PRL Prevención de riesgos laborales: Ser un buen actor emergente y no un mal actor de emergencias

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Montaje de Las troyanas, dirigida por Mario Gas.

Si, atraído/a por el título has pensado en encontrar consejos para convertirte en un buen actor o buena actriz emergente, que sepas que estás leyendo el artículo equivocado. Pero, si a pesar de la frase anterior decides seguir leyendo, lo que sería recomendable, no te arrepentirás. Porque ¿alguna vez has pensado en cómo actuarías si se produce un incendio u otro tipo de emergencia en un set de rodaje o en un teatro? De poco te van a servir los papeles de héroe o heroína que hayas interpretado a lo largo de tu vida artística. En estas situaciones la forma más segura de salvar vidas –la tuya, la de tus compañeros, y, cuando se habla de teatro, de los espectadores– es saber cómo actuar en caso de emergencias. Recuerda que un buen actor o una buena actriz para hacerlo bien se saben el papel y cómo interpretarlo. En el caso de una emergencia ocurre lo mismo. Hay que saber qué hay que hacer y cómo hay que hacerlo.

Plan de emergencias

Me imagino que, después del párrafo anterior, te estarás preguntando dónde encontrar “el guión” de esta película u obra de emergencias para aprendértelo. El llamado plan de emergencias. Como ya hemos hablado en esta serie de artículos, debes recordar que la empresa que te contrata, o su representante legal, tiene la obligación de informarte. Por tanto, si no te la da, tienes todo el derecho a pedirla. Esa información debe ser específica del lugar en el que trabajes. Es decir, no es lo mismo cómo actuar en una emergencia en el Teatro María Guerrero de Madrid que en la Ciudad de la Luz de Valencia. Son edificios distintos, con funciones distintas, y con distintas características (uno es un teatro con muchos años y los otros son unos estudios de rodaje con los últimos adelantos). Por tanto, “el guión” de cómo actuar en caso de emergencias es completamente distinto.

Con mucha probabilidad tu paso por un centro de trabajo será temporal. Formarás parte de la producción y, tal vez, de la compañía, pero no pertenecerás a la plantilla del centro donde ruedes o donde actúes. Por mucho éxito que tenga la producción de una serie, una película o una obra de teatro, más pronto o más tarde abandonarás el set donde ruedas o el teatro en el que actúas. Así que será raro que formes parte del equipo de autoprotección, los que actúan en caso de que se declare una emergencia. Por eso, el primer día que vayas a trabajar o incluso antes de empezar ejerce tu derecho y pide a la persona que te ha contratado que te informe de cómo debes actuar si se produce, por ejemplo, un incendio u otro tipo de emergencia. Como la que ocurrió en Moscú, y recordó La Fura del Baus en su montaje de Boris Goudonov, cuando un teatro fue tomado por un grupo terrorista; una de esas situaciones inimaginables y que cuando se cuentan parecen ridículas e imposibles y en las que la realidad supera a la ficción.

Tu papel

Normalmente, tu papel será mantener la calma y salir por la vía de emergencia que te indiquen. No mucho más. Pero debes conocer cuál será la señal que avisará de dicha emergencia, cuáles son las vías de evacuación que deberías usar desde tu camerino, el lugar de rodaje o el escenario, donde debes acudir una vez que estés fuera del edificio (el llamado punto de encuentro), y, desde luego, a quién tienes que avisar si ves que hay una situación de emergencia para que ponga en marcha el plan de emergencias. Pues igual que cuando actúas hay alguien que te dirige y pone en marcha el plan de rodaje, cuando se produce una emergencia hay alguien que toma el mando, el Jefe o la Jefa de Emergencias, y también toma todas las decisiones hasta que llega Protección Civil. Será a esa persona a la que tendrás que hacer caso en todo momento si en estas situaciones quieres hacer bien el papel. En definitiva, serás un secundario, pero recuerda que no hay papeles pequeños, sino bien o mal hechos. Hacerlo bien, en este caso, es dejar que otros sean los protagonistas, pasar a hacer un papel de secundario o, incluso, de figurante. A no ser que en el plan del teatro se te pida que seas tú quien informe a los espectadores de qué tienen que hacer cuando se ha producido la emergencia y transmitirles calma. Y en este caso sí, tendrás un papel protagonista en la evacuación. Deberás hacer lo que mejor sabes hacer, actuar. Pero para poder hacerlo bien necesitas que antes de entrar en el set o de salir a escena te den el guión o el texto de la obra y el director o directora te digan por donde se mueve el personaje. Saberlo con antelación te permite estar preparado y, si tienes que actuar, hacerlo para que te den un Goya.

Antonio Hernández

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn