Teatro por alimento en la despensa

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

teatroxalimentoA dos semanas de finalizar 2012 un grupo de actores acudimos a la llamada de Adolfo (Simón) para plantearnos un proyecto teatral que va más allá del hecho escénico al que estamos acostumbrados. Los convocados tenemos un común: somos supervivientes, para nosotros la profesión teatral es una opción de vida. Amamos la cultura y lo que puede generar en los otros. Creemos en el TEATRO (primera palabra clave) como instrumento educativo, como un bien que nos ayuda a ser mejores o el alimento para crecer en la individualidad y en la ciudadanía. Y ahí tenemos la segunda palabra clave ALIMENTO. En este primer encuentro se lanzaron propuestas, preguntas, nos veíamos pensando en voz alta sobre el qué hacer y cómo romper el maleficio de la resignación o la pasividad del “no se puede hacer nada”. Somos artistas y, como tal, exploradores de la conciencia social. Decidimos operar con estos dos conceptos, multiplicarlos y, a partir de ahí, trabajar en y para TEATRO x ALIMENTO.

Capital inicial: entusiasmo

Lorca es el hombre de teatro que nos marca la línea de salida con sus palabras sobre el pan y el libro que tantas veces hemos repetido en estos meses, Federico es la opción incuestionable y Comedia sin título, ese discurso que después de 80 años parece hecho para este momento, lo que hornearemos en nuestra panadería. Así es que cerramos el año no sólo con un deseo sino con un proyecto como horizonte. Cierre por todo lo alto.

Nuestro capital inicial: el entusiasmo, así no se confunden los medios con los objetivos. El compromiso primero es con nosotros mismos, cada uno en nuestra individualidad laboral, familiar y social rasca el tiempo que trueca desde la generosidad, un tiempo de todos y para todos arrancado de las agendas de la vida y que irá a la cazuela que nos retroalimentará meses después.teatroxalimento-cuarta-pared

Enero fue el mes de la mesa y el teléfono. La mesa para adaptar la obra a los actuantes, versionar respetando la esencia, queremos que el público y los actores confluyan en el mismo diálogo. Queremos encontrar el equilibrio para que no se pierda ese combate entre el patio de butacas y la escena. Con el teléfono buscábamos nuestro público receptor, nuestro primer objetivo, nuestra necesidad, el público que habitualmente no va al teatro porque ni siquiera tiene la opción de ir al supermercado a hacer la compra.

Y… ¿dónde buscarlo? El tiempo se echaba encima, sobre todo cuando la generosidad de la Sala Cuarta Pared nos abrió sus puertas los domingos de abril. Teníamos ya el ágora para la celebración y, sin embargo, andábamos perdidos en los buzones de voz de organizaciones no gubernamentales y alguna que otra de carácter estatal. La respuesta parecía ser la misma. Proponen hacer las funciones, recoger el alimento y llevarlo después al Banco de Alimentos.

Febrero y marzo a la calle, poniendo en acción las palabras. Ensayos bajo la luna con los pies a menos algunos grados y los ojos puestos en abril.

Mientras tanto, tenemos algunos ángeles que revolotean alrededor nuestro desde los primeros días, esto no es sólo un espacio para actores, esto es un equipo en el que cada uno regala su tiempo aderezado con su talento. Están Luis, Ana, Inés, Pablo, Lucila. Se ha hecho un logo, un cartel, una web, un vídeo, unas fotos, una nota de prensa y un contacto que por fin da luz verde a la presencia de público receptor de alimentos en cada pase de Cuarta Pared. El Casino de la Reina es un centro social en donde, tras conocer nuestro proyecto, ven clara la colaboración. Estamos en marcha, ahora sí, sí se puede.

TEatro-por-aDesde el Casino de la Reina se imprimen los carteles y se hacen unas chapas simbólicas con el logo que serán la moneda de entrada a la sala y por fin se empieza a difundir por redes sociales y prensa cotidiana.

Hay un mundo en la despensa de TEATRO x ALIMENTO. Un diario en el que los que formamos parte de esta aventura hemos puesto el corazón y la sonrisa, una hoja de ruta que queda para nosotros. Todo un antes, porque luego llegó abril.

La Sala, los encuentros, el intercambio, la presencia de aquellos siempre agradecidos no sólo por lo que iba a alimentar su cuerpo sino por lo que ya desde la propia invitación a participar en el hecho teatral estaba alimentando su espíritu, su persona, su propia integración en el mundo de los espectadores de teatro, para unos tan sencillo, para otros tan lejano. “Gracias” era la expresión más escuchada tras la puesta en escena, cuando cedíamos la palabra a modo de pequeña asamblea a los que habían venido con sus bolsas y habían con ello construido una barricada positiva y multicolor que presidía la escena, allí estaban las ofrendas y, cada día, ver construir ese muro solidario con alimentos nos daba fuerzas para pensar en la larga vida que este proyecto pueda tener.

Hay una cita que utilizaba Intermón que a mí me ha parecido siempre cercana a esta idea, dice: “Si tu proyecto es a 5 años siembra trigo, si es a 10 planta un árbol pero si es a 100 años, educa a un pueblo”.

¡Larga vida a TEATRO x ALIMENTO!

El viaje no ha hecho más que empezar. Y todos estáis invitados a esta ceremonia desde el pueblo y para él.

Autor: Esperanza Elipe, actriz

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn