Teatros: Teatro Arlequín

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

enfoques_2_3El actual teatro Arlequín, el hermano pequeño de los grandes teatros de la Gran Vía madrileña, ha tenido dos etapas escénicas, si bien la actual es la más prolongada, aunque no ha estado exenta de peligros y cierres temporales.

El 29 de abril de 1965 se abrió como teatro, siendo Arturo Serrano su director y Ezquerra Hermanos la empresa propietaria. Aunque se barajaron varios nombres para la sala, el 10 de marzo, en el transcurso de un almuerzo con destacados profesionales de la escena, se decidió el definitivo de Arlequín. Arlequino es uno de los caracteres del teatro universal nacido a principios del siglo XVII, junto al señor Pantalone, Colombina, Polichinela, el Dottore y el Capitano, en la Commedia dell’arte. Es un bufón enmascarado, brillantemente vestido con un traje a rombos de dos colores. Carlo Goldoni lo entronizó definitivamente en la escena durante el siglo XVIII con su obra Arlequín servidor de dos patrones (1753).

La obra con la que se estrenó el Arlequín fue Fruta verde, interpretada, entre otros, por Iran Eory, Manuel Dicenta y Susana Canales. Madrid tenía entonces 21 teatros abiertos. Más de diez años se mantuvo titubeante el Arlequín. Tras un cierre de tres meses, cambió de empresa en 1977 y reabrió con Las Monjas, un montaje dirigido por Corencia y con Manuel Collado como productor. En octubre de 1980 se convirtió en cine, abriéndose con la película Punto de Mira. Así estuvo casi veinte años.

Teatro subterráneo

El arquitecto Enrique López-Izquierdo proyectó este local en el bajo de un edificio de viviendas, con el inconveniente de carecer de fachada, por lo que su marquesina publicitaria es muy pequeña y escasamente visible. El Arlequín, como el Bellas Artes y el Príncipe, tiene la singularidad de estar bajo el nivel de la calle. Para acceder al patio de butacas hay que descender dos pisos y uno para el anfiteatro. Esta característica provocó la adopción de rigurosas medidas de evacuación para garantizar la seguridad de los espectadores. Es una sala pequeña y confortable de planta rectangular. La mayor parte de su aforo se ubica en el patio de butacas, aunque tiene un pequeño anfiteatro. Tanto el escenario como los camerinos han sido totalmente reconstruidos y dotados de comodidades. Sin embargo, la caja escénica no admite grandes montajes por sus reducidas dimensiones y por carecer de peine para colgar elementos escénicos o luminotécnicos.

La reapertura

El año 1999 los empresarios Enrique y Alain Cornejo emprendieron la recuperación escénica del Arlequín, que estuvo apoyada económicamente por el Consorcio para la Rehabilitación de teatros privados. El 15 de octubre volvió a levantar el telón con la obra La huella de Anthony Shaffer, dirigida por Ricard Reguant e interpretada por Agustín González y Andoni Ferreño. El 11 de febrero del año 2000, el patio de butacas de este teatro se bautizó con el nombre de José Luis López Vázquez, como homenaje al veterano actor madrileño que, en la corta historia de la sala, actuó en ella en dos ocasiones. Solo dos años estuvieron los empresarios Cornejo en la sala. En ese tiempo se representaron, entre otras comedias: Amor a medias, 1999; La habitación de hotel, 2000; ¿Qué hacemos con el chico? 2000; La tienda de los horrores, 2000; ¡Que viene mi marido! 2000; Baldosas, 2000; Sopa de mijo para cenar, 2000; La raya del pelo de William Holden, 2001; Achipé, achipé, 2001 y Ellas, la extraña pareja, 2001.

En 2002 apareció la Compañía Yllana. La nueva etapa se inició con Los monólogos de la vagina, 2002; Pareja abierta, 2002; 666, 2002; Defendiendo al cavernícola, 2002, Confesiones del pene, 2003; Entiéndeme tú a mí, 2003; Crisis, 2003; Sueños de un seductor, 2003; Una noche con Gabino, 2004 y Cocinando con Elvis, 2004. Tras las representaciones en diciembre de 2004 del espectáculo El hundimiento del Titánic, el Arlequín volvió a cerrar sus puertas por un corto periodo de tiempo. A principios del año siguiente ofreció espectáculos infantiles, reanudando la programación para adultos con las obras Pregúntame por qué bebo, 2005; 5 gays.com, 2005 y Sentimientos ocultos, 2006.

En el baile de empresarios tras la recuperación ha estado la actriz Antonia San Juan, que se encargó de la programación desde 2007 hasta las primeras semanas de 2009. Tras el estreno de su producción El matrimonio de Boston, el teatro cerró las puertas una vez más. Y fue otra actriz, Emma Ozores, la que asumió la empresa del Arlequín estrenando, para debutar, una obra de su padre:El último que apague la luz, 2010. Desde entonces se han representado: Cambalache, 2011 y Cinco horas con Mario, 2012.

*Nota: quiero aclarar, respecto a la información sobre el teatro Sanpol, que Julio Jaime Fitchtel no formó la compañía Los Trabalenguas, que fue creada por Jorge Díaz y Pedro Meyer, e hizo sus primeros espectáculos en el Alfil o el Centro Cultural de la Villa.

Autor: Antonio Castro

Teatro Arlequín
Arquitecto: Enrique López-Izquierdo (Proyecto original) y Paloma Carnero (Reforma)
Inauguración: 29 de abril de 1965. La reapertura fue el 15 de octubre de 1999.
Aforo: 330 espectadores.
Dirección: San Bernardo, 5.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn