Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Adolfo Simón

En esta crónica he de escribir sobre las voces y los intérpretes, lo más destacable de los trabajos presentados al finalizar la temporada. En La coronación de Popea y Vanitas en el Real y en Los diamantes de la corona en el Teatro de la Zarzuela, nos deleitaron con espléndidas interpretaciones y las mejores voces del momento. Un tríptico de títulos operísticos de siempre en el Teatro Compac Gran Vía y un tributo contemporáneo en Los Teatros del Canal cierran el programa presente.


L’incoronazione di Poppea, en el Teatro Real de
Madrid.


Vanitas, de Salvatore Sciarrino.

El compositor y director de orquesta Cristóbal
Halffter.

La coronación de Popea, de Claudio Monteverdi

Un dramma musicale en un prólogo y tres actos con libreto de Giovanni Francesco Busenello fue presentado en una nueva producción del Teatro Real en coproducción con el Teatro La Fenice de Venecia. Sabina Popea fue, como es sabido, una de las más célebres cortesanas de la antigüedad por su libertinaje y libidinosidad. Pero fue también legendaria por su ambición, que la llevaría finalmente a un desgraciado final. Pero esto no es lo que nos cuenta Claudio Monteverdi en su última ópera, L’incoronazione di Poppea, estrenada en el Teatro dei Santi Giovanni e Paolo de Venecia en 1742, sino que se limita a relatar su imparable ascensión al trono imperial, para lo cual traicionará no sólo a su amante Ottone sino también al filósofo y preceptor del joven emperador, Séneca y a la primera mujer de éste, Ottavia. La obra está basada en los Anales de Tácito, aunque también se utilizaron otras fuentes como Los doce Césares de Suetonio y la Historia de Roma de Dion Casio. El tema central es el amor triunfante de Nerón y Popea, aún a costa de la virtud.

Giovanni Francesco Busenello, miembro de la aristocrática y libertina Accademia degli Incogniti, escribió un libreto lleno de ironía sobre un tema bien conocido por el público veneciano. Tanto Busenello como Monteverdi demuestran aquí su extraordinaria habilidad para describir a través de la música y el texto la psicología de cada uno de los personajes. Es una obra con momentos de un realismo cruel, lo que la hace ser de una rabiosa actualidad y en ella, el compositor de Cremona se presenta en toda la plenitud de su madurez creativa. Después de L’Orfeo e Il ritorno d’Ulisse in patria en las pasadas temporadas, con esta coproducción el Teatro Real culmina, junto con el Teatro La Fenice de Venecia, la representación de la trilogía monteverdiana, que se ofrece por primera vez en España de una manera cíclica, en un montaje de Pier Luigi Pizzi, que ha dirigido escénicamente también por primera vez el ciclo completo, contando siempre en el foso con uno de los máximos intérpretes de la música barroca, William Christie, al frente de su conjunto de instrumentos de época Les Arts Florissants. Destacaron entre los solistas principales, por primera vez en el teatro, la atractiva soprano Danielle de Niese, que encarnó el papel titular y uno de los más brillantes contratenores de hoy, Philippe Jaroussky. Y, entre otras, también, las voces de Anna Bonitatibus, Max Emanuel Cencic, José Lemos, Terry Wey o Robert Burt.

Vanitas, de Salvatore Sciarrino

Natura morta en un acto para voz, violonchelo y piano con fragmentos de textos anónimos y de Giovan Leone Sempronio, Giovan Battista Marino, Robert Blair, Jean de Sponde, Martin Opitz, Johann Christian Günther y Christoffel von Grimmelshausen, retocados por Salvatore Sciarrino en una nueva producción del Teatro Real.

Para este estreno se ha contado con un equipo encabezado por la mezzosoprano Marisa Martins, a quien escuchamos recientemente en las funciones de L’arbore de Diana, el pasado mes de marzo. Martins estuvo acompañada al piano por Riccardo Bini, maestro repetidor del Teatro Real, con una extensa carrera en el mundo de la ópera, quien también tuvo a su cargo la dirección musical de Vanitas y por el violonchelista Dragos Balan, miembro de la Orquesta Sinfónica de Madrid, cuya actividad compagina con sus actuaciones como solista.

De la propuesta escénica se encargó la directora de escena Rita Cosentino quien, con pocos elementos y el apoyo de una cuidada proyección de vídeo, creada por la realizadora Celeste Carrasco, recreó el universo interior de la obra de Sciarrino a través de un interesante recorrido por los rincones de la memoria. Estrenada en el Teatro Piccolo de Milán el 11 de diciembre de 1981, Vanitas es una amalgama de sonidos en el que los tres intérpretes asumen el mismo protagonismo, rivalizando y complementándose en la búsqueda del espacio musical, pero también en el silencio.

Grandes títulos de la ópera, en la Gran Vía

La ópera vuelve al Teatro Compac Gran Vía con la finalidad de acercar el bell canto a todo tipo de público. El Teatro Compac Gran Vía de Madrid y la Compañía de Ópera Romántica presentaron del 12 de mayo al 27 de junio un ciclo de obras que incluyó La Traviata de Giuseppe Verdi, Norma de Vincenzo Bellini y Carmen de Georges Bizet, iniciando así una segunda temporada de grandes producciones. Más de un centenar de intérpretes entre cantantes, coros, ballet, orquesta y equipo técnico hicieron posible que los grandes títulos de la ópera volvieran a la Gran Vía para deleite de un público que, de algún modo, siente cierta resistencia a la hora de acudir a los grandes cosos líricos. Además, los sábados y domingos, en función matinal se presentó El Barberillo de Sevilla de Rossini, con el fin de iniciar a los más pequeños en el mundo de la ópera, una interesante iniciativa destinada a los niños y niñas a partir de cinco años.

Homenaje a Luis de Pablo y Cristóbal Halffter

Y en los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid, a mediados de junio, se realizó un homenaje merecido a Luis de Pablo y a Cristóbal Halffter. La Orquesta de la Comunidad de Madrid rindió homenaje en vida a los dos insignes compositores. Una ópera, un concierto de música contemporánea y una exposición para celebrar el ochenta cumpleaños de estos dos grandes creadores. El homenaje a Luis de Pablo consistió en una ópera que incluye en su programa dos exquisitas piezas del compositor: Very Gentle y Un parque, con dirección musical del maestro José Ramón Encinar y bajo la dirección escénica de la coreógrafa Blanca Li. De las dos composiciones escogidas para este homenaje, Very gentle es una pieza de teatro musical fechada en 1964, perteneciente al largo período americano del compositor durante el que ejerció la docencia en diversas universidades de Estados Unidos y Canadá. La segunda pieza, Un parque, es una verdadera ópera de cámara compuesta entre 2004 y 2005. Ambas obras están unidas por su proximidad al mundo cultural oriental, de forma manifiesta en Un parque, ya que el libreto se basa en un trabajo del escritor japonés Yukio Mishima.

El reconocimiento a Cristóbal Halffter se completó con otras dos piezas compuestas por el gran compositor y director de orquesta español, Variaciones sobre la resonancia de un grito y Planto por las víctimas de la violencia, ambas también bajo la dirección musical de José Ramón Encinar. Se trata de dos piezas en las que el uso de la electrónica en vivo se simultaneó con los instrumentos tradicionales de orquesta, obras que por sus especiales características y necesidades técnicas han sido de las menos frecuentadas en los programas de conciertos. Ambas piezas fueron compuestas respectivamente en 1977 y 1971, fruto de la relación del compositor con la Fundación Heinrich Strobel de Freiburg de Alemania, de cuyo Estudio de Música Electrónica fue director artístico años después. Para completar el homenaje a estos dos compositores, paradigma de la creación musical española actual, una exposición en el hall de la Sala Verde repasó su trayectoria con figurines, fotografías y otros objetos relativos a la dilatada trayectoria de los dos compositores.

Los diamantes de la Corona, de Francisco Asenjo Barbieri

Con libreto de Francisco Camprodón, basado en el texto de Eugène Scribe y Jules-Henri Vernoy de Saint Georges para la obra homónima de Daniel-François-Esprit Auber, Los diamantes de la Corona ha sido la última producción presentada en el Teatro de la Zarzuela de Madrid. Su estreno original se realizó en el Teatro Circo el 15 de septiembre de 1854.

A finales del siglo XVIII una joven se convierte en jefe de bandidos y amiga de nobles, pero acaba convirtiéndose en reina de Portugal. Una aventura teatral llena de música hispana y sorpresas varias, esta sería la sinopsis de la obra.

En esta ocasión, la dirección musical corrió a cargo de Cristóbal Soler y la dirección de escena estuvo en manos de José Carlos Plaza. Un reparto espléndido entre los que cabría destacar a Yolanda Auyanet, Lola Casariego, Carlos Cosías, Carmen González, Fernando Latorre, Albert Montserrat, Antonio Ordóñez, Joseba Pinela, Marina Rodríguez-Cusí y César San Martín, entre otros.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn