago de las atmósferas” porque con muy pocos elementos consigue hacer de la experiencia teatral una extensión del pensamiento. Bajo la petición de Gerard Mortier, Wilson creó junto a Marina Abramovic un espectáculo en el que las escenas transitan a lo largo de la vida y obra de la reconocida performer, desde que comenzó en Serbia su carrera hasta la actualidad, recorriendo la personal y comprometida biografía de esta creadora que reflexiona siempre a través de su cuerpo, indagando en él sin límites. Abramovic, en algunas de sus obras, ha comido cebollas sin despeinarse, se ha sentado inmóvil frente al público durante 700 horas o se ha rajado el vientre con cuchillas. A sus 64 años estaba expectante por la reacción del público madrileño, consciente de que el espectáculo sorprendería al público habitual del Teatro Real.

La obra contó con la dirección musical del cantautor norteamericano Antony Hegarty, líder de Antony and The Johnsons. Willem Dafoe hizo el papel de narrador y dio vida a “Ulay”, el artista alemán que fue pareja de Abramovic hasta finales de los años ochenta.

Cyrano de Bergerac, de Franco Alfamo, ópera en cuatro actos y cinco cuadros con libreto de Henri Caín, basado en el drama heroico homónimo de Edmond Rostand, ha sido la nueva producción del Teatro Real presentada en Madrid tras mostrarse en el Théâtre du Châtelet de París. La dirección musical estuvo a cargo de Pedro Halffter y la escénica de Petrika Ionesco.

Plácido Domingo ha recuperado con gran éxito a Cyrano de Bergerac, el personaje creado por Edmond Rostand. En esta ocasión pudimos disfrutar de la versión del compositor Franco Alfano, con la dirección musical de Pedro Halffter al frente de la Orquesta Sinfónica de Madrid. En esta nueva producción del Teatro Real Plácido Domingo, rayando la genialidad al encarnar el complejo personaje de Cyrano, estuvo acompañado por la soprano guipuzcoana Ainoa Arteta como Roxane, la joven de la que se enamora Cyrano; ambos han creado una pareja escénica con una química excepcional.

Ciclo de Operahoy en el Teatro del Canal

La selva es joven y está llena de vida, Geschichte (Historia) y Sandglasses (Relojes de arena). Operahoy presentó tres espectáculos en el Teatro del Canal: La selva es joven y está llena de vida, Geschichte (Historia) y Sandglasses (Relojes de arena). Con ellos han conseguido seguir produciendo y mostrando, dentro y fuera de nuestro país la mejor creación escénicomusical. Y aunque la historia se repite una y otra vez, hay que ser conscientes de que se han superado otras anteriores crisis profundas, espirituales o económicas, gracias a la imaginación y al coraje que los artistas ponen en juego para reinventarse. En estas tres obras, queda constancia de que el arte es una arma cargada de futuro.

Zarzuelas

El dúo de la Africana, de Manuel Fernández Caballero y Miguel Echegaray se presentó de nuevo en nuestros escenarios, en esta ocasión bajo la batuta de Rubén Fernández Aguirre y la dirección de escena de Emilio Sagi. Durante sólo ocho días, en el Teatro del Canal, pudimos disfrutar de esta pieza breve llena de gracia y disparate. Lo que parece una representación seria al principio, va girando hacia un entramado enloquecido que provocó el deliro de los espectadores.

La Chulapona

Federico Moreno Torroba compuso la música para el libreto que escribieron Federico Romero y Guillermo Fernández-Shaw y le llamaron La Chulapona, una pieza emblemática de nuestro mal llamado género chico. En esta impresionante puesta en escena no hay nada gratuito, el espacio, la luz, el vestuario… todo está al servicio para que los actores-cantantes lleven a cabo una obra de teatro atravesada por canciones y bailes; un espectáculo total bajo la dirección escénica de Gerardo Malla y la musical de Miquel Ortega y Arturo Díez Boscovich. Entre los actores no podemos dejar de nombrar a los espléndidos Carmen González, Susana Cordón, Jesús Castejón, Raquel Torres, Jesús Alcaide, Charo Reina, Milagros Martín, Cristina Faus, Luis Álvarez y un largo etcétera.

Músicas escenificadas

El jardín secreto. En el Teatro de La Abadía, cada temporada hay espacio para la música escénica, en esta ocasión, Luis Delgado bajo la dirección de Susana Gómez, presentó El jardín secreto.

El sueño de la reina de las hadas. Pedro Lagarta Teatro presentó en la Sala Triángulo un experimento curioso en el que mezcló ópera y teatro a partir de escenas de El sueño de una noche de verano, de William Shakespeare, y fragmentos de The fairy Queen, de Purcell, una curiosa propuesta que interesó mucho al público.

El alma de las termitas fue una propuesta presentada por la Compañía LOD en la Sala Verde del Teatro del Canal, dentro del Festival de Otoño en Primavera. Una curiosa propuesta de teatro musical donde la narración cruzada con música en directo generaba una atmósfera extraña de cabaret futurista.

El crimen de Lord Arthur Savile ha sido una enloquecida adaptación musical de la novela de Oscar Wilde realizada por la compañía Egos Teatre, que pudimos contemplar en el Centro de Arte Fernán Gómez.

Desaparecer. Que un actor como Juan Echanove se alíe con Calixto Bieito y se acompañe en la escena de Maika Makovski es un lujo. Pocas veces, un intérprete del calibre de Echanove se atreve a adentrarse en el universo literario de Edgar Allan Poe para crear un musical fantasmal.

Delicias musicales para los pequeños

L´Orfeo. En el Teatro Real no se olvidan de los niños, el público del futuro, y realizan un constante programa pedagógico de lujo. En esta ocasión, la propuesta fue una dramaturgia sobre el origen de la ópera a raíz de L´Orfeo de Claudio Monteverdi. A partir de un taller con jóvenes músicos y cantantes, realizaron un espectáculo sencillo y exquisito, para disfrutar en familia.

Geronimo Stilton, el musical del Reino de la fantasía. En el Teatro de la Latina, Àngel Llàcer y Manu Guix, siguiendo el guión de Enric Llort, estrenaron un musical poco habitual en nuestras carteleras, Geronimo Stilton. Con medios y propuestas estéticas muy imaginativas realizaron un espectáculo que hizo las delicias de público de todas las edades.

Concierto escénico para bebés. Dentro del ciclo Rompiendo el cascarón, dirigido sobre todo a bebés de 0 a 3 años, se presentó en la sala II del Centro de Arte Fernán Gómez la propuesta Concierto para bebés de la compañía portuguesa. Musicalmente… un juego teatral a partir de música y canto que dejó boquiabiertos a los más pequeños de la casa.

Y ahora, a esperar la programación estival de nuestra ciudad, deseando que la crisis no ahuyente la belleza de la escena.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn