Teatros: Sanpol 30 años de teatro infantil

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Aladino

En marzo de 2012 la compañía Sanpol cumplió treinta años de dedicación exclusiva a los espectadores más pequeños de Madrid. Casi un año después de su fundación se estableció en el teatro que lleva actualmente ese nombre. Su actividad le ha hecho merecedora del “Premio Nacional de Teatro para Niños”, del “Premio Gran Vía al mejor espectáculo familiar”, por La flauta mágica, en 2007, y del “Premio del Teatro Musical”, por El sueño de una noche de verano, en 2010.

El cine Griffith

Esta sala se encuentra en un bloque de viviendas construido por el entonces ministerio de este sector. Parece que el salón formaría parte de su dotación social, pero acabó convertido en un cine que, en el año 1965, costó 16 millones de pesetas. Agustín Lurueña fue su primer empresario. Situado muy cerca de la Ermita de San Antonio de la Florida, a orillas del río Manzanares, este teatro todavía recuerda a las antiguas salas españolas, tanto en el exterior como en el interior. Tras una primera etapa como cine de barrio, pasó a ser la sede del cine-estudio Griffith, fundado por Fernando Trueba y el primero que ofreció proyecciones de películas en versión original. El 30 de julio de 1978 el cine sufrió un atentado en el que resultó incendiado el patio de butacas, aunque reanudó la programación pocos días después. En su última etapa como cine comercial se llamó Hollywood-El Cine y era de sesión continua. Hasta mediado el año 1983 estuvo funcionando como tal. Después lo alquilaron los actuales empresarios para iniciar la programación escénica.

Teatro infantil

Para comenzar la actividad teatral fue necesario realizar una gran reforma, construyendo el escenario que tiene 12×8 m de embocadura, a costa de eliminar filas de asientos. Se redujo entonces el aforo, pasando de las 1.000 localidades de la sala original a las 600 con que cuenta actualmente. La nueva etapa se inició con el “Encuentro Internacional de Teatro en la Calle”. Siguió al otoño siguiente con la “Primera Muestra de Teatro Joven” y con el “Encuentro Iberoamericano de Teatro”. En 1992 se realizó otra reforma parcial en algunas de las secciones del edificio. La mayor parte del público se coloca en el patio de butacas y hay un anfiteatro. La visibilidad es buena desde todas las localidades. Avanzado ya el siglo XXI se reformaron los accesos y el vestíbulo principal para ofrecer una imagen más moderna y luminosa. Fallecido el propietario del inmueble en 2011, la empresa teatral sigue como arrendataria de la sala. Además de las programaciones para niños, se amplía su actividad a otros espectáculos en fin de semana y en 2012 se han establecido talleres de teatro.

Julio Jaime Fischtel

El nacimiento de la compañía de teatro infantil Sanpol fue obra Julio Jaime Fischtel, un profesional argentino que llegó a España en 1972 tras haber pasado una etapa de su vida en Chile trabajando para los niños. Poco después de establecerse en nuestro país formó la compañía infantil Los Trabalenguas, con Jorge Díaz, Pedro Meyer, Paula Gardoqui, Pedro Muñoz y Mercedes Ibáñez. Las primeras temporadas tuvieron como sede el gran cine Ideal, antes de ser convertido en un complejo de multisalas. A este primer grupo siguió Chirimbolo y, finalmente, la compañía La Bicicleta, tras unirse a otra similar: Cocktail Teatro Pirata. Don Tigre el rayado fue el espectáculo inaugural del teatro Sanpol. Curiosamente la marca “Sanpol” se presentó en plena Movida, un 2 de mayo, en Malasaña, con un rompedor montaje de Don Juan Tenorio. En el desarrollo posterior del teatro de la plaza San Pol de Mar también han sido piezas fundamentales Ana María Boudeguer, esposa de Julio Jaime, y los hijos de ambos, Nicolás y Natasha Fischtel, encargados de distintos cometidos técnicos y de producción.

Tres millones de espectadores

En tres décadas de actividad continuada se han estrenado en Sanpol 37 producciones propias, con las que casi se ha llegado a las ocho mil representaciones. Gracias a sus campañas diarias y a la programación abierta, por el teatro han pasado tres millones de espectadores. Muchos de quienes fueron por primera vez como hijos, acuden ahora como padres acompañando a sus retoños. Cada temporada son varios los títulos que se representan. Entre las producciones propias han estado Pinocho (1988); Don Tigre y el circo (1989); Castillos en el aire (19929; El príncipe rana (1995); La silla voladora (1995); El soldadito de plomo (1997); Los Fantástikos (1997); Cuento de Navidad (20009), La Cenicienta (2001); Las aventuras de Don Quijote y Sancho Panza (2002); El sol verde (2002); La Bella y la Bestia (2003); La dama duende (2003), El galán fantasma (2006); y Las 1001 noches (2007). En cada caso se trata de espectáculos dirigidos a segmentos de edad distintos. Los hay para niños a partir de tres, de cinco y de siete años. Para celebrar este aniversario se ha estrenado una nueva producción con la adaptación de Aladino y la lámpara maravillosa.

Antonio Castro Jiménez

Teatro Sanpol
Aforo: 600 espectadores.
Arquitecto: Miguel Verdú (asesor reformas).
Apertura: 1965 (como cine) / marzo de 1983 (como teatro).
Dirección: Plaza San Pol de Mar, 1.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn