Palabros de teatro 108

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

palabros-de-teatro-110La “Estrella” “Rompió los Zapatos en el Escenario” se quitó el “Vestuario” en el “Guardarropa” dijo un “Escafurcio” y “Entre Cajas” le metió las “Manos” al “Racionista” que era “Negro” con una sola “Pata” pero con una buena “Longaniza” que se clavó hasta el “Fondo” durante “Siete Días”

ESTRELLA.- Aparte de las del cielo, las del mar y las que ves cuando te das un golpe, están las de Hollywood y las de las revistas musicales, porque en el teatro no se suelen llamar estrellas a las protagonistas de la escena (otro palabro), las buenas actrices son mucho más que estrellas.

ROMPER LOS ZAPATOS EN EL ESCENARIO.- Un día, hace ya mucho tiempo, al salir a escena observé que uno de mis zapatos que usaba normalmente sólo para trabajar estaba algo desgastado y roto, un actor lleno de años, de bondad y de talento me preguntó si se me habían roto de usarlos en los escenarios. Eran los tiempos de las compañías de repertorio, donde uno tenía que pagarse el vestuario y el calzado. Le dije que sí, que eran mis preferidos y que sólo los usaba para trabajar. Don Arturo, ese era el nombre de tan entrañable compañero, me dijo: “Si has roto unos zapatos en el escenario, ya nunca dejarás el teatro” y no se equivocó, aquí estoy disfrutando y amando esta profesión de ser actor. Hoy se ama poco el teatro y se rompen pocos zapatos en él.

VESTUARIO.- Teatralmente, es el conjunto de prendas de vestir que se usan en un espectáculo, exceptuando las prendas interiores. Actualmente cuando el vestuario es de época u otro estilo definido lo paga la empresa y es a gusto del director y figurinista. No hace demasiados años cuando el vestuario era “del día” (así se llamaba cuando era contemporáneo en modas y fechas actuales) corría por cuenta del actor, por lo que se tenía muy en cuenta, por parte de las empresas, que los actores tuvieran mucho equipaje, ya que las compañías llevaban varias obras en el repertorio y les convenía que se cambiaran de vestidos en cada obra. “Ese actor tiene un buen baúl, contrátale”. Conocí a alguno que, sin ser un gran actor, era contratado por lo bien que vestía cada personaje.

GUARDARROPA.- No es ese pequeño habitáculo donde se dejaban los abrigos y te los guardaban por una pequeña propina, por cierto que cada vez hay menos, ahora tienes que ponerlos sobre las rodillas, con lo que estorban. En el teatro se llama así a la persona encargada de recoger, guardar, cuidar y repartir el vestuario y otros elementos de mano a los actores que lo precisen en las representaciones.

ESCAFURCIO.- Para saber bien el significado de este palabro teníais que haber visto una serie de Televisión Española, donde dos jovencitas, en las escenas que tenían juntas, no decían palabras durante su conversación, sino un Escafurcio prolongado durante su indescifrable diálogo. Increíble, compañeros. Como queda dicho, el palabro que nos ocupa es un camelo (otro palabro), un error de pronunciación, o las palabras que nos dice un actor sin que podamos entenderle, y lo que es peor, con el beneplácito de los directores. Conocí a un actor que cuando “se le iba la letra” (otro palabro), levantaba la voz y soltaba unos Escafurcios indescifrables, decía “que el público no sabía que se había ‘quedado en blanco’ (otro palabro), sino que no le entendieron en ese momento”. Para compensar, hace poco asistí a una función donde los dos intérpretes estaban geniales y vocalizaban que daba gusto oírles.

ENTRE CAJAS.- Estar Entre Cajas, es igual que estar entre bastidores (otro palabro). Supone estar a ambos lados del escenario, bien para seguir la función o preparado para salir a escena. Algunos actores están tan metidos en situación (otro palabro) que no se les puede ni hablar, otros te cuentan un chiste un segundo antes de salir a escena. Ni lo uno ni lo otro, ¡caray! Los regidores (otro palabro) antes estaban a tu lado para darte la salida (otro palabro) y la primera frase.

MANOS.- “Saca las manos de los bolsillos”, “Olvídate de las manos”, “Ponlas a tu espalda”… Esas correcciones las han oído muchos actores. Como también decía un magnífico director: “Las manos extendidas son para llevar bandejas”. “Caídas y con las palmas hacia el frente” son la Purísima”. Es muy importante saber mover las manos sin que se note que lo haces. No deben distraer ni estorbar la interpretación, deben hablar, como los ojos y las palabras, deben expresarlo todo. Son una parte muy importante de la expresión corporal. Saber mover las manos en el teatro es fundamental para los actores.

RACIONISTA.- Se llamaba así al actor que hacía el personaje más pequeño de una obra. Quizás por eso se llama Racionista, porque hacía una pequeña “Ración” de la representación. Ya no se usa este palabro, a mi me parece despectivo.

NEGRO.- No se trata de Otelo, no. Es un escritor anónimo y comprado para que escriba lo que otro no sabe hacer, aunque luego tenga la desfachatez de firmar la obra y comerciar con ella. Hay demasiados que se aprovechan del talento de otros. Se ha rumoreado que hasta a William Shakespeare le escribía algunas de sus obras un Negro que, por cierto, no sé por qué les llaman así.

PATA.- No se trata de “Meter la pata”, como la suelen meter los políticos, ni de “Poner todo Patas arriba” como quisieran los no políticos. Una Pata es un bastidor (otro palabro) de tela, de madera o papel que cuelga, desde las bambalinas (otro palabro) hasta el suelo del escenario, con el fin de ocultar los laterales del mismo, donde suelen estar focos y demás utensilios que se usan en la escena. También detrás de ellas esperan su salida los actores que tienen la buena “Pata” de estar contratados.

LONGANIZA.- También es una ristra de tripa, rellena de carne de cerdo picada y aderezada, que está riquísima y te sube el colesterol. En el teatro se llama así cuando el personaje que representas tiene unos párrafos interminables. ¡Vaya unas Longanizas que tiene este papel! Hay actores que se aprenden mejor los párrafos largos (Longanizas) que los bocadillos (otro palabro) o frases cortas y sueltas. Creo que se tienen más posibilidades de creación con los largos, también llamados parlamentos (otro palabro), sobre todo si tienes buena vocalización y buena voz, si no más vale que te dediques a otra cosa.

FONDO.- Como su nombre indica, se trata de la parte del escenario más alejada del público, la parte de atrás. Se suele decir: “Vienes, o sales, desde el Fondo”. Este Fondo suele estar cubierto con un ciclorama o telón terminal del decorado. También cuando los actores se maquillan suelen darse un Fondo para terminar su caracterización.

SIETE DÍAS.- Aquí tenemos varios significados. Antes, los actores, para poder despedirse de una compañía (se supone que para hacer un trabajo mejor), tenían que dar a la empresa siete días de plazo para que pudieran sustituirle. Si estaba trabajando por temporada en Madrid, estos plazos se alargaban a quince días si la compañía estaba de gira por provincias, ahora comunidades. Además se cobraba semanalmente, o sea cada siete días, también antes se trabajaba los siete días de la semana y se hacían dos funciones diarias. ¡Qué tiempos! Afortunadamente, con el coraje y la lucha de unos cuantos se consiguió el día de descanso, y la función casi única, que se sigue defendiendo desde el Sindicato de La Unión de Actores y Actrices. ¡Viva la lucha por el Teatro y por la Cultura!

Continuará…

Autor: Manuel Gallardo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn