La escena expuesta: “Artistas y espacios de creación”

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En este artículo mis sugerencias son para que os sumerjáis en el universo personal de creadores de diferentes estéticas y en espacios emblemáticos que han propiciado el conocimiento y la difusión del arte.

“Metamorfosis. Visiones fantásticas de Starewitch, Švankmajer y los hermanos Quay” en La Casa Encendida

A través de marionetas, dibujos, grabados, esculturas, pinturas, posters, fotografías, libros, objetos, etc., se puede realizar un recorrido por la trayectoria fílmica y por las piezas que han construido para la realización de sus películas.

Comisariada por Carolina López Caballero, experta en animación, esta muestra presenta en profundidad la obra de estos cuatro cineastas con un universo común en el que conviven la inocencia, la crueldad, la voluptuosidad, la magia y la locura. Junto a su trabajo, se puede ver obras de otros autores como Goya, Ensor, Kubin, Arcimboldo, Méliès y Buñuel, referentes para Jan Švankmajer y los hermanos Quay. Aunque poco conocidos por el gran público, estos cineastas han sido y son enormemente influyentes en varios ámbitos de la creación contemporánea siendo referentes, entre otros, de los realizadores estadounidenses Tim Burton y Terry Gilliam.

Por primera vez, la obra de estos cuatro artistas se presenta en profundidad poniendo de manifiesto el diálogo explícito que mantienen; los hermanos Quay (1947) que se reconocen admiradores del checo Jan Švankmajer (1934) y los tres beben de la obra del pionero del género, el ruso Ladislas Starewitch (1882-1965).

La muestra, coproducida junto con el CCCB de Barcelona, pretende redescubrir y despertar la curiosidad por un grupo de artistas que, por su radicalidad, su imaginación y su propio posicionamiento, es pertinente releer en el marco del presente cultural y contextualizar su potencial subversivo. La experiencia Metamorfosis, la exposición y sus actividades paralelas proponen una reflexión en torno a la dualidad curiosidad-conocimiento y al nuevo papel de lo marginal en la creación contemporánea.

114-la-escena-expuesta-bourio

“El fondo documental Juan Mª Martínez de Bourio” del archivo regional de la Comunidad de Madrid en la Sala El Águila

Guiado por su afán de coleccionar y guardar, construyó Bourio, en sus años de actividad profesional, lo que él denominó “Archivo de Baile Español”: Dosieres de artistas y espectáculos, fotografías, programas, carteles…Tanto de los eventos de los que era promotor o responsable como de aquellos otros que llamaban su atención. También formaron parte de su colección algunos trajes como los usados en El sombrero de tres picos confeccionados a partir de figurines diseñados por Picasso.

Como coleccionista compulsivo fue dando forma a todos esos materiales, organizándolos y describiéndolos, para fundamentar su Historia de la danza, libro que pretendía ser un compendio histórico de la evolución del baile y la danza en España. Lamentablemente, su obra no llegó a ser publicada de forma íntegra; sólo algunos de los textos por él escritos para ese fin llegaron a la imprenta. Pero los diversos borradores del libro, junto con los materiales acopiados en su esfuerzo recapitulador, se han conservado íntegramente y son parte del fondo Bourio del Archivo Regional de la Comunidad de Madrid.

Este fondo fue donado por Juan María Martínez de Bourio a la Comunidad de Madrid en el año 2002. Junto con esos materiales, legó también documentos producidos en la gestión de las salas de ensayo y aulas de enseñanza integrados en los Estudios Amor de Dios y aquellos otros producidos a lo largo de su vida profesional, en su calidad de representante de artistas, promotor de espectáculos, director gerente de ballets, gestor de teatros o responsable de organismos públicos dedicados a la danza; es decir, sus archivos, usando el término en su sentido estricto.

114-la-escena-expuesta-givenchy-690x450

Hubert de Givenchy en el Museo Thyssen-Bornemisza

Una selección de las mejores creaciones del diseñador francés en la primera gran retrospectiva organizada sobre Hubert de Givenchy y primera incursión del Museo Thyssen-Bornemisza en el mundo de la moda. La exposición está comisariada por el propio Givenchy y ofrece, por tanto, un enfoque excepcional de sus colecciones a lo largo de medio siglo, desde la fundación en 1952 en París de la Maison Givenchy a su retirada profesional en 1996.

Los vestidos que diseñó para algunas de las personalidades más icónicas del siglo XX, como Jacqueline Kennedy, la duquesa de Windsor, Carolina de Mónaco o la que fue su musa y amiga Audrey Hepburn -que vistió en películas como Sabrina o Desayuno con diamantes-, sus creaciones más originales como la blusa Bettina o el vestido saco o sus admirados diseños de prêt-à-porter, concepto que él mismo creó en 1954, se pueden disfrutar junto a un conjunto de obras de diferentes épocas y estilos de las colecciones del Museo Thyssen-Bornemisza.

Una ocasión única para que el arte de la moda se de la mano con el pictórico.

114-la-escena-expuesta-sorolla

Sorolla y Estados Unidos en la Fundación Mapfre-Recoletos

Desde los inicios de su carrera, Sorolla se sintió un pintor internacional. La exposición inicia su recorrido mostrando cómo, años antes de la llegada del pintor a Estados Unidos, algunas de sus obras más importantes ya formaban parte de las colecciones norteamericanas. Varias de estas pinturas, como Puerto de Valencia o El algarrobo, llegaron allí de la mano de dealers europeos que adquirieron obras en las exposiciones de París, Múnich, Berlín o Londres.

Las más importantes, sin embargo, llevaban consigo premios y honores…en 1893: ¡¡Otra Margarita!!, obtuvo la medalla de honor en la World’s Columbian Exposition de Chicago y fue adquirida por Charles Nagel, quien la donó al museo de la Washington University de San Luis; en 1903 llegó a Nueva York: ¡Triste herencia!, ganadora del Grand Prix de la Exposición Universal de París de 1900 y finalmente donada a la iglesia de la Ascensión de Nueva York. Ambas pinturas, que también habían recibido los máximos galardones en España, no fueron, sin embargo, adquiridas por el Estado español, como era habitual, y encontraron su lugar en Estados Unidos. Estas importantes obras tempranas ponen de manifiesto cómo el estilo del pintor se va forjando dentro de las grandes tendencias de la pintura que presidía los certámenes artísticos europeos.

El realismo social, presente en los asuntos de las principales pinturas de este momento —en el caso de ¡¡Otra Margarita!!, una madre infanticida custodiada por una pareja de la Guardia Civil; en el de ¡Triste herencia!, unos niños minusválidos bañándose en el mar sanador bajo la atenta mirada de un hermano del hospital de San Juan de Dios—, dominaba los temas de moda. Desde el punto de vista estilístico, la sabia combinación entre la influencia de Velázquez y las maneras de los artistas nórdicos permitió a Sorolla construir un estilo único, soberbio y original.

Una buena ocasión para disfrutar del arte de uno de nuestros grandes genios de la pintura que, como tantos otros, vio cómo su obra terminaba expuesta lejos de su lugar de origen.

Estas cuatro propuestas que ahora podemos disfrutar en Madrid, son de muy diferente calado y al tiempo, tienen el mismo denominador común: La pasión por el hecho creativo y la necesidad de que este trascienda en el tiempo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn