Unidos por el Convenio de Teatro

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Desde finales de noviembre, hablamos constantemente del convenio colectivo de teatro. ¿Por qué es tan importante?

El convenio es la norma que marca como se deben desarrollar las relaciones laborales de los actores y actrices en las obras teatrales, sea quien sea el productor. Es, por tanto, la clave para entender cómo se desarrolla nuestro trabajo, tanto en jornadas de trabajo como en nuestros derechos al irnos de gira o en nuestro salario.

Los convenios colectivos nacen de la negociación colectiva, es decir, del acuerdo entre los sindicatos y las empresas del sector. En este caso la Unión de Actores y Actrices de Madrid, como sindicato, negocia el convenio de teatro junto con los sindicatos mayoritarios. Por parte de las empresas existen varias partes: APTEM (empresarios teatrales), ARTEMAD (pequeñas compañías teatrales) y la Administración Pública (INAEM, Comunidad de Madrid y Ayuntamiento de Madrid).

El pasado verano, APTEM, como parte firmante del anterior convenio de teatro aún en vigor, denunció el convenio. Esto significa que los empresarios teatrales consideraron que el convenio ya no respondía a las necesidades del sector y que era necesario revisar las normas básicas, de manera que se renovaran firmando un nuevo convenio. De tal manera que, por ello, abordamos este curso la negociación de un nuevo convenio.

La verdad es que no estamos en el mejor momento para negociar un convenio, al menos no los actores y actrices.

Tras la subida del IVA cultural al 21%, hemos visto como cada vez es más difícil que salgan adelante producciones teatrales; se han reducido las giras, cuando no han desaparecido; los cachés bajan y cada vez los actores y actrices tienen que ser más audaces para llegar a fin de mes. Como dato, obtenido del estudio realizado por AISGE, sabemos que el 73% de los actores y actrices no consiguen vivir de ello, teniendo que trabajar en lo que surja, de tal manera que, como decía el Secretario General en la gala de premios de hace un par de años, “Tenemos los camareros que mejor dicen verso de toda Europa”.

Además de nuestra situación concreta, vivimos un momento en que ser trabajador no es sinónimo de tener derechos. La última reforma laboral, destruyó un principio por el cual, cuando un convenio se denunciaba, mantenía su vigencia hasta la firma del siguiente, permitiendo una negociación tranquila. Desde febrero de 2012, si un convenio que se denuncia no se renueva en un año, este convenio deja de aplicarse. Esto, que ya han sufrido los actores de doblaje y motivó una huelga de varias semanas, en nuestro caso haría que los salarios bajaran al salario mínimo, las jornadas pudieran ser mucho más irregulares o perdiéramos todos los derechos establecidos cuando salimos de gira.

Aun con todos estos problemas, la Unión ha cogido la negociación de manera positiva, con el objetivo de adecuar las relaciones laborales a la situación actual y con el objetivo claro de defender los derechos de todos los actores y actrices “pese a la que está cayendo”.

Las primeras propuestas patronales fueron realmente agresivas y, desde nuestra visión, parecía que las empresas de teatro hubieran decidido pagar los golpes producidos por la subida del IVA con los actores y actrices. Ciertamente, estas propuestas se han ido perfilando con el tiempo y hemos ido consiguiendo avances gracias al espíritu de acuerdo entre las partes.

Pero no debemos olvidar que un cambio en las negociaciones ha venido gracias a la movilización del sector. La Unión, desde el primer momento, ha sido transparente en sus negociaciones y ha hecho participe a los actores y actrices de cómo se desarrollaban estas.

113-unidos-por-el-convenio2

Todo este movimiento ha tenido su punto álgido en la asamblea celebrada el 2 de junio. Ese día, más de 300 actores y actrices se reunieron en el Teatro María Guerrero y, en las más de dos horas de asamblea, acordaron cinco puntos que debían guiar las negociaciones: Mantener los salarios, defender el trabajo de los menores, mantener los derechos durante las giras, impedir el aumento de los preavisos para abandonar la obra y conseguir los delegados sindicales que puedan seguir el cumplimiento del convenio. Además, de esta asamblea han nacido nuevas iniciativas que buscan defender los derechos de todos mediante la participación y el debate.

Ejemplo de lo anterior es la movilización de los profesionales del teatro musical, uno de los más afectados por la de rebaja salarial del 22% propuesta por la patronal. En la misma dirección, se creó la Comisión creativa de artistas unidos por el convenio, que ha lanzado la campaña de vídeos “Defiende el Convenio de Teatro” para explicar los puntos más controvertidos de las negociaciones y reivindicar mejoras en las condiciones laborales de la profesión.

Podemos, por tanto, hablar de un movimiento general de todos los actores y actrices por la defensa de sus derechos, un movimiento que no ha pasado desapercibido para la otra parte de la mesa de negociación. En los últimos dos meses, las negociaciones han avanzado lentamente, debido principalmente a que los temas candentes son complejos y donde más divergencias hay, pero sin duda los acercamientos conseguidos vienen dirigidos por el impulso de la profesión movilizada.
Uno de estos acercamientos es que las empresas ya han retirado la propuesta sobre el aumento de la carga de trabajo a los menores. Sobre el resto de reivindicaciones, somos optimistas, pues entendemos que ambas partes buscan llegar a un acuerdo y que la movilización sigue manteniéndonos sobre la senda correcta.

Por todo ello, esperamos que este otoño podamos firmar un nuevo convenio colectivo de teatro, un convenio que sirva para mantener el nivel del teatro madrileño y para garantizar los derechos de quienes lo hacemos posible.

Sabemos que en algunos momentos las negociaciones podrán ser duras y tensarse; pero desde la Unión de Actores y Actrices notamos el aliento de toda la profesión. Sabemos que en el momento de la verdad, cuando sólo la unidad y la movilización permiten que avancemos, los actores y actrices estaremos a una, como ya lo hemos estado en otras ocasiones.

Porque los actores y actrices sabemos que un nuevo convenio sólo será posible si seguimos UNIDOS POR EL CONVENIO DE TEATRO

Foto: Luis Ventin (portada) y archivo Unión de Actores

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn