Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sixto Cid, José María Ruiz y José Ramón Pardo

CINE

Ander

Dirección: Roberto Castón
Guión: Roberto Castón
Producción: Berdindu, Ilusión Óptica y Bitart New Media
Reparto: Josean Bengoetxea, Cristhian Esquivel, Mamen Ribera, Leire Ucha, Pilar Rodríguez, Pako Revueltas, Pedro Otaegi, Eriz Alberdi, José Cruz Gurruchaga, Unax Martín y Juancho Kerejeta

Sinopsis: Un casero cuarentón tiene un accidente y se rompe una pierna, por lo que la familia decide contratar a un inmigrante peruano para realizar las tareas del caserío. Esta llegada modifica la vida de la casa, provocando al casero un fuerte conflicto interior.

Roberto Castón: Ander nace de la necesidad. Las películas de temática gay, lésbica o transexual empiezan (con cuentagotas) a producirse en el Estado español, pero pocas lo abordan desde una perspectiva claramente social e integradora y ninguna se aleja del mundo urbano, lo que hace pensar, equivocadamente, que ese es el “hábitat” natural de todos los que optan por esta determinada opción sexual. No se han producido películas apenas (en Euskadi ninguna y en el resto del mundo muy pocas) que retraten este tema en sociedades rurales. Ander es una película de personajes y por tanto de actores. Las relaciones humanas que refleja la película son creíbles en su cierta tosquedad, en general gracias a una sencillez y a una economía de recursos que, le dan gran fuerza. Una película bilingüe (60% euskera, 40% castellano) porque así lo pedía la historia. Casi es la primera para muchos de nosotros. Hicimos muchos ensayos, muchas lecturas del guión. También nos enclaustramos los tres durante cuatro días en un caserío, justo como diez días antes de empezar a rodar, para conocernos perfectamente. Es un film muy naturalista, cercana al documental a veces, que procura que los personajes dejen de ser personajes, se conviertan en personas y que el público las vea como tal.

La distribución en este país es el talón de Aquiles de la industria cinematográfica. Se estrena poco, se estrena mal, todo lo que no sea producto americano, por supuesto. He descubierto que muy pocos distribuidores de cine en este país aman realmente lo que hacen y aman el cine; distribuyen cine como quien distribuye patatas. Buscan lo que más se vende, lo que más les gusta al público. Los vascos, en general, los que han visto la película, se sienten muy reflejados en ella, como sociedad, como microcosmos.


Mientras duermes

Director: Jaume Balagueró
Guión: Alberto Marini
Producción: Filmax Entertainment
Reparto: Luis Tosar, Mata Etura, Alberto San Juan, Iris Almeida, Petra Martínez, Carlos Lasarte, Pep Tosar, Margarita Roset, Oriol Genis, Amparo Fernández, Roger Morilla, María Dolors Vidal, Pilar Oliva…

Sinopsis: El portero de un edificio de apartamentos tiene un secreto, un juego particular, le gusta hacer daño, mover las piezas necesarias para crear dolor a su alrededor. Y la nueva vecina del 5ºB no deja de sonreír. Pronto se convertirá en el nuevo objetivo. Una obsesión.

Jaume Balagueró: No es una película de terror al uso, tiene un punto de vista diferente y desarrollo bastante distinto a lo que yo había hecho antes. Ese tono naturalista, realista y al mismo tiempo de fábula, de cuento casi moral. Dedico todos los esfuerzos de mi vida a hacer que los demás lo pasen mal, estén en tensión, sientan emociones; la diferencia es que yo lo hago para que sean felices. La maldad de este portero se basa en pequeñas cosas cotidianas. No es un personaje que agreda, que mate, que torture… en ningún caso. Jugamos a que el estallido de violencia que hay en un momento dado en la película fuera tremendo, muy realista; ésa es la sensación que da la violencia en la realidad. Estoy bastante convencido de que en el mundo no hay gente buena del todo, hay gente que parece bastante buena, pero incluso los que son bastante buenos tienen cosas malas, tienen algo de maldad.

Alberto Marini: La propuesta es que estemos siempre desde el punto de vista del portero. No significa identificarnos con él, sino empatizar , en el sentido de llegar a sufrir cuando él no consigue su objetivo, o cuando él sufre. A nuestro pesar estamos con el villano. Es la envidia llevada al extremo, totalmente libre, envidia entendida como sufrimiento por la felicidad ajena. No es una persona que va a castigar a los malos, es una persona que va a castigar a los felices. El portero supuestamente está como última capa de defensa a tu piso y a tu intimidad, pero se puede convertir en la primera amenaza. Todos somos más o menos envidiosos. Es un artesano de la desgracia ajena.


No habrá paz para los malvados

Dirección: Enrique Urbizu
Guión: Michel Gaztambide, Enrique Urbizu
Producción: Lazonafilms y Telecinco Cinema
Reparto: José Coronado, Rodolfo Sancho, Helena Miquel, Juanjo Artero, Pedro María Sánchez, Nadia Casado, Younes Bachir, Karim El Kerem, Abdel Ali El Aziz, Nasser Saleh, Juan Pablo Schuck, Eduard Falero, Yiyo Alonso, Cristhian Esquivel…

Sinopsis: Un inspector de policía, volviendo a casa muy borracho, se ve involucrado en un triple asesinato. Pero hay un testigo que consigue escapar. El policía emprende una investigación destinada a localizar y a eliminar al testigo.

Enrique Urbizu: Un personaje absolutamente agotado, derrotado, sin autoestima, sin ninguna razón para tirar para adelante, abandonado, con mucho dolor por dentro, y un poco anclado dos décadas atrás en su estética. Es un personaje que no tiene ningún control sobre su vida. Una película que tiene cierta vocación de producir desazón o angustia en el espectador, de comunicar una inseguridad general, cierto clima social de incertidumbre. Era fundamental que la amenaza siguiera latente al final de la película. La amenaza continúa, hemos salvado el mundo, pero un ratito. La patria de un cineasta es el lenguaje, el cine, ésa es la obligación, y eso es lo que trabajo. Y cuando veo a Ozu me siento japonés también. Uno de los colectivos con mayor índice de fracaso en el mundo de la pareja son las fuerzas armadas, es un oficio con mucha tensión. Probablemente hay muchos hombres y mujeres solos a cuenta de un trabajo especialmente difícil a mi juicio. Con esos mimbres tienes que trabajar a tu personaje.

José Coronado: Enrique aquí hace un ejercicio de respeto a la inteligencia del espectador. Ver a la policía buena, a la policía que está en el lado oscuro trabajando, unos por un lado, otros por otro, creo que ya eso mantiene el entretenimiento del espectador. Era el clásico personaje soñado por cualquier actor, de ir a la contra de lo que se espera de ti. No va para nada de héroe, es un tío que se quiere salvar el culo. Personaje complejo y complicado, ya que tiene que expresar todo, prácticamente, con silencios y con miradas; tiene poco texto.

Helena Miquel: Enrique tiene las cosas muy claras y con pocas palabras sabe perfectamente decirte lo que quiere. Eso es fundamental. He descubierto una profesión.


De mayor quiero ser soldado

Dirección: Christian Molina
Guión: Cuca Canals y Christian Molina
Producción: Trees Pictures, Stars Pictures, Black Flag Cinema
Reparto: Fergus Riordan, Ben Temple, Andrew Tarret, Jo Kelly, Danny Glover, Robert Englund, Valeria Marini, Cassandra Gava, Josephine Barnes, Joan Hostench, Luke Denton, Cameron Trobus, Thomas Riordan…

Sinopsis: Historia de un niño de diez años fascinado por la violencia en el cine y la televisión. Cuando su madre da a luz a sus hermanos gemelos se siente aún más solo y el niño opta por rechazar esta nueva situación familiar. En su mundo imaginario se convierte en soldado.

Christian Molina: La película habla de cómo comunicamos las cosas y cómo eso influye sobre los niños de una cierta edad. Intentamos ser veraces desde el principio, pero nunca nos imaginamos que llegaría a las universidades como una introducción a un debate. No hemos hecho un estudio sobre el mal, porque el niño en realidad no es malo. Todas las imágenes que nosotros cogimos eran tanto de la televisión en horario infantil como de Internet en páginas de libre acceso. Debería haber una asignatura que enseñara a los niños a ver la televisión o a jugar a los videojuegos. Desde el primer momento hubo un psicólogo infantil a nuestro lado que nos dijo esto es verdad o esto es mentira, tengamos cuidado en cómo decimos esto.

Danny Glover: Cuando yo estaba estudiando realmente casi se nos estaba programando sobre las ventajas que conllevaba unirse al ejército, en vez de estar hablando de una desmilitarización de la sociedad.

Robert Englund: La cantidad de información que se nos lanza al día sin nuestro visto bueno, sin que nosotros consintamos ver ese tipo de información o no. Tenemos quizás una sobrecarga de información y quizás no le estemos dando toda la importancia que necesitemos a ese fácil acceso que los niños tienen a este tipo de imágenes.


CORTOS

Destino Córdoba

Director: Sergio Álvarez
Guión: Nicolás Sirito y Sergio Álvarez Actores: Nicolás Sirito y Sergio Álvarez

Sergio Álvarez: Decía Woody Allen que una película de éxito es aquélla que consigue llevar a cabo una idea original. El teatro siempre ha sido una arte accesible a todo el mundo (en principio), sólo hace falta un actor y algo que decir o mejor dicho algo que buscar, algo que perseguir, una necesidad. Uno de los grandes avances de esta era de Steve Jobs o Bill Gates es que el cine es cada vez más accesible a todo el mundo, hoy día cualquiera puede conseguir una cámara de video o mejor, una réflex, un programa de montaje que ya hasta te viene por defecto en el ordenador y no es muy difícil contar con actores estupendos, buenos de verdad y con ganas de trabajar. Con pocos medios se puede realizar un trabajo con buena calidad, el límite lo pones tú, tu imaginación y creatividad, y la búsqueda es simple: una idea original. Destino Córdoba nació como un ejercicio de exploración, admiración y pasión por el cine y por la gente que nos ha regalado momentos inolvidables. Un idea nacida de la improvisación, un buen medio para aquellos que respetamos y admiramos la figura del buen guionista. Lo mejor de la improvisación es que te permite ver en acción aquello que funciona, lo más complicado era conservar ese espíritu fresco, esos impulsos tan verdaderos. Una vez definido y guionizado a formato de la biblia, como director tenía que saber dónde poner la cámara, me fue muy fácil la decisión, en los actores. Algo que tenemos los que somos actores y además venimos del teatro es que sin duda alguna sabemos dirigir actores, algo que debería ser condición sine qua non para cualquier director (y desgraciadamente no es así). El reparto era sencillo, dos actores y un conflicto. Nicolás Sirito, un genial actor argentino aún por descubrir y Sergio Álvarez, servidor, un actor metido a director, nacido en la era de los videos comunitarios que ha visto demasiadas películas, y ya es demasiado tarde para desengancharse de esta adicción. En una hora, una hora antes de rodar, trabajamos la escena momento a momento, pasando por los procesos que pasan los personajes, escuchando, persiguiendo hasta el último fotograma y viviendo con sinceridad una situación imaginaria con imaginación, como me enseñaron mis maestros. El resultado: simplemente un ejercicio. Un ejercicio que espero que les entretenga.


La hégira

Dirección y guión: Liteo Deliro
Reparto: Latifa Baouali, Pilar Barberá, Ali El Aziz, Ayoub El Hilali, Said El Mouden, Abdelatif Hwidar, Hisham Malayo, Sfía Mohamed, Ramiro Melgar y Martín Mujica

Liteo Deliro: Para los musulmanes, La hégira tiene un significado muy especial, ya que se refiere al traslado de Mahoma desde La Meca a Medina, un trayecto histórico que marcó el inicio del calendario islámico. Sin embargo, todo musulmán tiene claro que la hégira no es sólo un viaje físico, sino también interior. Esta idea me sedujo para utilizarla como metáfora del viaje emocional del protagonista, Mohamed, un muchacho marroquí de dieciocho años, hacia un mundo supuestamente mejor: el del sueño europeo.

Lo más complicado fue encontrar al equipo artístico. Mi deseo era encontrar actores y actrices profesionales que conociesen el árabe que se habla al norte de Marruecos –ya que existen multitud de acentos dentro del árabe, como ocurre con el castellano– y que fueran, a ser posible, bilingües en castellano.

Fue todo un reto encontrar a los intérpretes que darían vida a los personajes del guión. Tuve que buscar a lo largo y ancho del país e incluso fuera, ya que la mayoría estaban desperdigados por toda la geografía española. Abdelatif Hwidar, ganador de un Goya por Salvador, en Valencia; Ayoub El Hilali, conocido por su participación en la serie La pecera de Eva, en Perpiñán (Francia); Sfía Mohamed, que hace en La hégira su primer trabajo en cine, reside en Sevilla; Ali El Aziz, que ha participado en No habrá paz para los malvados, en Barcelona; y Latifa Baouali en Sevilla. Otro de los retos fue, una vez reunido el reparto, dirigirlos. Era fundamental trabajar a fondo con sus emociones; ya que, al tratarse de una historia rodada en árabe para subtitularla posteriormente al castellano, debían conseguir llegar al público con sus miradas más que con sus palabras. Si de algo estoy satisfecho una vez concluido este trabajo es de la interpretación de todos los actores y actrices implicados. Es muy satisfactorio descubrir cómo se volcaron en su trabajo y cómo lo dieron todo en cada secuencia.


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn