Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sixto Cid, José María Ruiz

Cortos

Wunder
Dirección: Rubén Arnáiz
Reparto: Tania Balastegui, José Santiago y Jesús Sard.

Rubén Arnáiz: “La idea de filmar este cortometraje me vino tras la noticia del fallecimiento, por muerte natural, de Irena Sendler, la enfermera polaca que durante la II Guerra Mundial liberó y escondió a 2.500 niños judíos. A pesar de ser capturada y torturada, nunca dijo nada. Lo más emotivo de la historia es que muchos de esos niños, ya adultos, no sabían nada de ella hasta que el caso vio la luz, llegando incluso a ser recibida por el Papa Juan Pablo II.

Obviamente, para poder hacer un homenaje explícito, no bastaba con un cortometraje, pero el formato me ofrecía otra idea: homenajear a todas las personas que arriesgaron, y en la mayoría de los casos, perdieron su vida por ayudar a los demás, justo en este año que se cumplirán los infames 70 años del comienzo de la Guerra.

Por desgracia, y debido a la logística de fechas de rodaje, no pude ensayar apenas con los actores. Y no quiero infravalorar este asunto. Más bien al contrario. Es algo crucial pues los actores son la representación física de los personajes creados por el guionista. Y por eso estoy tan contento con las interpretaciones de Tania Balastegui (auténtica todo-terreno, capaz de llorar y reír, sin apenas indicaciones, de un segundo a otro), José Santiago, al que no conocía hasta ahora y que puede transmitir la frialdad “nazi” sin apenas palabras ¡(¡y con ellas, pronunciadas en alemán!) y Jesús Sard, joven pero perfectamente preparado y que ha sabido transmitir esa dicotomía entre maldad y culpa (un “nazi no tan malo”, diría el personaje).


Mi turno

Dirección: Luken Hidalgo
Guión: Nil Torremocha y Luken Hidalgo
Reparto: Patricia Arizmendi, Raquel Burbano, Sixto Cid, María Pedroviejo y Laia Oriols.

Luken Hidalgo: “Ha sido muy divertido y he aprendido mucho, como en casi todas las ocasiones, pocas todavía, (por culpa de mi corto currículum) en las que he podido trabajar con actores.

El trabajo con el actor, los ensayos, pueden parecer a priori un proceso tosco y aburrido (¡¿?!), ya que tienes que buscar y tocar muchos puntos y maneras hasta conseguir la vía adecuada, pero, indiscutiblemente, es donde se empieza a ver cómo va a quedar el resultado final, la forma y el estilo que va tener tu corto (o lo que sea), y por consiguiente, es un proceso muy gratificante. En este cortometraje, con muy poco diálogo, trabajamos mucho más con los gestos, las miradas, las expresiones, las sensaciones que debían tener los personajes. Buscamos todos los “por qué’s” de sus acciones y creo que en el resultado final se ven y que se consiguieron. Los actores/actrices ayudaron mucho a confeccionar los personajes que sobre el papel todavía estaban sin vida. Les dieron vida y los hicieron suyos (durante los tres días que duró el rodaje).

Muchas gracias, Patricia, Raquel, Sixto, María y Laia (especialista-­doble, un trabajo en mi opinión muy poco valorado). Un placer. ¡Mucha mierda a todos!”.


Yar (compañer@)

Dirección y guión: Abbas Homaee
Reparto: Carina Biasco, Víctor Boira, Antonio Gálvez López, Begoña Sánchez Somolinos, Jesús Amate y Tony Balach.

Abbas Homaee: “Me llamo Abbas Homaee. Soy de origen iraní, he vivido más de 20 años fuera de Irán, actualmente vivo en Madrid, pero también he estado en Las Canarias y en países como Inglaterra, Argentina y Pakistán. En Londres estudié en el London Collage of Printing (LCP).

Aquí en Madrid, acabo de hacer mi primer corto sobre relaciones de parejas.

Un día de regalos cualquiera, tres parejas después una noche de fiesta, están a punto de darse unos regalos. Es un corto muy fuerte y con su lado social y político (siendo iraní, nos sale naturalmente).

Bueno, la verdad es que, siendo mi primer corto, al principio no sabía por dónde ir y cómo iba a manejar la situación, estaba nervioso desde los castings hasta encontrar el equipo técnico, pero por suerte y con ayuda de Miguel Ángel, de la Agencia del Cortometraje Español (ACE), todo salió bien. La experiencia ha sido fenomenal. Vi actuaciones, fenomenales, a veces me sentía el extra del rodaje, el innecesario, todos hacían sus tareas perfectamente y no hacía falta un director. He tenido mucha suerte de encontrar este equipo tan maravilloso, tal vez como dice la frase famosa: he tenido “la suerte de un principiante”.

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn