Premios : La XIII Edición de los Premios José María Forqué fortalece el éxito de ‘El orfanato’

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Laura Fernández

La ceremonia de entrega de los premios Forqué, celebrada el pasado 6 de mayo en el Palacio de Congresos de Madrid y conducida por José Coronado y la cantante Dnoe, bajo el atrevido guión de Juan Estelrich, quiso homenajear el mundo del cabaret.

Javier Bardem recogió el premio de Invisibles

José Luis Borau recibió la medalla de oro por toda su
trayectoria profesional

Los productores de El orfanato

La gran triunfadora de la noche fue, sin duda, El orfanato, de Juan Antonio Bayona, producida por Rodar & Rodar Cine y Televisión, S.L. y Producciones cinematográficas Telecinco, S.A.U., que obtuvo el XIII premio cinematográfico José María Forqué a la mejor producción del año, galardón dotado de 30.050 euros. Joaquín Padró, Mar Targarona y Álvaro Augustín, productores de la exitosa película, fueron los encargados de recoger el premio de la mano de la actriz Natalia Verbeke. Padró agradeció el gran milagro de la película al equipo, a Belén Rueda y a los espectadores.

Las otras cuatro películas finalistas fueron Bajo las estrellas, de Félix Viscarret, producida por Fernando Trueba P.C.; La soledad, de Jaime Rosales, ganadora del Goya a la mejor película y producida por Fresdeval Films, S.L., Wanda Visión, S.A. e In Vitro Films, S.A.; Las 13 rosas, de Emilio Martín Lázaro, producida por Enrique Cerezo P.C. y Pedro Costa P.C. y Siete mesas de billar francés, de Gracia Querejeta, producida por Antena 3 Films, Enrique Cerezo P.C. y Elías Querejeta P.C. Todas ellas se quedaron a las puertas de recibir el galardón, entregado por EGEDA (Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales), premio que resulta de los votos emitidos por los productores españoles de entre las cintas estrenadas en los cines a lo largo del pasado año.

El premio Especial EGEDA al mejor largometraje documental o de animación, dotado con 6.010 euros, fue para Invisibles, producida por Reposado Producciones y Pinguin Films. Javier Bardem, productor de la cinta, acompañado de Paula Farias, presidenta de Médicos Sin Fronteras, fue el encargado de recibir el premio de manos del joven actor Miguel Ángel Silvestre. Bardem aseguró sentirse alagado por el premio y afirmó que su proyecto se basaba en recordar el gran trabajo que realizan ONG como Médicos Sin Fronteras en los campos del olvido. Por su parte, Paula Farias, recalcó que Invisibles nació con el objetivo de dar voz a la gente que no la tiene y hacer visible lo invisible.

Medalla de oro de EGEDA

El presidente de EGEDA, Enrique Cerezo, entregó la medalla de oro al director y productor aragonés José Luis Borau. La entrega de este gran reconocimiento, en forma de medalla, que premia a un productor por toda una trayectoria profesional en el cine español, fue uno de los momentos más emotivos de la gala.

Un sonriente Borau afirmó que la entrega de ese premio era un error muy dulce, ya que, según sus propias palabras, todos sus trabajos nacieron de su capricho y empecinamiento.

Aficionado al séptimo arte desde la infancia, José Luis Borau se licenció en Derecho y trabajó como crítico cinematográfico en el Heraldo de Aragón desde muy joven. A mediados de los años cincuenta viaja a Madrid, donde compatibiliza su trabajo como funcionario con sus estudios en la Escuela Oficial de Cine. En la década de los sesenta realizará su primer largometraje cinematográfico: Brandy, coproducción rodada en Madrid y en Roma por la que recibiría el premio al mejor director novel en 1964. Desde ese momento Borau se convertiría en una de las personas más importantes del cine nacional; será guionista, director, productor, actor ocasional y crítico cinematográfico. El guión y producción de las películas Mi querida señorita (1971), Tata mía (1986) y Leo (2000) le han convertido en una figura clave de la industria cinematográfica española, recibiendo en 1988 la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes y, en 2002, el Premio Nacional de Cinematografía, entregado por el Ministerio de Cultura.

Unos premios con historia

José María Forqué, figura fundamental en la historia de la producción española, da nombre a los premios creados por EGEDA en 1996, con el objetivo de honrar la memoria del productor, fundador y primer presidente de la entidad, y promover la industria audiovisual de nuestro país. El premio resulta de la votación secreta ante notario de todos los productores españoles socios de EGEDA, y se otorga a la mejor producción española estrenada en las salas nacionales entre el 1 de enero y el 31 de diciembre del ejercicio anterior por sus valores técnicos y artísticos.

Desde el año 2003, se han incorporado dos nuevos galardones: premio especial Egeda al mejor largometraje documental o de animación y la medalla de oro a un productor por toda una trayectoria profesional.

La primera edición, celebrada en abril de 1996, entregó el premio a la película Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto, dirigida por Agustín Díaz Yanes y producida por Flamenco Films y Xaloc. A ésta le seguirán películas como Tesis, de Alejandro Amenábar (Producciones del Escorpión), un año más tarde, o Solas, en el año 2000, de Benito Zambrano y producida por Maestranza Films, S.L. Los lunes al sol, tres años más tarde, de Fernando León de Aranoa y producida por Elías Querejeta P.C. y Mediapro, o la oscarizada Mar adentro, dirigida por Alejandro Amenábar y producida por Sogecine e Himenóptero, en 2005, han sido solo algunas de las galardonadas por estos, aún jóvenes, premios.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn