PRL Prevención de riesgos laborales: Un nuevo actor en la producción

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

04_ultimo_momento_1En el artista y la modelo, la última película de Fernando Trueba, se puede ver en los títulos de crédito finales que ha participado una empresa española llamada MGO. Si se la busca dentro de la profesión es raro que se la encuentre. No representa ni a actores, ni a directores, ni a otros profesionales que de forma habitual intervienen en la producción de una película u obra de teatro. Sin embargo, empresas como MGO, con funciones parecidas, se ven en los títulos de créditos desde hace tiempo en los aparatosos “blockbusters” norteamericanos. Esos que habitualmente se admiran por su capacidad de atraer al público, llenar las salas y ser una máquina de hacer dinero. De hacer rentable, desde el punto de vista económico-financiero, la inversión.

Hay que saber que MGO es un servicio de prevención ajeno. Una empresa, que al igual que otras muchas que hay en España, tienen como función asesorar en prevención de riesgos laborales a los empresarios para que estos puedan garantizar el derecho a la seguridad y la salud de los trabajadores. Derecho que también tienen los trabajadores del espectáculo. De tal manera que no debería haber producción de más de seis personas contratadas por la misma empresa que no tuviera su servicio de prevención. La ley 31/1995 es clara en esto y en su artículo 30 dice que el empresario deberá organizar con recursos propios o ajenos un servicio, dependiendo del tamaño de la empresa, dedicado a la prevención de riesgos laborales. Así que, hay que dar la bienvenida a este nuevo “actor” en la producción. Un departamento que asesora a empresarios y a trabajadores, aunque lo paga el empresario, para que ninguna producción haga perder la salud a las personas que trabajan en el sector.

Porque una producción insegura es, por definición, una producción de riesgo. Algo que industrias cinematográficas más potentes lo tienen claro. Pues no respetar y garantizar este derecho a la salud en el trabajo no es rentable y aumenta mucho la probabilidad de que el negocio sea ruinoso. Cuántas son las producciones de miles de millones que en la historia del cine se han ido al garete porque no tuvieron en cuenta este riesgo. Trabajar con prevención, aunque esta ni se vea de forma directa, ni se note, atrae al talento. Seguramente, Javier Bardem no estará en Skyfall, el último James Bond, por el servicio de prevención que tenga. Lo estará por el equipo, el guión, la visibilidad que le dará a su carrera, el sueldo, etc.. Es decir, la seguridad que le da la producción. Y, de forma consciente o inconsciente, no le parecería segura si, por las cosas que tiene que hacer para dar vida al malvado personaje de la película, viera que su salud se iba a poner en riesgo por el trabajo actoral que tenía que realizar, pues del mantenimiento de su salud, de poder seguir trabajando, depende su futuro laboral. Sí, también hay un servicio de Health and Safety (que es como se dice Prevención de Riesgos Laborales en inglés) que se puede encontrar en los títulos de crédito finales formando parte del largo equipo de la película, pues la industria inglesa tiene claro que hasta cuidar “al malo de la película” sale a cuenta. Y ya hay muchos buenos actores que han hecho de malos en esta serie de películas.

Antonio Hernández Nieto

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn