Libros 89

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La travesía

Editorial Marcial Pons

JOSÉ MONLEÓN

José Monleón es un trotamundos incansable que se ha dejado a sí mismo como etapa última del viaje de su vida y lo que le ha salido es, ni más ni menos, un libro de aventuras y ciencias ocultas, donde el narrador seduce con lo que oculta y nos muestra gracias a un estilo muy limpio que recuerda, en su sonoridad y en la fragante intensidad de su contenido, a la narrativa oral que hemos perdido en favor de la inoportunidad mediática.

De alguna forma, Monleón, sefardí, morisco y cristiano antiguo, revive las tres culturas que laten en nuestra tierra –hija del mestizaje y la inmigración en sus aciertos y frustraciones–, teme que de su paso por el mundo no germinen los suficientes frutos, no penetrar en la realidad con suficiente agudeza y, al final, se ríe, escribiendo del cuento que todos escondemos en nuestra existencia, la suya nacida de muchas fuentes en esta orilla y en otras vecinas que tienen un rumor distinto, extraño y emocionante, el mismo del que debieron gozar los viajeros, peregrinos y sabios de otras eras, cuando el mundo se recorría en una vida y no en ochenta días, despacio y no a la velocidad de miles de gigas. La inquietud que nos transmite es cultural, moral y social; ha ofrecido su ser a la cultura y a visiones más audaces que nunca son fáciles y sigue dispuesto a pelear, primero consigo mismo y luego con los demás, en el mismo todo amable, cargado de humor, distante y cercano de los verdaderos diletantes independientes, siempre un poquito ilustres excluidos, porque ni se dejan ganar por las simpatías ni reniegan de la verdad aunque les cueste un paso atrás y muchas amistades.

Así es Monleón en estas páginas que se leen como una fábula, para pensarlas, después, con la gratitud de la semilla bien plantada al brotar en el fértil terreno de las cabezas que pretenden avanzar con el pensamiento y los actos que deriven de ellos.


Humo de plata

ANTONIO GUTTI

Los libros que recogen críticas de cine no son muy populares, si bien existen dos magníficos incunables, por lo menos. Los amantes del cine escrito han leído y releído uno relativo a la temprana actividad de critico cinematográfico del gran padre de las letras Jorge Luis Borges; ni tampoco han despreciado el de François Truffaut, adalid capaz de cambiar de cuajo el cine desde cero hasta encumbrarlo en la nouvelle vague con Las películas de mi vida.

Ahora os ofrezco uno mucho mas modesto, impreso con la calidad que da la técnica digital; extraída desde las páginas mismas del periódico, una vez remasterizado. “Humo de plata”, me enorgullece como título poético nacido del propio derrumbe químico del soporte de la película, no es un libro de vitrina que exhibe intelectualmente una teoría cinematográfica propia, sino el compendio didáctico con que un actor se dirige a los pequeños o grandes empresarios. Fueron estos aquellos sujetos que leyeron el diario de información económica Cinco Días cuando fui comentarista cinematográfico. Con estos comentarios se abría un amplio espectro que abarcaba más allá de las frías crónicas de los estrenos, configurando un generoso abanico de artículos de fondo, semblanzas históricas de estrellas y directores, figuras señeras de la pantalla que contenían de la cultura del cinema.

Añadamos que, amén de un glosario de títulos, se rescatan ilustraciones fotográficas únicas tanto en color como en blanco y negro.

Considero yo, el autor, que es un libro especial tanto en lo visual como en lo personal, alejado de la típica rigidez estética con que tantos colegas periodísticos alcanzaron la gratuidad.


Duelos y quebrantos

Editorial VisionNet

GERMÁN COPPINI Y JORGE SAN ROMÁN

Ilustraciones de Il Miracoloso

Si en el año 1983 nos dicen a Miracoloso y a mí, que por entonces nos reuníamos por las noches en oscuras tabernas para bailar las canciones de Germán Coppini, que casi 25 años después íbamos a publicar un libro con él, no lo hubiéramos creído. Por aquellos años, Miracoloso dibujaba cómics, inmerso en el estilo de los maestros belgas y franceses de la línea clara. Lo que a ambos nos unía con la música de Coppini era ese cierto gusto –que desde siempre hemos arrastrado– por lo morboso, lo lúgubre, lo tenebroso… los cuentos de Hoffmann y las películas de Paul Naschy, por ejemplo.

Era tal la admiración que siempre he sentido hacia Germán Coppini, que cuando me enteré de que un colega llevaba a sus hijos al mismo cole que Germán, y que éste solía llevarlos personalmente, no perdí el tiempo: cogí a los niños de mi colega para llevarlos yo aquella tarde, y bajo el otro brazo el maxi single de “Malos tiempos para la lírica”, para que me lo firmase Coppini.

Ese mismo día también le dejé a Germán la copia de un corto, cuyo título era El matarife. A Germán le debió de gustar, y es de los pocos, porque varios meses después me llamó por teléfono (imaginad mi asombro) para proponerme hacer algo juntos. Y no penséis mal. La idea de Duelos y quebrantos surgió cuando nos reunimos por vez primera y le mostré un grupo de ilustraciones inéditas de Il Miracoloso. Cada uno escribiríamos un cuento inspirado en cada una de las ilustraciones. En total escribimos sesenta cuentos y así conformamos la maqueta de un libro. Pero como a veces ocurre, las editoriales, incluso las que publican cosas más “arriesgadas”, fueron desechando nuestro “original” proyecto, una tras otra, hasta que finalmente VisionNet nos apoyó.

Hay que ser muy grande para convertirse en un actor legendario en la Historia (con mayúsculas) del cine de terror, además de director, productor, guionista y escritor –ahora también protagonista de un cómic–, y tener tiempo de sacar un hueco para escribir un prólogo a unos aprendices de cuentista. Pero él es así, esa generosidad forma parte de la grandeza de su persona, Paul Naschy, el auténtico Hombre Lobo.

Jorge San Román


Vivir la voz

Editorial Lumen

DINA ROT

Arnoldo Líberman: “Reflexiones y comentarios de una persona que se confunde con el arte; de con fundirse, fundirse con. Porque Dina Rot no sólo es la cantante que tantos años de nuestra vida hemos disfrutado y sentido, ni la docente talentosa que a tantos alumnos ha parido y alimentado. La vida es demasiado compleja como para conformarse con palabras, pero a la vez demasiado intensa como para prescindir de ellas. Este libro está escrito en clave de alegría. Y mientras la muerte se agazapa detrás de nuestro diario agitarnos, la vida dicta sus propias normas y dibuja sus propias calles. Dina es una mujer libre que ama la vida, por eso ha escrito este libro con todo el cuerpo”.

Juan Ángel Vela: “Aplicado a la educación, al conocimiento personal, a lo que se quiera en la música, es sobre todo una biografía, una autobiografía de lo que ha sido su experiencia personal, su vida, su familia, sus viajes, de algo que no se ha dicho, pero que es muy importante en el libro; el dolor. A partir de la voz, nos está dando su vida”.

Dina Rot: “Un cuerpo trae puesta su historia y su voz es su identidad sonora. Una voz cuenta en sus pausas, en sus ritmos, cuenta desde su energía o desde su debilidad, cuenta desde su serenidad o desde su estridencia, desde su estar fuera de foco, desde sus máscaras y también desde su liberación. Cuento en este libro la fascinación por las voces que cuentan de la salud y del alma de quienes las emiten. Quería contar en este libro con cuanto respeto y pudor tocaba en mis alumnos zonas que podían estar bloqueadas. El libro trae también una información teórica breve de los elementos que intervienen en la fonación para ayudar a visualizarlos internamente, ubicarlos, tomar conciencia de los espacios que ocupan. Mis observaciones, mis sugerencias, a través de imágenes que verbalizo, están apoyadas con unos encantadores y útiles dibujitos de la diseñadora Vanesa Carosia. Finalmente descubres que lo único que debes hacer es contar con la voz que sale desde el fondo del corazón”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn