Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Pape Pérez

En el mes de abril me propusieron montar cinco espectáculos de teatro de clown para el Pabellón de Madrid en la Expo de Shanghai, que se inauguró el 1 de mayo y finalizó el 31 de octubre.

El objetivo era mostrar la cultura de Madrid al público de la Expo: museos, deportes, literatura y ocio. En base a estas ideas creé los siguientes espectáculos:

Meninas: Basado en el famoso cuadro de Velázquez, ya que es uno de los más importantes del mundo por su gran perfección en las perspectivas.

Deportes: Coincidiendo con el Mundial y ya que en China hay una gran afición al fútbol, creamos un futbolín humano con los equipos más emblemáticos de Madrid.

Literatura: Recreamos a los personajes del Quijote, puesto que Cervantes era natural de Alcalá de Henares y por ser nuestra obra más internacional.

La cultura y ocio propios de Madrid quedaron representado por los espectáculos Goyescos y Flamenco/Toros:

En Goyescos mostramos el Madrid de la Pradera de San Isidro recreando los lienzos de uno de nuestros pintores más reconocidos, Goya. Sus famosos cuadros “Los Zancudos”, “La Gallinita Ciega”, “El Parasol” y “El Pelele”, donde los madrileños jugaban, merendaban, bailaban, etc. tomaban vida e invitaban a los espectadores a formar parte de ellos. Este espectáculo iba unido a La Música Nocturna de Madrid de Luigi Boccherini.

Flamenco y Toros, unidos en un mismo espectáculo, no podían faltar puesto que en China son grandes admiradores de ambas tradiciones.

El escenario donde hicimos los espectáculos fue El Árbol del Aire. Una estructura metálica más o menos circular, abierta, ideada para crear un microclima con un gran ventilador en el techo que bajaba la temperatura varios grados y lo convertía en un lugar de recreo y descanso. Madrid dispuso de dos. El Árbol del Aire expuesto en el Pabellón de Madrid en Shanghai tenía en toda su estructura circular enormes pantallas dónde se proyectaban vídeos sobre Madrid. Nosotros aprovechamos estas pantallas para poner en imágenes nuestra escenografía. Asimismo, pusimos un escenario no muy alto para no romper la estética del árbol, iluminación y sonido. Y lo convertimos en un magnífico espacio para la representación de teatro de calle.

Experiencia única

Seis actores españoles y seis actores chinos fueron los encargados de representar los espectáculos. Conseguimos formar un gran equipo. Cuatro de los actores españoles eran ex-alumnos de mi escuela Landén, puesto que siempre me gusta trabajar con gente de plena confianza y más en este tipo de espectáculos de clown, dónde el día a día va transformando y haciendo crecer las representaciones.

Ha sido una experiencia fructífera y bonita puesto que países tan distintos como España y China, con una barrera tan grande como el idioma, se han unido gracias al clown que es una lengua internacional.

Los espectáculos fueron muy interactivos y divertidos; los espectadores, un 90% chinos, disfrutaron, participaron y se interesaron por nuestra cultura. Hemos superado los 3 millones de espectadores ya que diariamente la Expo fue visitada por más de 450.000 personas.

La experiencia humana ha sido muy grata y sorprendente. China ha supuesto una gran sorpresa para mí, y su gente ha sido muy abierta y receptiva. En principio creíamos que sería un público cerrado y poco participativo, pero la experiencia nos ha demostrado lo contrario, y fueron muy agradecidos. Esta tremenda empatía con el público chino se ha producido gracias al tipo de espectáculo que hemos creado. Nuestros espectáculos han roto la barrera que separa al actor del espectador, haciéndolos formar parte indispensable del juego escénico. El público chino no ha dudado en ningún momento en involucrarse y disfrutar del show.

El boca a boca fue nuestra mejor publicidad. Cada día al sonar la música propia de cada espectáculo los veíamos correr impacientemente para coger sitio bajo el Árbol del Aire.

Hemos recibido una gran sorpresa puesto que dos importantes promotores chinos han contactado con nosotros, interesados en estos cinco espectáculos y en otros de nueva creación, abriéndose un nuevo horizonte en mi carrera como Director.

Reconozco que soy muy afortunado por haber podido formar parte de esta Expo de Shanghai ya que ha sido la más grande de la historia, por representación de países, magnitud de sus pabellones, inversión económica, expectativas, así como número de visitantes.

¡Cabaret!

Además de mi participación en el montaje teatral del Pabellón de Madrid dirigí dos de los espectáculos de Cabaret del Pabellón de España. El Pabellón de España disponía de una sala convertida en un cabaret, y los visitantes que lo deseaban podían cenar al tiempo que disfrutaban del espectáculo. Un maestro de ceremonias que dominaba los idiomas español, inglés y chino, presentaba los espectáculos al tiempo que interactúaba con el público y los artistas. Por otro lado también se creó una interactuación entre las cuatro compañías que formaban cada cabaret.

El primer cabaret que dirigí estuvo formado por las compañías: Xavi Lozano, Stradivarias, Xala y Alma Gitana. El segundo lo formaron las compañías: Sol Picó, Slbadulake, Sergi Buka y Tito Losada.

Me he sentido muy a gusto trabajando en ambos pabellones, Madrid y España. Los equipos humanos que me he encontrado han sido excelentes y desde aquí les agradezco enormemente la confianza que han depositado en mi.


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn