Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

R.A

Crítico y teórico teatral, dramaturgo, director de escena y personaje fundamental del panorama cultural de los últimos sesenta años. José Monleón ha sido galardonado con el Premio Max de Honor 2011 que se une a su Premio Nacional de Teatro en 2004. Fundador y director del Instituto Internacional del Teatro del Mediterráneo, alma máter de los cuadernos teatrales Primer Acto y pilar fundamental del festival internacional de teatro Madrid Sur.

Luchador infatigable, siempre ha mantenido sus criterios de independencia, cuyo precio le ha valido la pena; además, se ilustra con un fino sentido del humor, refiriéndose a sí mismo en ocasiones como ‘el ilustre excluido’. Su trayectoria profesional ha estado siempre vinculada a la promoción y defensa de las Artes Escénicas. Este premio es una de las cuatro estatuillas que se entregan por designación directa de los galardones, junto al Premio Nuevas Tendencias, el Premio de la Crítica y el Premio Iberoamericano. José Monleón recibió el galardón en la ceremonia de entrega de la XIV Edición de los Premios Max, el pasado 9 de mayo, en el Gran Teatro de Córdoba. Los Premios Max se han consolidado como el mayor reconocimiento de las artes escénicas de nuestro país, dado que el jurado lo forman los propios profesionales del sector que eligen entre sus compañeros a los ganadores.

Una vida dedicada al teatro

Monleón (Tavernes de la Valldigna, Valencia-1927) estudió Derecho y Dirección Teatral en el Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas de Madrid. Trabajó como crítico teatral en la revista Triunfo, y fue fundador y crítico teatral y cinematográfico de las revistas Primer Acto y Nuestro Cine. Ha sido director del Festival de Teatro Clásico de Mérida y es autor de varias obras dramáticas, todas ellas estrenadas en España y otros países, entre las que destacan Proceso a Kafka (1971), La gallina ciega (1984), Paraíso roto (1992), Sefarad (1993), Historias del transtierro (2003) y Quién ha sido (2004). Dramaturgo de diversos textos colectivos, entre los que sobresalen El clavel y la espada (2003), y Federico (2006).

Ha recibido diversas distinciones por su labor entre las que destacan la Medalla de las Bellas Artes del Ministerio de Cultura, el Premio de la Comunidad de Madrid y la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid.

En los últimos años ha obtenido el Premio Nacional de Teatro (2004), la Creu de Sant Jordi de la Generalitat de Cataluña, del 2006, la Medalla de la Asociación de Directores de Escena 2007, el Premio Scaena del Festival de Mérida (2008) y la condecoración de Oficial de Orden del Wissam Al Alaoui del Reino de Marruecos (2008). Tras la concesión del premio comentó en unas declaraciones a El Mundo: “El teatro en España está bien desde el punto industrial y económico, eso es verdad, y tiene un nivel de profesionalidad importante. Pero esta visión mercantil es como una muchacha guapa y tonta, comparada con los autores que hemos tenido en el pasado, que tenían cosas que decir y contribuían a la educación y la ética. En ese sentido, el teatro español tiene una buena salud física pero acusa un vacío y un desinterés por los problemas de la gente. En definitiva, no nos representa, nos distrae”, concluyó. Para añadir: “Hay mucha gente joven estupenda que merece todo el respeto y estrena en condiciones irregulares, cuando puede. Hay salas casi marginales donde se hacen obras de muchísimo interés. Esa corriente está, afortunadamente, porque si no el teatro sería un mero entretenimiento, como una partida de billar. Lo que ocurre es que esa corriente no está recogida, ni respetada, ni estimulada como debiera por la sociedad”

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn