Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En este primer trimestre de la temporada teatral, hemos podido disfrutar de varias propuestas de calidad y de espectáculos musicales atrevidos y transgresores.

 

carmen

Ópera en el Teatro Real y en el de la Zarzuela…

Carmen en el Teatro de la Zarzuela

Cuando en la temporada 1887-1888 el director musical Gerónimo Giménez y el empresario Felipe Ducazcal decidieron programar Carmen, arreglada a la escena española como una zarzuela en cuatro actos, sobre la trama de una novela de Prosper Mérimée y con música del maestro Georges Bizet, tomaban una decisión valiente para la época. Acababan de realizar un acto de apropiación de una figura, la de Carmen, que en breve pasaría de ser una sencilla búsqueda del couleur locale, propia del exotismo francés de mitad del siglo XIX, a convertirse no solo en uno de los grandes mitos musicales, si no del Arte del siglo XX.

Hoy, volver a representar Carmen como zarzuela significa, recuperar la primera versión que se escenificó en España en este mismo teatro con los diálogos hablados, y reconocer que la Zarzuela no es un género aislado sino que, al contrario, siempre se ha nutrido de los géneros teatrales y musicales de otros países.

Zarzuela en cuatro actos, a partir de la opera-comique de Ludovic Halévy y Henri Meilhac basada en la novela Carmen de 1845 escrita por Prosper Mérimée, música de Georges Bizet y versión a cargo de Saul Aguado y Ana Zamora, que también asumió la dirección de escena, a partir de las traducciones históricas en castellano de Eduardo de Bray.

 

Las bodas de Fígaro en el Teatro Real

El Teatro Real inauguró la nueva temporada bajo la dirección de Joan Matabosch y lo hizo con un espléndido montaje renovado de Las Bodas de Fígaro de Mozart. Esta ópera, aparentemente sencilla pero de gran dificultad técnica es, en el fondo, una estupenda obra de teatro de excelente libreto y una música excepcional, todo ello requiere de una propuesta sencilla que enmarque todo este interesante material dramático y la puesta en escena de Emilio Sagi lo consigue, gracias a una escenificación ágil en un espacio bello diseñado por Daniel Bianco, a todo esto se sumó la dirección musical del maestro Ivor Bolton al frente de la Sinfónica de Madrid. Interpretada con energía y brío por unos fantásticos solistas entre los que cabría destacar a Luca Pisaroni, Sylvia Schwartz, Sofia Soloviy, Elena Tsallagova y Andreas Wolf, entre otros.

 

orphee

Orfeo y Eurídice, ópera-danza en el Teatro Real

Pina Bausch fue una precursora en la escena del siglo XX. Su obra es tan personal y a la vez tan impresionante que no ha podido dejar indiferente a nadie que ha presenciado alguna de sus propuestas. Ella revolucionó la danza cuando ya parecía que estaba todo inventado en esta disciplina, la dotó de teatralidad y vida, de poesía y belleza. Además de sus grandes creaciones con su compañía que durante mucho tiempo dirigió, tuvo ocasión también de adentrarse en otros mundos de creación como el de la ópera y su peculiar manera de abordar la poética lírica tampoco dejó indiferente a nadie.

Por suerte, su obra podrá perdurar mientras forme parte del repertorio de grandes ballets como es el caso del Ballet de l´Opéra de Paris que ha traído al Teatro Real la ópera-danza Orfeo y Eurídice de Christoph W. Gluck. Aquí, Pina Bausch proponía que el canto y la danza se diesen las manos en escena…Los cantantes interactuaban con los bailarines creando un extrañamiento fantástico ya que las voces creaban movimientos y el baile generaba silencio dramático. Además, para el tríptico que es esta descomunal pieza, creó duplicidades entre los personajes para contar la historia de este amor imposible desde una mirada dual, huyendo de la visión del bien o del mal.

Un espectáculo maravilloso que dejó boquiabierto a todo aquel que tuvimos la suerte de acudir a verlo.

 

Otros formatos de música escénica…

Teatro en bolas de Miguel Rabaneda en la Sala TU

Teatro en bolas es una variante curiosa de los espectáculos de impro en los que el público participa en gran medida sobre lo que se realizará en escena. En esta ocasión, hay un añadido sugerente y es que los espectadores no solo proponen ideas o temas, sino que participan en gran medida en la realización de cada número inventado en el momento. Como reza la publicidad, un actor, un músico y mucho juego y sorpresas.

 

Cabaret

Pía Tedesco y Patricia Ruz en el Teatro del Barrio

Pía es un ser especial que ha sabido extraer del cabaret las historias más inverosímiles, sorprendentes y surrealistas y hacerlas suyas, aun teniendo acento argentino y no alemán. Así nos lo hizo ver en el Teatro del Barrio con su espectáculo “Bordeaux, historias del Cabaret”, un compendio no sólo de los mejores números de cabaret alemán sino también de todo el mundo. Se atrevió a llevarnos por muchos lugares, incluida su tierra a ritmo de tango y nos dejó un buen sabor de boca. Es sensual, descarada, innovadora a la hora de afrontar la interpretación de sus canciones  y su personaje.

Patricia Ruz tiene una larga e interesante trayectoria en el mundo de la danza y el teatro. Sus trabajos donde indaga sobre la inclusión en la escena de las personas con discapacidad han dado frutos excelentes. Ahora se ha embarcado en un nuevo proyecto en el que ella sola, acompañada al piano por un excelente músico, nos trasladó a su personal mundo donde las cajas de cerillas pueden ser una ciudad y las alfombras persas lugares para soñar. Cantó delicadamente y se movió en múltiples lenguajes de danza esos que domina a la perfección. Un delicioso cabaret surrealista.

 

Musicales atípicos…

Testamento en Una mirada al mundo en el CDN

Vickie Gendreau, jovencísima escritora canadiense recientemente fallecida, víctima de un fulminante cáncer a los veintitrés años, nos regaló esta obra (novela en su versión original) que constituye su testamento vital y artístico, escrito a toda prisa, falso y a la vez verdadero testimonio fragmentado y brutal que revela una alta sensibilidad.

Poesía sin concesiones que cortaba la respiración, con telón de fondo musical, en la que el pole dancing simboliza extrañamente los cuidados paliativos. A través de lo que dejó en herencia a sus parientes y amigos, Vickie Gendreau nos sumerge en su universo loco, donde su reacción ante la inminente muerte es múltiple, explosiva, auténtica. En todo su arrebato revela un fuerte deseo de vivir dando rienda suelta a todos esos locos impulsos de la existencia, propios de los últimos momentos, donde todo es todavía posible.

 

An Old Monk (Un viejo monje) de Josse De Pauw y Kris Defoort en el Festival de Otoño a Primavera

Acompañado por la música de Kris Defoort, Josse De Pauw regresó al Festival de Otoño a Primavera con la producción musical An Old Monk (Un viejo monje), una obra inspirada en Thelonious Monk, el genio del jazz estadounidense conocido por su estilo único de improvisación.

An Old Monk (Un viejo monje) es una creación que trata sobre las ganas de vivir a toda costa. Mientras su banda toca, un viejo Monk se levanta dejando el piano a su suerte, estira sus extremidades entumecidas y se marca un pequeño baile. Baila sin otro objetivo que el de bailar, con entusiasmo y en soledad. En An Old Monk (Un viejo monje), Josse De Pauw y Kris Defoort se dejaron llevar por el baile, que se convirtió en una oda al deseo de elevar los viejos huesos más allá de lo esperado. El título del montaje es un juego de palabras que hace referencia al nombre del artista, pero cuya traducción literal sería “Un viejo monje”. A ritmo de jazz, y con un centenar de antiguas ilustraciones que se proyectan en el escenario durante la representación, la producción habla sobre envejecer, sobre el proceso de desgaste del cuerpo, pero también sobre la resistencia y el deseo incansable de continuar bailando.

 

50sombras

Grandes y pequeños musicales, el tamaño no importa…

50 sombras!…el musical, en el Nuevo Teatro Apolo

El subtítulo de este espectáculo es “La parodia musical del best seller” y ese es el acierto de la propuesta, si hubieran pretendido llevar la novela o los tres tomos de estas historias calientes al escenario tal como están en los libros, seguramente se tendrían que haber mostrado en un sex-shop. Darle un tono divertido, picante y en clave de cómic, hace que el público se ría de los momentos más tórridos. Hay que reírse del sexo, que es un tema muy serio.

 

Excítame en el Centro de Arte Fernán Gómez

Excítame (Thrill me)- El crimen de Leopold y Loeb de Stephen Dolginoff en el Centro de Arte Fernán Gómez. Un thriller musical de pequeño formato cuya trama nos sumergió en una relación secreta y un asesinato. El crimen formaba parte de la trama pero no era el conflicto dramático principal, sino el devenir de esta relación. La manipulación, el intercambio de roles de poder y el giro final inesperado, conformaban, en su conjunto, el suspense y sustentaban el drama del espectáculo.

Es un placer encontrarse con propuestas arriesgadas en clave de musical, no todos los musicales van a ser de gran formato…¿no?. Además, aquí había una puesta en escena de José Luis Sixto ingeniosa, que resolvía muy bien todos los espacios y tiempos para contar la historia; fascinante trama real donde el vampirismo emocional tiene unas terribles consecuencias. Los actores Alejandro de los Santos y David Tortosa estaban muy bien en los diferentes estadios del desarrollo de la trama.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn