Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

‘Adolfo Marsillach’ por su significativa labor teatral


Fernando Marín recogió el premio concedido a la
Unión de Actores, en nombre de su Junta General,
dado que el Secretario General estaba fuera de
España. El galardón le fue entregado por Félix
Palomero, director general del INAEM.

La ADE premió, especialmente, la trayectoria de la Unión de Actores como defensora de los derechos de los actores y su decidida apuesta por su mejora y responsabilidad profesionales.

Desde 1987, la Asociación de Directores de Escena de España otorga los “Premios ADE”, destinados al reconocimiento de los profesionales de la escenografía, la dirección coreográfica, la dirección de escena y el teatro en general. Estos premios se otorgan anualmente mediante votación de los asociados de la ADE y, en el caso del de Dirección Coreográfica, también de los integrantes de la Federación Española de Asociaciones de Profesionales de la Danza. El pasado 7 de diciembre tuvo lugar la Entrega de premios en el Teatro Español de Madrid, convocados por la Asociación de Directores de Escena de España.

Los premios fueron entregados por Félix Palomero, Director General del INAEM; Pilar Bardem, Presidenta de AISGE; Carlos Baztán, Coordinador de Apoyo a la creación del Ayuntamiento de Madrid; Pepa Pedroche, actriz; Eduardo Pérez-Rasilla, crítico teatral y profesor de la Universidad Carlos III de Madrid; Ángel Fernández Montesinos, Presidente de Honor de la ADE; Helena Pimenta, Presidente de la ADE y Juan Antonio Hormigón, Secretario General de la ADE. Con motivo del bicentenario del nacimiento de Mariano José de Larra, el acto incluyó así mismo las interpretaciones de diversos fragmentos de sus textos que corrieron a cargo de Pepa Pedroche, Carolina Lapausa, Juan Manuel Navas, Pablo Rivero y Alex R. Pastor.

Los otros premiados

El Premio ADE de Dirección fue para Lluís Pasqual por La casa de Bernarda Alba. El Premio “Joseph Caudí” de escenografía recayó en Paco Azorín por La casa de Bernarda Alba. El Premio “Adrià Gual” de figurinismo lo ganó Ikerne Giménez por Avaricia, Lujuria y Muerte. El “Rogelio de Egusquiza” de iluminación fue para María Doménech por La casa de Bernarda Alba. El Premio “José Luis Alonso” para jóvenes directores lo obtuvo Javier Hernández-Simón por Diktat. El Premio “Leandro Fernández de Moratín” para estudios teatrales se lo llevó Joaquín Álvarez por su labor de editor de Isidoro Máiquez y el teatro de su tiempo, de Emilio Cotarelo y Mori (Madrid, Publicaciones de la ADE, 2009), mientras que el “María Martínez Sierra” de traducción teatral se lo llevó Francisco Lafarga por sus traducciones de El hijo natural, Conversaciones sobre El hijo natural, El padre de familia y De la poesía dramática, de Denis Diderot (Madrid, Publicaciones de la ADE, 2008-2009).

También se entregaron las Medallas de la ADE, destinadas a reconocer la trayectoria y labor cultural realizada a René Andioc, hispanista y especialista en el teatro español del siglo XVIII, a los bailarines y coreógrafos Laura Hormigón y Óscar Torrado y a los directores de escena, miembros de la ADE desde hace 25 años, Antonio Díaz Zamora, Emilio Sagi, Salvador Távora, Jesús Cracio y Karla Barro. También se entregaron las Tarascas de la ADE a Vanessa Martínez y la compañía Teatro Defondo, como reconocimiento al apoyo prestado a la ADE en el pasado año al Festival de Teatro Clásico de Olite.

Departamento de Prensa de Aisge

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn