Nuevos espacios escénicos, espacios combativos… ¿De putas y maricones?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

enfoques_espacios_1Durante mucho tiempo, la gente del teatro no fuimos enterrados en sagrado y, a día de hoy, cuando alguien comunica a la familia que quiere dedicarse a las artes escénicas, el comentario sigue siendo el mismo: “Ten cuidado que ahí sólo hay putas y maricones… mejor haz una carrera”. Curioso comentario cuando al oficio más antiguo del mundo se le conoce popularmente como “hacer la carrera.”

Treinta años atrás, en Madrid, había una cartelera llena de teatro comercial familiar y algún espacio independiente donde se trataba de proponer al público otro tipo de autores y escenificaciones. A finales de la década de los ochenta, aparecieron grupos de trabajo que precisaban de espacios donde la relación con el público fuese más directa y cercana, menos ceremonial. Ahí empiezan a surgir las salas alternativas… en viejos almacenes de vino o de telas, fábricas de cartones, tiendas de electricidad, montacargas en desuso o garajes. Cualquier espacio, por pequeño que fuese, podía albergar un lugar donde proponer otras poéticas teatrales.

Ahora estamos viviendo un tiempo en el que los artistas volvemos a estar mal vistos por expresarnos en libertad, por denunciar con nuestras manifestaciones y trabajo los abusos del poder. Los recortes en ayudas y el incremento del I.V.A. han provocado que muchos grupos y espacios que luchaban por un teatro sin corsés empiecen a desaparecer de la cartelera y de las salas, dejando huérfano a un público y formas de teatro diferentes que han costado crear más de un cuarto siglo. Pero los cómicos tenemos la piel curtida, estamos acostumbrados a la inestabilidad y la censura, sabemos cómo sobrevivir a tiempos inciertos y a sortear las tijeras represoras. Resurgimos de las cenizas como el Ave Fénix y nadie nos va a tapar la boca ni nos va a impedir que sigamos creando. Y, para muestra de esto, una vuelta de tuerca más: ahora están convirtiéndose en escenarios creativos los lugares más insospechados, en formatos pequeños de microespacios y microteatro, para grupos reducidos de espectadores. Es como volver a los tiempos en que había que reunirse en sótanos para luchar contra el fascismo. Ahora tenemos una cita con la micro escena, en nuevos espacios combativos en los que seguir protegiendo la libertad de expresión. Y, curiosamente, a partir de una situación de limitación, descubrimos nuevas fórmulas de hacer teatro, en una relación todavía más íntima con el público.

Teatro y combate

Tras la Gran Vía madrileña existe un barrio donde se ha ejercido desde siempre el oficio más antiguo del mundo. Hace un tiempo, a alguien se le ocurrió “limpiar la zona” y convertirla en un barrio de diseño. Apareció así el proyecto “Tribal”, que consistía en facilitar locales situados en esas calles a precios accesibles, siempre y cuando se plantease en ellos un proyecto de moda o cultura. Un colectivo de artistas plásticos ocupó un antiguo prostíbulo para mostrar instalaciones en sus habitaciones; durante un tiempo cedieron el lugar a un grupo de profesionales de las artes escénicas y estos presentaron una iniciativa que se llamó “Microteatro por dinero”… En cada habitación había una micro historia relacionada con la prostitución, Y el público que acudía podía elegir “el servicio teatral” del que quería disfrutar. Tuvo muy buena acogida y, una parte de estos profesionales, decidió continuar con esta iniciativa en un espacio próximo. En estos momentos, toda la profesión o los aficionados al teatro saben qué es y acuden regularmente a “Microteatro por dinero”. http://www.teatropordinero.com/

Hace algo más de un año, un equipo creativo encabezado por José Martret y Alberto Puraenvidia estaban preparando una adaptación de Ivanov. Como no tenían dónde mostrar la propuesta que ensayaban en una antigua portería del barrio de Lavapiés, decidieron redecorar el lugar y convocar al público a través de las redes sociales, para compartir con ellos su visión personal de la obra. A día de hoy sigue mostrándose la peculiar versión y, por sus íntimas salas, han pasado multitud de propuestas y profesionales de primera línea de la escena. Si quieres ver otro tipo de teatro en un marco sugerente, no lo dudes, acude a La casa de la Portera. http://lacasadelaportera.com

Teatro casi gratis en Leganés. Sí, porque no todo tenía que pasar en Madrid. También los alrededores han de proponer otras formas combativas de teatro. https://www.facebook.com/NosolomicroteatroLeganes

Y ya que hablamos de espacios diferentes, están los surgidos en paralelo a su uso habitual como escenas en librerías, teatro en hoteles, en sótanos… como el de la Graciosa, en la plaza Dos de Mayo… https://www.facebook.com/pages/El-S%C3%B3tano-de-la-Graciosa/478580522207632

La última y sorprendente iniciativa, es un teatro en una peluquería, en el Centro de Estética Garret. Si en todos estos privados teatros se tiene la sensación de voyeur, de espiar a través de los espejos, en “Tú no, princesa”, de Teatro Efímero, miramos transcurrir el tiempo y la vida de los personajes a través de los espejos y el olor a laca de este singular lugar. http://www.teatroefimero.com/tu-no-princesa/#.Uc1qOZzki70

Seguimos con este recorrido a través de La corsetería, Sexto derecha, Estudio2, Bululú… Proyectos liderados por profesionales de larga trayectoria. José Sanchís Sinisterra ha creado en lo que fue una corsetería cerca de la Plaza de Tirso de Molina, un espacio de creación donde últimamente han propuesto “Cicloteatro”, teatro en bicicleta por el barrio, y “Plataforma”, apartado en el que se muestran propuestas no convencionales como “El negociador”, en pases cada media hora, para grupos reducidos de espectadores. http://www.nuevoteatrofronterizo.es/

José Luis Sáiz tenía muchos proyectos en preparación y todos se cayeron antes de su realización, lo que le llevó a pensar en una opción accesible y qué mejor idea que abrir el salón de su casa a pequeños grupos de “invitados” para ver su experiencia dramatúrgica de El lector de Romeo y Julieta a partir de la obra de Shakespeare, dirigido por Magda Labarga. http://www.joseluissaiz.com/sextoderecha.html

Manuel Galiana ha abierto un espacio de formación y exhibición en el barrio de Embajadores cuyo nombre es Estudio2. http://www.martesteatro.com/estrenos/estrenos.html

Y Antonio Malonda, artísticamente al frente del proyecto Bululú 2120, ha presentado, en la sala de exhibición, una experiencia de microteatro con tapeo. http://www.bululu2120.com/contacto/

EspacioBajoBe será otro pequeño rincón que verá la luz tras el verano, un lugar situado en el barrio de Legazpi, procurando que este tipo de opciones diferentes, lleguen a otros barrios.A allí van a apostar por historias de terror, adaptando al teatro cuentos de Edgar Allan Poe, también en formato micro de fin de semana.http://www.espaciobajobe.com

El burdel a escena ha sido el último en abrir, recientemente… ¿dónde?, su nombre da pistas, si…en un antiguo burdel cerca de Lavapiés. http://www.elburdelaescena.com/index.php/es/

Curioso ¿no?…Al final, las putas van a ser las más generosas ya que en sus lugares de “teatro” se siguen gestando proyectos combativos; todo este nuevo movimiento empezó en un prostíbulo y el último se ha realizado en un burdel…Que no nos entierren, pues, en sagrado, que no nos callen la voz ni aunque nos llenen la boca de tierra… Y no permitamos que cierren Garage Lumière. Justo cuando escribo estas líneas han recibido la amenaza de clausura del local.

Autor: Adolfo Simón

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn