Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

R.A.

El pasado 2 de diciembre, el Círculo de Bellas Artes hizo entrega de la Medalla de Oro de la institución a Nuria Espert, reconociendo así una trayectoria artística de casi 60 años. Actriz, escenógrafa, codirectora durante los primeros años de la democracia del Centro Dramático Nacional, Espert es una de las personalidades más sobresalientes y prolíficas de la escena en nuestro país. Su figura goza del reconocimiento de crítica y público tanto dentro como fuera España.


Nuria Espert recogió su galardón en el madrileño
Círculo de Bellas Artes.

Las Medallas de Oro del Círculo de Bellas Artes suponen un reconocimiento al quehacer de personalidades de reconocido prestigio en el mundo de las artes y la cultura. El nombre de Nuria Espert se une a los de Eduardo Galeano, Toyo Ito (que han recibido la distinción en los últimos meses) Carlos Fuentes, Antonio Saura, Francisco Umbral, Umberto Eco, Carmen Martín Gaite, Antonio Tapies, Francisco Ayala, Leopoldo de Luis, Eugenio Trías, Luis Gordillo, Ana María Matute, Jean Baudrillard o John Berger.

Nuria Espert (Hospitalet de Llobregat, 1935) es actriz y escenógrafa. A los 16 años actúa ya en representaciones escénicas. Su primer éxito lo obtiene a los 17 años, al sustituir a la actriz Elvira Noriega en la obra Medea, lo que le impulsa a dedicarse profesionalmente al teatro. En 1953, el Teatre Orfeo Gracienc de Barcelona la contrata como primera figura de la temporada. A los 24 años crea con su esposo, Armando Moreno, su propia compañía. La compañía de Nuria Espert recorrerá todo el mundo, participando en los festivales internacionales más importantes, representando casi todos los grandes papeles femeninos del teatro y colaborando con algunos de los mejores directores de teatro en lengua española: el argentino Víctor García, Adolfo Marsillach, Lluis Pasqual…

Durante dos temporadas (de 1979 a 1981) codirigió el Centro Dramático Nacional, asumiendo la programación del Teatro María Guerrero. Desde 1986 suma a su trabajo como actriz el de la dirección de escena. En este campo, ha destacado sobre todo por las excelentes críticas que obtuvieron sus montajes operísticos (Madame Butterfly, La Traviata y Carmen, entre otros), así como sus producciones de clásicos grecolatinos.

Numerosos premios –más de 150– han reconocido su labor profesional. Sin duda, el más importante es el Premio Nacional de Teatro en 1984. También figuran en su haber: el Premio Nacional de Interpretación, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, o el Premio Segismundo de la ADE.

A lo largo de su carrera, Nuria ha puesto en escena, entre muchas otras obras, Las criadas, Yerma, Divinas palabras, La Celestina, ¿Quién teme a Virginia Wolf?, Play Strindberg, Hay que purgar a Totó… También ha participado –sin prodigarse excesivamente– en el cine: María Rosa, Laia, ¡Viva la muerte!, Actrices o Barcelona (un mapa), entre otras.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn