Teatros: Teatro Rialto

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Nuestro teatro - Foto 1 HNMPL - Otoño 2013Cuando se inauguró el cine Rialto, ese tramo de la Gran Vía todavía se llamaba avenida de Eduardo Dato. Era el 17 de octubre de 1930 y se abrió con El sueño de un artista y Galas de la Paramount. Llegaba el cine sonoro y esta sala fue una de las primeras en ofrecerlo. El Callao y el Palacio de la Prensa también estaban recién estrenados. En más de ochenta años de existencia, el Rialto ha alternado el cine y el teatro en distintas etapas. Por el momento la más prolongada como teatro es la etapa actual.

Cine-teatro-cine

El 11 de abril de 1932 ya se produjo la primera transformación en teatro, actuando una gran compañía de variedades encabeza por Imperio Argentina. En diciembre de ese mismo año se le cambió el nombre por el de Astoria, sin que hayamos encontrado la razón, salvo que las autoridades republicanas consideraran “monárquico” el original. Pero esa razón parece ilógica porque el 18 de octubre de 1934, tras una reforma ligera y un cambio de empresa, volvió a llamarse Rialto y ya nunca cambió. Los meses anteriores había funcionado como teatro pero la reapertura –con la película La hermana San Sulpicio- fue otra vez como cine.
Llamándose Astoria programó algunos espectáculos en vivo entre los meses de marzo y julio de 1934.
Entre 1940 y 1947 este gran local mantuvo una programación regular de comedias, zarzuelas y revista. Pero tras el cierre de la Semana Santa de 1947, volvió a la actividad cinematográfica bajo la tutela de CIFESA. En la historia cinematográfica de esta sala debe reseñarse el estreno de la película El último cuplé, el 6 de mayo de 1957, y un año más tarde, La violetera. Dos títulos que convirtieron a Sara Montiel en una gran estrella.
Tuvo que pasar casi medio siglo para que el Rialto iniciara otra revolución empresarial.

Teatro de musicales

A partir del final de 2002, el Rialto estuvo cerrado y, como siempre, se temió que fuera indefinidamente. Pero no. Gracias a una gran reforma que costó más de cuatro millones de euros se recuperó para la escena. Las obras se realizaron en menos de seis meses y respetaron los elementos arquitectónicos singulares, como el imponente vestíbulo con su vidriera, la cúpula de la sala y la decoración de la misma. Se retranquearon los pisos superiores para facilitar la visibilidad y se dotó al escenario de una maquinaria moderna para poder afrontar montajes escénicos que necesiten tecnología avanzada.
La reapertura como teatro se produjo el 7 de abril de 2005 con el musical Hoy no me puedo levantar, con música de Nacho Cano y libro de David Serrano. Las representaciones previas comenzaron el 30 de marzo. Dos días antes el alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz-Gallardón visitó el recinto descubriendo una placa conmemorativa en el vestíbulo. El precio de las entradas se fijó entre 30 y 60€. Desde esa reapertura el teatro ha contado con la ayuda económica de empresas privadas como Movistar. Normalmente se utiliza durante la temporada teatral para los grandes musicales y durante el verano se abre a las compañías de comedias.

Teatro Rialto / Gran Vía, 54
Arquitectos: Aragón Pradera y Mendoza Usía
Aforo: 1.200 localidades
Inauguración: 17 de octubre de 1930

Autor: Antonio Castro

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn